Ex presidentes *

Rafael Caldera

Rafael Díaz Blanco

El pasado fin de semana seguimos por televisión los funerales de Néstor Kirchner. Escrutábamos las declaraciones y reacciones de los argentinos. Intentábamos comprender el alma de un pueblo que alguna vez se pensó sería el primero de Latinoamérica en pertenecer al primer mundo.

Simultáneamente, pensábamos en Venezuela. Sobre todo venían una y otra vez a la memoria nuestros ex presidentes Rafael Caldera y Luis Herrera Campins, recientemente fallecidos.

¡Qué distintos y silenciosos fueron sus entierros! Ni siquiera una palabra de pesar. ¿Por qué ni el más mínimo homenaje? ¿Por qué tanta ignorancia y mezquindad? ¡Qué actitud tan diferente a la desproporcionadamente laudatoria sostenida ante la muerte del ex presidente argentino!

Si nos atenemos a la conducta oficial, pareciera que no hubieran vivido entre nosotros, que de los ex presidentes no hubiese nada digno de recordar, que su muerte no hubiese enlutado a ningún hogar venezolano. Se actúa como si jamás hubieran gozado del cariño y aprecio popular.

Luis Herrera Campins

Vivimos una Venezuela distinta, donde todo se ignora, donde todo se impone, donde todo se desprecia, donde todo se destruye. Es reflejo del odio y resentimiento que el caudillo promueve: Los adversarios son enemigos que sólo defectos pueden tener. Es parte de ese militarismo mesiánico que tanto daño ha causado a la familia venezolana. A doscientos años de la independencia, la República civil de nuevo sucumbe ante el militarismo caudillista.

No obstante, Rafael Caldera y Luis Herrera ocuparán un espacio fundamental en la historia de la República. Sus gobiernos fueron de los pocos presididos por civiles prescindiendo de la tutela militar. Ambos fueron demócratas a carta cabal, gobernantes respetuosos que subordinaron su conducta a la Constitución. Al terminar sus períodos, entregaron el poder a sus adversarios políticos, electos por voluntad popular.

Dejaron una importante obra material, jamás cultivaron odio entre venezolanos y no se enriquecieron en el ejercicio del poder….

Sirvieron a Venezuela con dignidad y distinción.

*Versión editada


 
Top