HASTA PRONTO, LEO

JESÚS HERAS –

Cuando la muerte de un ser querido nos sorprende en el camino de la vida, el desgarramiento es profundo. Así fue para quienes integramos ABC de la semana, el asesinato a sangre fría de nuestro editorialista, Orel Sambrano, en enero de 2009 y se repite ahora, en circunstancias mucho menos dramáticas pero igualmente dolorosas, con la inesperada desaparición del Ingeniero Leonardo Lamarche (Leo para sus amigos que fueron muchos), miembro de la Junta Directiva de esta editorial.

Leo no provenía de estas lides. Luego de una larga carrera como alto ejecutivo de empresas industriales, se mantenía activo como Presidente de la Junta Directiva de Tripoliven en Morón y nos acompañaba en el quehacer semanal de esta publicación. También escribía y dedicaba tiempo a realizar investigación bibliográfica y traducciones, algunas de las cuales fueron publicadas por nosotros.

Leonardo Lamarche


Leo fue un hombre de familia y de profundas convicciones. Tanto, que su proverbial sencillez y bonhomía solían transformarse en indignación ante actos reñidos con la justicia o la moral. Obviamente, fue un buen ciudadano.

Hace treinta años, aproximadamente, sobre Leo recayó la peor desgracia que puede sufrir un padre, cuando el hijo que llevaba su nombre, falleció en un trágico accidente de tránsito. A su encuentro, ahora se ha marchado.

Hasta pronto, Leo. Aquí te recordaremos siempre con el mismo afecto que tú por nosotros prodigaste.

 
Jesús HerasNo photo
Top