La Apendicitis puede ser letal

MDGuidelines

Apendicitis se refiere a la inflamación del apéndice (apéndice vermiforme), una pequeña bolsa tubular estrecha, fija a la primera parte del intestino grueso (ciego).

El apéndice está localizado en el lado inferior derecho del abdomen (región iliaca derecha) en un área designada como el punto de McBurney. No se entiende por completo la función del apéndice, aunque regularmente los alimentos digeridos entran y salen del mismo.

Alrededor de 66% de los casos de apendicitis sobreviene por bloqueo (obstrucción) de la abertura del apéndice. No hay factores predisponentes conocidos para apendicitis; sin embargo, el riesgo puede ser más alto en presencia de otros trastornos que pueden conducir a obstrucción del apéndice, como la presencia de un cuerpo extraño o cálculo en el intestino; una neoplasia intestinal; parásitos intestinales, como oxiuros, o acumulación de líquido (edema) en el tejido linfoide. Las heces intestinales también pueden bloquear el apéndice.

La apendicitis por lo general se presenta como un fenómeno agudo, aunque para algunos puede ser recurrente o crónica. El tratamiento para apendicitis consta de extirpación quirúrgica del apéndice (apendicectomía), que es la cuarta operación intraabdominal que se efectúa con mayor frecuencia en Estados Unidos (Helmer).

Riesgo la apendicitis es un poco más prevaleciente entre varones que entre mujeres, con un riesgo durante toda la vida de 8.6% para varones y 6.7% para mujeres; la incidencia máxima es entre los 10 y los 30 años de edad, con afección de hasta 7% de la población (Guzmán). Hay una predisposición familiar a apendicitis.

Incidencia y prevalencia entre adultos, la apendicitis ocurre a una tasa de uno a dos por 1 000 individuos. En Estados Unidos cada año se tratan quirúrgicamente unos 250 000 casos de apendicitis (Incesu). La apendicitis ocurre con una incidencia menor internacionalmente en comparación con Estados Unidos, puesto que parece ser más prevaleciente en países ricos con dietas con bajo contenido de fibra.

Diagnóstico

Interrogatorio el síntoma inicial clásico de la apendicitis es el dolor tipo cólico alrededor del ombligo (periumbilical), y pérdida del apetito (anorexia). A medida que los síntomas generados por el apéndice descienden hacia el área inferior derecha del abdomen (cuadrante inferior derecho), el dolor se hace localizado por arriba del apéndice, en lo que se conoce como punto de McBurney. Aparece fiebre en el transcurso de varias horas. Otros síntomas pueden incluir náusea, vómito, estreñimiento, hipersensibilidad rectal, escalofríos y sacudidas. El dolor puede aumentar de intensidad con los movimientos, la caminata o la tos. Los individuos con apendicitis por lo general informan haber tenido buena salud antes del inicio del padecimiento.

Examen físico los datos físicos más específicos son hipersensibilidad de rebote, dolor a la percusión del abdomen, rigidez, y defensa. La manipulación del abdomen (palpación) revela hipersensibilidad extrema en el punto de McBurney. El individuo a menudo tensa los músculos del abdomen (presenta defensa) en respuesta a la palpación de esta región. Cuando el abdomen se deprime en el lado izquierdo, se mantiene así momentáneamente, y la presión se libera con rapidez, puede haber aumento momentáneo del dolor (rebote). Esto sugiere que la inflamación se ha diseminado hacia la membrana que cubre las paredes abdominopélvicas (peritoneo). Si el paciente es del sexo femenino y hay embarazo, el feto en agrandamiento puede alterar la localización del apéndice, de modo que la hipersensibilidad puede encontrarse en posición más alta en el abdomen.

Cuando el apéndice se ha roto, puede haber un breve periodo sin dolor, durante el cual el individuo se siente mejor. Sin embargo, en poco tiempo se establece infección del peritoneo (peritonitis). Reaparece el dolor a medida que el individuo empeora progresivamente. Todo el abdomen se torna en extremo hipersensible y tenso. Al principio puede haber fiebre leve (menos de 37.78°C [100°F]), y aumenta si el apéndice se rompe. En mujeres, un examen rectal o pélvico puede ayudar a distinguir entre apendicitis y otras enfermedades que producen dolor abdominal.

El síntoma inicial clásico de la apendicitis es el dolor tipo cólico alrededor del ombligo (periumbilical), y pérdida del apetito.

Pruebas las de laboratorio pueden comprender una biometría hemática completa que revela aumento del recuento de leucocitos si hay una infección. Un examen general de orina ayuda a identificar cualquier causa urológica de los síntomas informados. Las pruebas diagnósticas pueden incluir ondas de sonido de alta frecuencia (ultrasonografía abdominal) y radiografías obtenidas después de inyectar un colorante radio-opaco (urografía excretora). Las radiografías del abdomen pueden no siempre identificar apendicitis. La tomografía computarizada también puede ser útil. Para un diagnóstico definitivo, el abdomen se puede examinar con un endoscopio fibróptico (laparoscopio), o visualizar durante una laparotomía exploradora. En mujeres maduras que tienen actividad sexual se necesita una prueba para detectar embarazo, a fin de verificar si hay un embarazo anormal (ectópico).

Tratamiento

El mejor tratamiento para apendicitis no complicada consta de extirpación quirúrgica del apéndice (apendicectomía) tan pronto como sea posible. Poco después del diagnóstico siempre se efectúa intervención quirúrgica para extirpar el apéndice.

La apendicectomía puede realizarse a través de una abertura quirúrgica en el abdomen (laparotomía). De manera alternativa, una incisión mucho más pequeña seguida por la introducción de un endoscopio fibróptico (laparoscopio), puede ser el método quirúrgico preferido (laparoscopia). Cuando se sospecha un absceso, la intervención quirúrgica puede retrasarse hasta que se administran líquidos y antibióticos por vía intravenosa a fin de reducir el potencial de infección. Se administran antibióticos durante la intervención quirúrgica, y se continúan durante al menos 48 horas después de la operación. Las consecuencias de que pase inadvertido el diagnóstico son graves, y pueden comprender la muerte, por lo general como resultado de peritonitis no tratada o tratada de manera inadecuada.

Pronóstico

El resultado predicho es bueno en ausencia de complicaciones. La muerte después de extirpación quirúrgica del apéndice (apendicectomía) es rara en ausencia de perforación del apéndice. Es de aproximadamente 1% en individuos con perforaciones, y aumenta a 5% en ancianos si el apéndices se ha roto (perforado) antes del operación (Santacroce). En alrededor de 10% de los individuos con apendicitis el diagnóstico inicial es erróneo, y el fracaso para diagnosticar apendicitis es la principal causa de demandas exitosas por negligencia (Craig).

Las complicaciones quirúrgicas son infección posoperatoria, por lo general por una infección de herida o un absceso intraabdominal, que ocurre en 10 a 18% de los individuos (Helmer).

En embarazadas, la apendicectomía puede conducir a parto prematuro.

Fuente: https://phr.emrystick.com/patient-education.aspx?termino-medico=apendicitis

 
Top