La derrota electoral y el alzamiento*

Carlos Blanco


Carlos Blanco

El Presidente ha denunciado que la oposición querrá depurar a la Fuerza Armada si gana en 2012 y los militares luego se alzarán para impedirlo. Es decir, que si la oposición triunfa y procede a tomar medidas contra oficiales que han cometido delitos, entonces habrá un golpe contra el nuevo Gobierno.

Lo importante de este mensaje presidencial es que admite que su relevo del poder es una posibilidad si hubiese elecciones; concede, sin quererlo, que dentro de la FAN hay quienes tienen un muestrario de cuentas pendientes con la justicia; señala que esto no se aceptará y que sus militares se alzarán para impedirlo.

Es una confesión de Chávez, sin apremio ni coerción, según la cual no está dispuesto a entregar el poder a menos que se le obligue. Esta vez no ofrece alzarse él contra la voluntad popular, sino que en su condición de Comandante en Jefe da hoy una instrucción para que se proceda a un golpe cuando se produzca la victoria opositora que vaticina.

Se podría decir que es una bravuconada de esas de machito envalentonado que suele utilizar contra sus compatriotas; sin embargo, no es un buen consejo olvidarse que Chávez proclama sus objetivos con suficiente tiempo y de manera pública. Que lo logre es asunto distinto, pero lo que está claro es que buscará una intervención militar para impedir su relevo del poder por lo cual la disidencia democrática está obligada a disponer de una política militar para prevenir el golpe anunciado por el Presidente.

Una política militar desde el lado de la oposición no ha existido por el temor de ser acusada de golpista; complejo innecesario cuando los únicos golpistas importantes que se conozca en los últimos cincuenta años anidan en el Gobierno. Más allá de proclamar las bondades del compromiso constitucional e institucional de la FAN, tópicos que se recuerdan de cuando en cuando, una política militar de la oposición debe plantearse los temas del rol y misiones actuales de la Fuerza Armada, los riesgos políticos y judiciales en los que incurren los oficiales, el significado de las compras exorbitantes que se hacen para escenarios de locura, la situación real del personal militar desde el punto de vista social, y de manera destacada el escándalo de la corrupción.

Chávez ha traído el tema militar y abordarlo es una obligación de la disidencia.

* Título original: “El Presidente admite que su relevo del poder es una posibilidad si hay elecciones”. ABC publica el primer segmento de esta entrega.


 
Top