¿Para qué vale el dinero? *

Daniel Morales Romero
dmorales@asuntoeconomico.com

La semana pasada la Reserva Federal (FED) inyectó dinero fresco en la economía mundial al emitir 600.000 millones de dólares para comprar letras del Tesoro estadounidense. Según el presidente de la FED, Ben Bernanke, esa acción estimulará la economía americana y la economía mundial. De hecho, cuando la Fed dio a conocer la noticia, los mercados reaccionaron inmediatamente y las bolsas americanas aumentaron sorprendentemente. Por eso, según varios funcionarios del gobierno de Estados Unidos, esta medida nos conviene a todos.

Veamos en qué se basa. Objetivo. Activar la economía americana por el lado del consumo y evitar una deflación. Cómo. Busca generar inflación con el propósito de disminuir la tasa de interés real. ¿Entonces? Se desincentiva el ahorro, y según la lógica, a la gente no le queda más que consumir. Consecuencia. Esta cadena de acciones estimula la actividad económica. Fácil, ¿no?

Esta medida se conoce como política de relajamiento cuantitativo, y si bien el efecto buscado es la reactivación del mercado, lo cierto es que se deprecia el dólar, creándose efectos colaterales: al reducirse el valor del dólar (y las tasas reales), los inversionistas buscan colocar su capital en economías emergentes en busca de mayores tasas de retorno, lo que a su vez aprecia las monedas en esos países (es decir, los dólares creados podrían terminar en otras latitudes). Los precios relativos se distorsionan, y los tipos de cambio de los principales socios de Estados Unidos se aprecian. Al haber más dólares en el mundo -y más actividad-, se disparan los precios de las materia primas lo que encarece aún más el consumo.

Las críticas a las medidas de la Fed fueron inmediatas. En WSJ Americas (5-11-2010) reseñan que el G-20 se opondrá a la relajación cuantitativa. Por ejemplo, el ministro de Finanzas alemán aseguró que esa medida no funcionará; y el ministro de Finanzas de Brasil, además de calificar la política de errónea, pone en duda que se genere algún resultado positivo, y añade que “tirar dinero desde el helicóptero no trae nada bueno”.

Es irónico que Estados Unidos devalúe el dólar, cuando ellos han estado presionando a China para que permita que se revalúe el yuan. Las tensiones han llevado a los países a tomar medidas que traen vientos de guerra en el mercado cambiario.

El 8 de noviembre apareció un artículo en WSJ Americas que asegura que una tarea del G-20 es encontrar una alternativa al dominio del dólar. El problema es que como las transacciones en el mundo se hacen en dólares, la economía mundial es muy vulnerable a la política monetaria estadounidense.

¿Se volverá al patrón oro? ¿Veremos la creación de zonas monetarias adicionales a la zona euro? Dejo las preguntas abiertas.

En mi opinión, todo depende de la concepción que se tenga del dinero. El dinero es un medio que carece de valor en sí mismo. Sólo es un medio, un medio de cambio. Lo que tiene valor son los bienes que transamos. El papel del dinero debería ser únicamente facilitar los intercambios. Fíjense la cantidad de problemas que trae la capacidad de manipulación del “supuesto valor” del dinero.

@AsuntoEconomico

* Título original: Lechuga fresca… y el relajamiento cuantitativo


 
Top