El marxismo-leninismo es una de las grandes falsificaciones de la historia.

– En Rusia no hubo revolución, sino un golpe de Estado. – Lo que aquí llegaba de la Unión Soviética como marxismo era marxismo según Stalin o marxismo según Lenin, pero no marxismo según Marx. – La tesis de que el trabajo colectivo es superior al individual no es una tesis económica sino una tesis moral. Los derechos humanos son subversivos para cualquier dictadura.

RAMÓN HERNÁNDEZ

El Eduardo Vásquez, Doctor en Filosofía, Profesor, Ex Vicerrector Académico de la Universidad Central de Venezuela, anda entre un montón de libros doctos, juntos y justos, aunque arrastra algunas dificultades de movilidad acarreadas por un accidente de tránsito.

Acaba de publicar Ensayos sobre la dialéctica, un texto que reúne algo de sus vastos estudios de Hegel.

– E l marxismo-leninismo es una de las grandes falsificaciones que ha habido en la historia. Marx no tuvo nada que ver con ese invento de Lenin para dominar un país atrasado y sin tradición democrática.

¿Lenin no era marxista?

– Una mezcla. Tomó de Marx la abolición de la propiedad privada de los medios de producción. En Rusia no hubo revolución, sino un golpe de Estado. No fueron los obreros y campesinos los que se apoderaron del Estado, sino el partido bolchevique. Lenin eliminó los soviets, que eran los consejos vecinales, la libertad de prensa y todo lo que limitara el poder del partido. La colectivización de la agricultura, una puñalada en el corazón de la producción agrícola de la que Rusia nunca se recuperó, se basaba en que el trabajo colectivo es superior al individual, y eso no es una tesis económica sino una tesis moral.

En el comunismo real, el "hombre nuevo" es el hombre adoctrinado, que es diferente.

A Stalin lo culpan de lo malo y a Lenin de lo bueno…

– Lenin acuñó un partido que le calzó perfectamente a Stalin. Cuando 25.000 obreros se alzaron en una base naval para pedir una constituyente, Lenin los descalificó: “Locos, ruidosos. Hay que eliminarlos”. El Ejército Rojo los acabó. Un leninista siempre está dispuesto a acabar con la mitad de la humanidad para que no le diga a la otra mitad adónde la quiere llevar bajo engaño.

¿Chávez es marxista como pregona?

– El gobierno de Chávez es leninista-estalinista, de ahí su actitud contra la universidad democrática y contra la libertad de cátedra. No la tolera. Siempre será su enemigo. Hará todo lo que sea para ahogarla. No soporta la más mínima disidencia ni que enseñen lo que fue en realidad la Unión Soviética. Si él dice que no ha muerto, nadie puede decir que fracasó y se derrumbó.

Ahora lee El Capital…

– Si leyera el Manifiesto Comunista, que es más sencillo, sabría que Marx consideraba el capitalismo como el sistema más efectivo para crear riqueza, y que el socialismo debe ser obra de la clase obrera, no impuesto desde fuera por unos militares.

Ahora lo importante es la ideología “marxista”…

– No confundamos adoctrinamiento con formación. La libertad de cátedra permite que se discutan todas las tendencias y todas las doctrinas; el adoctrinamiento, no. Es una sola vía: la verdad del partido.

¿Miedo a la democracia, miedo a la libertad?

– En democracia, la verdad no es de nadie. Mi verdad la tengo que discutir con la del otro y llegar a un acuerdo.  Chávez no discute ni conversa. Nada de lo que le digan tiene valor para él. Para un marxista-leninista, la estructura militar es la mejor. Ahí están los subordinados y el jefe que ordena. El que no cumple las órdenes, al calabozo. La estructura del cuartel es la ideal para un “marxista” como Chávez.

Ha encontrado respaldo…

– La esquizofrenia no les permite ver la realidad a los intelectuales del chavismo. Tienen un esquema en la cabeza que los ciega. Generalmente, poder es atropello; pero si ese poder es dictatorial, mucho peor. Si un intelectual se somete a un autoritario, a un poderoso, contradice su condición. El pensador del chavismo no es menos capaz ni menos inteligente, sino que se ha castrado, se ha despojado de su parte más noble: el espíritu crítico. Lo que aquí llegaba de la Unión Soviética como marxismo era leninismo aplicado a los intereses soviéticos del momento, y redactado por sumisos. Era marxismo según Stalin o marxismo según Lenin, pero no marxismo según Marx.

En Marx también está el germen del totalitarismo…

– Marx no reconoció los derechos humanos como aparecen en la Revolución Francesa. En Sobre la cuestión judía, interpreta los derechos del hombre y del ciudadano como un reflejo del egoísmo de la sociedad burguesa. Consideraba que la propiedad privada, la seguridad jurídica, la libertad de pensamiento, etc. eran conceptos típicos de hombres que sólo se preocupaban de su bienestar. No reconoce los derechos humanos como una protección contra el poder de cualquier Estado.

¿Un freno a todo despotismo?

– Los derechos humanos son subversivos para cualquier dictadura. Una vez Iris Varela y Lina Ron dijeron: “¿Cómo va a tener derechos humanos Carlos Ortega? Ése no tiene derecho a nada”. Claro, sus derechos humanos limitaban el poder de ellas. Los camaradas, a pesar de que se burlan y se ríen de los derechos humanos, cuando caen presos en una sociedad capitalista lo primero que piden es que les respeten los derechos humanos. El irrespeto y el desprecio de los comunistas por los derechos humanos tienen su origen en las ideas de Marx. Una revolución como la rusa no pasa sin dejar lesiones profundas.

¿Este es un gobierno represivo?

– No sólo represivo sino también destructivo de toda libertad humana. No tolera la libertad. Quizás sea por la pobreza mental, por sus reducidas luces, que no admite la discusión.

¿Se ha confundido la abolición de la propiedad privada de los medios de producción con la demolición de los medios de producción?

– Marx en El capital señala que ninguna fuerza productiva se desarrolla con la desaparición total de otra. Cuando se parte de cero no hay progreso. Desarrollo es mejorar lo que se tiene, no su destrucción. Chávez es como el Libro Gordo de Petete. Sabe de agricultura, de electricidad, de deporte, de medicina. Todo el saber humano que existe y el que vendrá está en su cabeza.

Lo que no significa que sea una gran luminaria sino que el resto del país está muy atrasado.

– La satisfacción de las necesidades de la población no es lo prioritario para Chávez.

– Su único afán es el poder. La gente que él admira ¬ Mugabe, Castro, Lukashenko¬ se ha mantenido en el poder sobre la miseria de sus pueblos. Hegel decía en la Filosofía del Derecho que sin propiedad no hay libertad. El individuo que produce y tiene propiedad posee una defensa frente al poder. En Cuba, que no hay propiedad, puedes vivir en un apartamento hasta que el Estado lo permita. Cuando hagas o digas algo que al Estado no le guste, tendrás que ir a lavar excusados o a barrer calles. La propiedad da fuerza y libertad al individuo.

En el nombre del marxismo se han cometido demasiados estropicios

– Lenin admitió que en 50 años nadie entendió a Marx porque no habían leído la lógica de Hegel. Marx en El capital dice que coqueteó con el lenguaje peculiar de Hegel. Lo utiliza en la exposición del valor, que los economistas no entienden porque no saben lógica y tampoco los filósofos porque no saben de economía.

¿Y los militares?

– No se dan cuenta de que tienen el libro al revés, como la caricatura de Weil.

¿Y el hombre nuevo?

– Marx lo llamaba el hombre total. En el comunismo real, el “hombre nuevo” es el hombre adoctrinado, que es diferente.

¿Un hombre libre?

– No. Un hombre adoctrinado es un mutilado. La universidad no adoctrina, sino que enseña a pensar. Si hay libertad, es imposible que un estudiante se someta a lo que diga un profesor. En el adoctrinamiento sólo se tiene acceso a una línea de ideas y no existe la posibilidad de discutir. Es empobrecimiento intelectual y destrucción del pensamiento.

¿Qué significa radicalizar y profundizar la revolución?

– Más destrucción y más adoctrinamiento. Este “socialismo” se regodea con la miseria de la gente, no con su bienestar.

Fuente: El Nacional

———————————————————————————————————————————————————————————————–

Una segunda entrevista, fragmentos…

“El Poder absoluto no admite limitaciones”

El Presidente manda a leer a Hegel. “Debe ser que no lo ha leído nunca, porque en toda la historia de la filosofía, es el pensador más difícil que hay”. – Hegel mantiene que donde no hay propiedad no hay libertad. – “Lenin convirtió… una teoría de Marx, que es una teoría de liberación humana, en una teoría de la esclavitud.”

Ana María Hernández G.

“La gente le huye a la filosofía”, asegura Eduardo Vásquez, filósofo venezolano especialista en el pensamiento de Georg Wilhelm Friedrich Hegel; y agrega: “como me dijo un alumno una vez, que la filosofía es una manera de decir lo que todo el mundo sabe en un lenguaje que nadie entiende (risas). Pero no es así: la mente humana necesita ejercicio, pero la vida moderna va contra eso. Va contra la lectura, contra la formación de conceptos. La gente es muy pasiva, y un esfuerzo intelectual exige mucho”.

Vásquez acaba de editar Ensayo sobre la dialéctica (Pomaire), donde prevalece el pensamiento de Hegel, un autor que “el presidente manda a leer. Debe ser que no lo ha leído nunca, porque en toda la historia de la filosofía, es el pensador más difícil que hay”.

¿Qué recomienda usted para leer a Hegel, como lo manda el presidente Chávez?

– Yo traté de hacer algo importante: publiqué Cómo leer y entender a Hegel.

¿El pensamiento de Hegel tiene vigencia aún?

– Sí, en muchas cosas. Incluso, la Filosofía del Derecho, que es una obra de política extraordinaria.

Es un pilar en la discusión sobre la modernidad…

– La cosa es que en Suramérica y Europa hubo un desconocimiento grande de Hegel; pero lo que él llama “espíritu” es la ciencia de la lógica, los principios de la lógica, que van apareciendo y desplegándose en la historia. Ese es el espíritu que se hace fenómeno y describe cómo va apareciendo a través de la acción humana, y los principios de política, libertad, trabajo. Marx critica a Hegel en muchas cosas.

¿Por ejemplo?

– Sobre la propiedad de la tierra. Hegel considera esencial que para ser un ser humano hay que tener tierra, y Marx le dice que cuántas hectáreas hay que tener (risas).

Si esa situación se trasladara a la actualidad ¿qué sería esa tierra?

– La propiedad. Como dice Hegel, donde no hay propiedad no hay libertad. Un pensador francés que sigue a Hegel, Claude Lefort –quien acaba de fallecer- escribió un ensayo sobre los derechos humanos y dice que la revolución francesa son los derechos humanos; que a su vez, son una limitación de los poderes del Estado. Por eso usted no ve sociedades tiránicas que respetan los derechos humanos, no los pueden admitir, porque el poder absoluto no admite limitaciones.

¿Entonces más bien al presidente Chávez le resultaría peligroso que la gente leyera a Hegel?

– Claro. No sabe lo que está mandando a leer…

¿Cómo interpreta lo del Socialismo del Siglo XXI?

-Lenin convirtió a una filosofía, una teoría de Marx, que es una teoría de liberación humana, en una teoría de la esclavitud. El partido tiene la verdad, conoce el sentido de la historia, los proletarios no tienen verdad sino que se las da el partido, que es el dueño de ella, y cualquier obrero que hable de una verdad distinta es un traidor que hay que eliminar. Por eso no hay institución que se enfrente a esta gente, porque no lo toleran. La verdad la tienen ellos, y si tú no estás en esa verdad no debes existir… Ese socialismo es un fraude.

¿Marx pensaba así también?

– Nada de lo que está en el leninismo se encuentra en Marx.

Fuente: El Universal

 
Top