Una amenaza para el Régimen de Hugo Chávez

Makled en una entrevista realizada por un programa de noticias de RCN-Colombia reveló que tenía varias pruebas que comprometían a altos representantes del gobierno bolivariano de Venezuela.

Según el informe de STRATFOR Global Intelligence

13 de noviembre, 2010
Sumario

El presidente venezolano, Hugo Chávez, emitió declaraciones desde La Habana el 8 de noviembre, alertando que EEUU había lanzado una campaña masiva de desinformación contra su gobierno a través del narcotraficante Walid Makled. Makled, quien se encuentra recluido en una cárcel colombiana y cuya extradición ha sido solicitada por EE UU, es una pieza muy valiosa para Colombia y potencialmente lo es para Washington, dada la información que alega tener en sus manos sobre la relación que existe entre miembros del Alto Gobierno venezolano, el narcotráfico y el lavado de dólares. Su suerte, la de Makled, no ha sido determinada, pero la decisión que en definitiva se adopte podría incidir significativamente las relaciones colombo-venezolanas, sobre las relaciones entre EE UU y Colombia, y – finalmente – sobre la sustentabilidad del régimen de Chávez.

Análisis

Durante su visita a la capital de Cuba, el 8 de noviembre, el Presidente venezolano, Hugo Chávez, pronunció un discurso en el que condenó a EE UU por su intento de manipular el caso del capo Walid Makled. Dijo Chávez, “El juego del imperio consiste en ofrecerle incentivos al hombre (Makled), incluyendo protección, para que comience a vomitar todo lo que quiera contra Venezuela y su Presidente. Luego el Imperio buscará la manera de manipular las mentiras que este diga.” Chávez agregó que EE UU pretende utilizar a Makled para hacer una serie de cargos contra él en una Corte Internacional de Justicia Criminal, asociándolo al narcotráfico y el terrorismo, como lo hicieron con el líder militar panameño, Manuel Noriega.
Makled, el hombre que le ha generado las más recientes expresiones de angustia a Hugo Chávez, es un venezolano nacido en Líbano, a quien se le tiene por capo de la droga. Por decisión del Presidente de EE UU, Barack Obama, Makled fue agregado en mayo de 2009 a la lista de traficantes de droga más buscados, siendo apresado el 19 de agosto por la policía colombiana en Cúcuta, Departamento Norte de Santander.

Lo que preocupa a Chávez

El pasado19 de agosto, Walid Makled García fue capturado por la Policía Nacional de Colombia en la ciudad de Cúcuta.

Se tiene como un hecho que Makled tuvo una estrecha asociación con miembros del Alto Gobierno, posiblemente incluso con Chávez, antes de que se produjera una ruptura en su relación con el Régimen a finales de 2008. De acuerdo a las Fuentes de STRATFOR, Makled mantenía una valiosa “póliza de seguro” en sus tratos con autoridades políticas y militares que consistía en llevar un record pormenorizado de todas sus transacciones e interacciones con los mismos, para el caso de que pudiera algún día requerirlo para evitar condena a prisión o algo peor.

Ese día parece que ha llegado, y Makled, dada la información que posee, es requerido simultáneamente por Bogotá, Caracas y Washington. Colombia, que tiene en sus manos el destino de Makled entiende muy bien el poder de negociación que le aporta Makled mientras esté bajo su jurisdicción.

Cuando Colombia y Venezuela restablecieron relaciones diplomáticas y comerciales en septiembre, poco después de la Toma de Posesión de su nuevo Presidente, José Manuel Santos, STRATFOR se preguntaba que As podría tener Bogotá bajo la manga. El rápido entente entre Bogotá y Colombia no se debió sólo a la necesidad de aliviarle al comercio intrafronterizo colombiano las presiones que suponía la suspensión de las relaciones comerciales entre los dos países. Tampoco fue el resultado de luchas de poder entre Santos y su predecesor, Álvaro Uribe (hay que recordar que ambos trabajaron en estrecho concierto, entre otras, en lo concerniente a Venezuela.). Cuando STRATFOR comenzó a  recibir reportes de que la Fuerza Armada venezolana estaba calladamente clausurando campamentos de las FARC y forzando a que sus componentes regresaran a territorio colombiano, se hizo evidente que Bogotá tenía que tener en sus manos una carta muy poderosa.

Según el informe, el presidente Chávez presiona a Santos para que Colombia extradite al polémico Makled a Venezuela y no a Estados Unidos.

Makled puede haber sido esa carta. STRATFOR que ha cubierto en profundidad la situación, está consciente de que el Régimen perdió el control de los movimientos financieros, conduciendo este hecho al deterioro de sectores críticos, tales como el suministro alimentario, la electricidad, la energía y la industria metalúrgica. En la medida en que en años recientes la situación se fue deteriorando y el flujo de caja se vio más afectado, la “interrelación” con el narcotráfico se fue profundizando. Por ejemplo, entidades gubernamentales que tenían graves problemas de flujo de caja, acudían a traficantes de droga que les adelantaban moneda nacional y luego recuperaban el dinero a través del régimen de control de cambios. Los dineros de la droga podían a su vez ser utilizados para financiar grupos terroristas, como las FARC y el ELN.

Sobre este complejo tramado de intereses, se extendían las crecientes relaciones de Venezuela con Irán, y aparecían indicios cada vez mayores de la presencia en Venezuela de los Quds del Cuerpo de Guardias Revolucionarios, actuando con autorización expresa de Chávez.

El testimonio de Makled, por tanto, podría ser obtenido por EE UU para darle mayor sustentación a un expediente y cargos contra el gobierno de Chávez por lavado de dólares, tráfico de estupefacientes y posiblemente también por terrorismo, todo a ello a cambio de protección, de una sentencia de prisión reducida u otras concesiones.

De hecho, Cortes judiciales de Distrito en Miami y Nueva York están armando expedientes en contra de funcionarios venezolanos de alto nivel, hecho que llevó a Chávez a alertar en el mes de mayo que una Corte de Distrito de Miami podría indiciarlo a él y a sus más allegados de cargos de lavado de dinero y narcotráfico. Dadas las implicaciones diplomáticas de una medida de esta naturaleza, se requeriría lógicamente de una autorización de Washington para adoptarla. Pero la amenaza misma, sumada a fuerte sustentación de inteligencia compartida entre Bogotá y Washington con relación a Makled, es suficiente para generar serias preocupaciones en los niveles superiores del Régimen de Chávez.

Problemas domésticos que confronta Chávez

El ministro Tareck El Aissami asegura que ni él ni su familia han tenido vínculos con Walid Makled, pero este último asegura tener videos que lo confirman.

En la medida en que ha ido aumentando la vulnerabilidad de su gobierno, Chávez ha puesto mayor énfasis en la necesidad de ampliar y fortalecer la Milicia Bolivariana (una manera de complicarle la vida a quienes pudieran querer atentar en su contra, mientras su gobierno se hace mas y mas dependiente del apoyo externo que le pudieran brindar China, Cuba, Rusia e Irán).

Dudas sobre la capacidad de Chávez para mantenerse en el poder y preocupaciones sobre la posibilidad de que altos funcionarios y militares de alta graduación pudieran ser sacrificados en una negociación con relación a los delitos que se le imputan, pueden crear fricciones a lo interior del Régimen. Y mientras mayor sean esas fricciones, mayores tensiones habrá en el seno de la FAN. Este hecho podría explicar porque el General Henry Rangel Silva, Jefe del Comando Estratégico, sintioo la necesidad de anunciar el mismo 8 de noviembre, que las FAN estaban casadas con el proyecto de Chávez, quien contaba con su “completa lealtad”. Dada la controversia que produce la captura de Makled y otras tensiones de importancia que presionan al régimen, esa lealtad no puede estar garantizada.

Chávez ha venido presionando a Bogotá para que extradite a Makled a Venezuela – un acto que podría llevar a la muerte o desaparición de Makled.  EE UU. también está negociando la extradición. Una Corte Federal de Nueva York formalmente  acusó a Makled el 4 de noviembre.

Cuando Santos viajó a Caracas un días antes para reunirse con Chávez, el Presidente venezolano lo presionó para que le entregaran a Makled (lo ha venido haciendo desde septiembre). Santos no le dio ninguna seguridad, hecho que llevó al General Rangel Silva a denunciar el 8 de noviembre que los EE UU querían destruir el acercamiento que se ha producido entre Colombia y Venezuela.

Colombia y EE UU

El factor Makled probablemente está influyendo en las negociaciones que paralelamente adelanta Colombia con EE UU sobre la relación entre los dos países, incluyendo el tema militar. Aun cuando las Fuerzas militares norteamericanas siguen operando sin interrupción, el acuerdo sobre las Bases militares está en un Limbo luego de que la Corte Constitucional colombiana determinara que el mismo es inconstitucional por haber sido firmado por el gobierno de Uribe sin la aprobación previa del Congreso.

Colombia, que sigue interesada en mantener una estrecha relación con EE UU en material militar, busca – sin embargo- alcanzar una relación más equitativa, obteniendo derechos a compartir tecnología militar, y tener acceso al Tratado de Libre Comercio.

Estas negociaciones siguen su curso, y la extradición de Makled le otorga a Colombia mayor poder de negociación frente EE UU que a toda costa desea mantener a Colombia como su cabeza de playa en América del Sur.

Por ahora, no está claro lo que sucederá con Makled. No hay duda, sin embargo, de que constituye un manjar tanto para Bogotá como para Washington. Su testimonio podría plantear una seria amenaza a la sustentabilidad del régimen de Chávez.

Traducción de ABC de la semana.

George Friedman, Presidente y Director de Inteligencia de STRATFOR.


* STRATFOR  (Strategic Forecasting, Inc.) es un prestigioso centro de análisis y proyección estratégica que maneja información de inteligencia del mundo entero, produciendo informes periódicos para la mejor comprensión de los acontecimientos que influyen sobre la evolución geopolítica mundial. Su fundador, Presidente y Director de Inteligencia es George Friedman. Lo acompaña como vicepresidente Fred Burton, experto en Counterterrorism y Seguridad Corporativa.

 
Top