Eficiencia socialista impecable

Luis Cisneros Cróquer

Tiempo Confidencial.
Luis Cisneros Cróquer
nirguayork48@hotmail.com

Por muchas horas y, hasta días, he pensado en lo que me ha venido ocurriendo como conductor de mi automóvil. Jamás me imaginé que existiera una planificación tan exacta, y de acuerdo a mis asesores, tan científica. Uno cree que los fabricantes de autos modernos han emplazado sistemas electrónicos que manejan todas las operaciones del motor, con censores que controlan la caja de velocidad, el encendido, y hasta el MP3.

De manera que en el espacio de los recorridos que tengo que efectuar a diario por la ciudad, me ha sucedido algo inaudito, inexplicable y hasta sensacional. No se cómo puede mi carro saber exactamente en dónde está ubicado el hueco, cuya responsabilidad a la campaña mediática ha consagrado al Alcalde Parra. O, mejor dicho, no entiendo de qué manera, los huecos se ubican exactamente por donde pasan los cauchos de mi carro y reciben el impacto de la profundidad y extensión, pero lo cierto es que los huecos no me pelan y mi carro se ha convertido en un verdadero adivino de dónde están los huecos.

Me duele, en el bolsillo, cada vez que mi carro coincide con los huecos y/o cada vez que el hueco actúa solidariamente con mi carro, con su tren delantero y/o los amortiguadores. Y debo reconocer, creo que en esto mucha gente me acompaña, que el Alcalde ha dado en el clavo con este sistema de eficiencia socialista que de ser exportado para Irán, Corea del Norte, Cuba, Nicaragua, Ecuador, Libia, Bielorusia y a Zimbabwe donde manda Mugabe, obtendría cualquier condecoración conocida.

No hay hueso sano, en todas las parroquias, en todas las urbanizaciones y barrios, la existencia de huecos es tal que promete convertirse en una atracción internacional. Y eso a pesar de que si es verdad que se ha regado y colocado mucho asfalto, tal parece tener una capacidad insólita de promover la apertura de nuevos huecos, vale decir de competidores efectivos.

Presumo que el Alcalde tiene que estar preocupado por estos altibajos de la eficiencia Pero he leído un espacio publicitario referido al Cementerio de Valencia en el que se informa de algunas novedades, cosas realmente nuevas para los cuerpos de los fallecidos. Se trata también de huecos, pero no para que perezcan los vehículos, sino para que duerman en paz los difuntos.

 
Top