La revolución de la pobreza

Jorge Sánchez Meleán

Siempre el situado se entregará fallo, porque no hay transparencia en las cifras que sirven de base para su cálculo

En el golpe de Estado continuado de este régimen, desde que le fuera negada la reforma constitucional de 2007, ha empezado el proceso de debilitar financiera y políticamente a los estados y municipios del país. Sobre la marcha se aprobará además, haciendo consultas sesgadas en las esquinas de Caracas, el paquete de leyes que darán forma definitiva al estado comunal.

Así, en el proyecto de presupuesto de 2011, sigue presente “la trampa fiscal” para los estados y municipios, a pesar del aumento en términos absolutos de la partida de situado constitucional. Se continúa calculando el barril de petróleo a solo 40 dólares, cuando el valor real es de casi 70.

Eso permite al Gobierno nacional manejar con mucha discrecionalidad el ingreso adicional. Así, durante 2010 tomando en cuenta los cinco créditos adicionales aprobados a la cifra inicial de situado, aun se deben solo a los estados 6.121 millones de bolívares. Igual cosa ocurrirá en el 2011. Siempre el situado se entregará fallo, porque no hay transparencia en las cifras que sirven de base para su cálculo. Por otra parte, con los recursos provenientes del IVA y de la LAEE para 2011 obtenidos ahora a través del Consejo Federal de Gobierno se comenzaron a poner de manifiesto cosas inexplicables: se aumenta exageradamente el cálculo del  IVA, en una economía en recesión, pero se disminuyen los correspondientes a LAEE.

Lo primero aumenta los recursos a repartirse entre estados y municipios, aunque con nuevos criterios muy discutibles. Pero lo segundo resulta arbitrario, pues los ingresos del dominio petrolero crecerán de 28.408 millones a 34.272 millones, mientras los recursos a repartirse disminuyen en dos tercios, afectando gravemente a los estados productores de petróleo como el Zulia.

En definitiva, en términos absolutos, los estados y municipios casi recibirán los mismos recursos que en 2010, pero en términos reales esos recursos sólo podrán comprar la mitad de los bienes y servicios del ejercicio anterior. Ha comenzado pues la revolución de la pobreza. Se pretende igualar por debajo a las regiones del país, mientras el poder nacional maneja sin control sus recursos y los del mal llamado Poder Popular.

http://www.laverdad.com/

 
Top