Más evidencias

Yván Serra Díaz

Yván Serra Díaz *
yvanserra@gmail.com

La campaña ya comenzó. Para un equipo que piensa en términos de estrategias militares ahora no es el momento de la persuasión, sino la preparación de terreno y el deterioro moral y económico del adversario.  A fin de que su militancia conozca de sus acciones siempre hay alguien que dice lo que están haciendo. En este caso el portavoz es Alan Woods, quien en su artículo ¿Adónde va la revolución venezolana? disponible en http://www.luchadeclases.org.ve/psuv/6834-alan-woods plantea que las últimas acciones tienen como objetivos ganar a la clase media para la revolución.

Veamos lo que plantea Woods: “Mucha gente de clase media y los pequeños propietarios han sido realmente envenenados y engañados por la oposición. Es necesario ganarles a la revolución. La pregunta es: ¿cómo se logra esto?”

Sigue Woods: “Dentro de la clase media hay contradicciones que se pueden expresar en escisiones en la oposición. Las capas altas de la clase media se componen de elementos privilegiados –abogados prósperos, profesores universitarios, gerentes de bancos y los políticos… Las capas bajas –los pequeños comerciantes, pequeños campesinos, empleados de banco, etc.– están más cerca de la clase obrera y pueden ser ganados. Sin embargo, la manera de ganar a los rangos inferiores de la pequeña burguesía no es haciendo concesiones a sus líderes, sino tomando la ofensiva contra los grandes banqueros y capitalistas, para mostrar una actitud de absoluta firmeza y decisión”.

La estrategia es la división de la clase media, por ejemplo: expropiar a pequeños empresarios (clase media) de inmuebles en construcción para entregárselos a los futuros propietarios (clase media), bajo el pretexto de la demora en su terminación.

Lástima que el interés no sea el bienestar de la gente, sino la estrategia política. Hacen falta tres millones de viviendas, las cuales serán imposibles de hacer sin apoyo de la banca y la empresa privada de construcción. Que decenas de propietarios puedan beneficiarse, van en desmedro de miles de futuros propietarios de viviendas, al desincentivar las inversiones en el sector.

Planteaba Marx y así lo recoge Woods que la propiedad privada de la pequeña burguesía será destruida por el gran capital, lástima que ciento cincuenta años de historia del capital lo desmienta.

En Venezuela el capital de la clase media ciertamente está siendo destruido, pero por el deterioro de sus ingresos, la perdida de sus puestos de trabajo, la caída del consumo y de las ventas, en fin por las consecuencias de las nefasta política del gobierno nacional.


* Politólogo

 
Top