Sectores del Gobierno y Oposición nos llevan a hora de los extremos

Leopoldo Puchi

Enfoque
Leopoldo Puchi
elepuchi@gmail.com

Flash ROJO

El gobierno cada día se enreda más con el asunto de la propiedad privada. No termina de aclarar cuáles son los “sectores estratégicos”, así que mucha gente se puede sentir amenazada. Por ejemplo, hace poco el alcalde de Los Taques, en Falcón, dijo que iba a expropiar las viviendas desocupadas de su municipio. Y al otro día Elías Jaua afirmó que el Estado es garante de la propiedad. Un verdadero desorden que aleja a las clases medias.

El juez español del Partido Popular que le dio tribuna a Diego Arria conoce poco a Venezuela.

Tal vez clarificar este asunto de la propiedad ayude el Congreso del Partido Comunista Cubano que se celebrará en abril de 2011. Allí se va definir un nuevo modelo, próximo a una economía mixta. Se respetarán áreas claramente delimitadas para el sector privado, tanto el pequeño, el mediano y el transnacional. Venezuela puede tomar el ejemplo para definir con certeza qué debe corresponder al sector privado y qué al sector público. Cuentas claras conservan amistades.

Si algo tiene de positivo para los sectores populares la polarización entre Gobierno y oposición, es que en desastres como el de las lluvias se desata una competencia por quién ayuda más. Es lo bueno de la libertad de expresión y del voto como sustento del sistema. Además, ahora todo el mundo defiende la intervención estatal y los subsidios, que hasta hace poco eran calificados de “populismo”. Que no se diga que no hay coincidencias.

Flash NEGRO

Las ONG han venido ampliando su radio de acción. Ya no son sólo los partidos las únicas formas de participación. El mundo evoluciona. La actuación de los partidos siempre ha estado regulada, y no se permite su financiamiento desde el extranjero. Es natural entonces que la legislación se actualice con la nueva realidad de las ONG. Por esto no se entiende que la oposición esté en desacuerdo con la ley. Para oponerse a la política exterior de Chávez no es necesario respaldar la intervención de Estados Unidos a través de ONG en nuestro país. Están confundiendo la gimnasia con la magnesia.

Que el sistema judicial español esté tan politizado como en cualquier país de América Latina no tiene por qué sorprender. Pero una metida de pata como la del juez Eloy Velasco, del Partido Popular, al incluir a Diego Arria como testigo en el caso del ETA, no era de esperarse de un habilidoso funcionario. Seguramente creía que dándole tribuna a Arria ayudaba a la oposición venezolana. Se ve que no conoce el significado que tienen en Venezuela  Carlos Andrés Pérez y Diego Arria.

A través de Wikileaks se conoce la opinión de un diplomático francés sobre Chávez, comunicada a un diplomático de Estados Unidos. Lo califica de “loco”. En realidad, un epíteto frecuente en política. Nada de particular. Lo que sorprende es que este funcionario es empleado de Nicolás Sarkozy, que en materia de chifladuras compite con Berlusconi. El mandatario francés en días recientes se despidió de los periodistas diciéndoles “adiós, amigos pedófilos”.

DESDE LA SALA SITUACIONAL

La hora de los extremos

Hay nerviosismo e impaciencia en una parte importante de los sectores dirigentes, tanto del lado del Gobierno como de la oposición. Nadie está seguro de lo que ocurrirá en 2012, y esto los lleva a buscar definiciones precipitadas, antes de tiempo. No aceptan un 2013 sin el poder en la mano. Consideran que es la hora de los extremos.

Washington

Esa ansiedad fue la que propició la reunión del  miércoles 17 de noviembre en una sala de audiencias del Capitolio de Washington de un grupo de personalidades de la extrema derecha estadounidense, en la que destacan figuras como la congresista Ileana Ros-Lehtinen, Connie Mack y Otto Reich, quienes invitaron a algunos latinoamericanos como Guillermo Zuloaga, de Venezuela, y Luis Núñez, de Bolivia.

A más tardar en mayo

¿El objetivo? Aprovechar que cuentan ahora  con una mayoría republicana en la Cámara de Representantes para presionar a Barack Obama para que tome una decisión de intervención “más firme” en Venezuela, utilizando como excusa el tema de las drogas y las relaciones con Irán. Y esperan que Obama lo haga pronto, a más tardar para el mes de mayo.

Corriente Revolucionaria

En materia de radicalización, el chavismo no se queda atrás. Ya se conocen las declaraciones del General Henry Rangel Silva, que recibió el espaldarazo del propio Chávez al ascenderlo a General en Jefe. Pero además, se han constituido en el seno del oficialismo grupos que reclaman abiertamente la radicalización del proceso, tal es el caso de la Corriente Revolucionaria, que no sólo pide la depuración de los elementos burocráticos del proceso, sino que promueve más nacionalizaciones y el control obrero de la economía, en detrimento de la gerencia del sector privado.

Izquierdismo trasnochado

Los sectores extremistas de la oposición claman por definiciones radicales. Los extremistas en el seno del Gobierno, también. ¿Estamos, entonces, atrapados en una conflagración inevitable que no se resolverá en las mesas de votación en 2012? Pues bien, hay otros anuncios que pueden sortear esta calamidad. De una parte, el propio Chávez ha señalado que no tiene la intención de tomar acciones de “un izquierdismo trasnochado fundado en la opción del extremismo”. Y, en cuanto a la oposición, sectores de la MUD han señalado que debe esperarse las elecciones de 2012 sin precipitaciones. ¿Se impondrán los criterios moderados? ¿Llegó la hora de los extremos?

 
Top