¿Qué más quiere el Presidente?

Carlos Lozano

Carlos Lozano


Caminando con Carlos Lozano
Carlos Lozano
Carlos@carloslozano.com
Facebook: caminandoconcarlos@gmail.com

Estamos presenciando una explosión de interés de Chávez por la tragedia de los afectados y damnificados por las lluvias de las últimas semanas. Llegó un poco tarde, después que varios gobernadores y alcaldes se metieron, con el agua hasta la cintura, codo a codo con su gente.

Hugo Chávez Frías

Pero Chávez se dio cuenta de lo que estaba sucediendo y empezó a saltar en helicóptero de sitio a sitio; en vez del baño de agua sucia, sudor, esfuerzo y dedicación que se dieron por varios días los mandatarios regionales, el Presidente se lo dio de popularidad y de aprovechar, aunque fuese de manera, como siempre, apresurada, improvisada, pero al mismo tiempo espectacular, la oportunidad que la desolación le brindó de mostrar su poder, de presentarse como el caudillo enérgico que decide sobre la marcha sacrificando cualquier comodidad, cualquier privilegio, para beneficiar a los pobres.

Chávez está sacando, no hay que dudarlo, buen provecho del momento. Más adelante, en meses, veremos si los resultados responden al espectáculo de este diciembre. Con las aguas bajas, tendremos que ver los apartamentos. Con la inflación, tendremos que ver el valor de la ayuda a esas familias, de la recuperación de la producción agropecuaria. Y de la infraestructura vial hoy hecha pedazos.

¿Para qué quiere Chávez una Ley Habilitante? Con el Poder Comunal vigente que le da mando directo desde Miraflores sobre una porción importante de los venezolanos más pobres en ciudades y campos; con el control de los poderes públicos, incluido el legislativo en el cual la oposición en minoría parece que poco podrá hacer; con el mando sobre la fuerza militar; con la banca privada en un puño y encima,  jefe indiscutido de una poderosa, y posiblemente creciente banca pública, con miles de millones de dólares a su entera disposición en fondos procedentes de la diferencia entre el ingreso estimado en el presupuesto y el ringreso eal, ¿para qué necesita una cuarta ley habilitante?

Quizás para decisiones que nadie está esperando ahora, quizás por si alguna ley -las reformas de la Resorte y la de Telecomunicaciones, por ejemplo- se les escapan a los legisladores actuales, quizás para los duros aumentos de impuestos que necesariamente vienen.

Henrique Capriles Radonski

Pero, la verdad sea dicha, mucho más fáciles le saldrían las cosas a Chávez, incluyendo su propio lucimiento y rescate de popularidad, si sólo se sentara a conversar y a planificar con los gobernadores eficientes del país. Casualmente los mandatarios de los estados más afectados -además de Falcón- y al mismo tiempo sin duda los más eficientes y populares. Con ellos, ayudándolos, involucrándose en sus programas, ellos ganarán prestigio, Chávez ganará mucho más porque es el jefe máximo, el caudillo.

Respaldando a Capriles Radonski, a Salas Feo y a Pérez, Chávez podría terminar siendo imbatible.

 
Top