“EL DISCURSO DE CHÁVEZ BUSCA EL MIEDO SOCIAL”

MARCEL GRANIER: “LA AUTOCENSURA EN VENEZUELA VIENE AVANZANDO DE UNA MANERA PELIGROSA”

MANUEL FELIPE SIERRA

En el 2007 el cierre de RCTV estimuló la resistencia y la protesta popular que condujo a la derrota de la reforma constitucional de Chávez el 2 de diciembre de ese año. La salida al aire del canal de televisión no puso término a la batalla. Tres años después Marcel Granier debió enfrentar una nueva maniobra que sacó la señal del canal del sistema de televisión por cable. De esta manera, el canal 2 se convierte en un ícono en la lucha por la defensa de la libertad de expresión, en circunstancias en que ésta camina hacia su extinción casi definitiva.  En la vieja sede de Radio Caracas Televisión en Quinta Crespo, Granier atiende sus asuntos privados y persiste en su denuncia ante diversos escenarios internacionales por lo que considera más que el atropello a una empresa, la demostración de que en Venezuela ha naufragado el sistema democrático. Desde allí, ofrece sus opiniones a los lectores de ABC de la Semana

Sus opiniones son escuchadas y respetadas pero pareciera que últimamente, como diría Andrés Eloy Blanco, usted es “un exiliado en su propio país”, ¿cómo se siente con esa situación?

No diría que tanto, pero sin duda que la autocensura viene avanzando de una manera peligrosa. El régimen no solamente ha logrado la hegemonía comunicacional que se proponía a través de la creación, confiscación o cierre de medios de comunicación, sino que en los que quedan, con muy honrosas excepciones, ha logrado imponer una autocensura. A veces a punta de “real”, otras veces a punta de miedo.

¿Eso tiene que ver mucho también con todas esas estrategias del miedo? Ese miedo que las sociedades llegan a asumir, llamado “miedo social”, que no es cobardía, ni falta de coraje, sino que la población es sometida a una serie de condicionamientos

Bueno, fíjate lo que es la vida: hoy en día en Venezuela cuando una persona sale a la calle, sinceramente, siente miedo. O sea nadie sabe si va a regresar con vida a su casa, si va a sufrir un asalto. Los padres están continuamente preocupados por saber dónde están los hijos; que no les vaya a pasar algo. Ahora, encima de esto, se suma la naturaleza que hemos visto que está siendo muy adversa y esto contribuye a ese temor general que tiene la gente.

¿Y hasta dónde ese miedo no es inducido o estimulado por el discurso presidencial y las políticas del régimen?

Yo creo que la causa fundamental del miedo está en el discurso de odio del presidente. O sea cuando el venezolano, que estaba acostumbrado a ser amigo del vecino, del compañero de trabajo, conversar o hacer chistes, empieza a ver que el discurso de odio del presidente lo va dividiendo y comienza a apoderarse de él una angustia que se suma a todo el deterioro económico. Hay un discurso de odio acompañado por las acciones irracionales, brutales, sobretodo de la Guardia Nacional y de algunos cuerpos del Ejército. Vemos cómo se premia a los generales que apoyan al narcotráfico o que apoyan la represión política. Todo eso contribuye al miedo. La gente ve que el narcotráfico va tomando cada vez más campo en el país; cómo los periodistas que se atreven a denunciar ésto son asesinados. Hay una combinación de miedo, de odio y de desánimo.

Esto inicialmente guardó mucha relación con el desenlace del revocatorio presidencial del 2004

Sí, es así. En el 2004 ocurre la falta de defensa de los resultados del revocatorio. En cualquier democracia después de una derrota, el líder derrotado asume la responsabilidad y el colectivo decide si lo ratifica en esa posición o si lo retira. Después del fracaso del 2004, cuando los líderes desaparecieron, lo que correspondía era que la oposición democrática eligiese nuevos conductores.

“EL PUEBLO CLAMA POR UNA UNIDAD DEFINITIVA EN LOS PARTIDOS DE OPOSICION”

Pero suele hacerse una lectura acomodaticia por ejemplo en el caso de la abstención de las elecciones parlamentarias de 2005, se suele señalar este hecho como un factor que contribuyó a la desmovilización pero sería todo lo contrario; el impacto del llamado a no votar fue tal que contaminó al oficialismo y el 83% de los electores no acudió a las urnas lo cual puede considerarse una grave derrota política para el régimen

Claro, gravísima. Sin embargo, ni el régimen ni las fuerzas democráticas fueron capaces de interpretar eso ni de renovar su liderazgo. La gente les está diciendo ahora: “el liderazgo que me estás ofreciendo no es satisfactorio, busca otro”, y no lo hacen. En el 2006, se hizo un gran esfuerzo en la búsqueda de un candidato unitario pero luego ese candidato no supo defender sus votos. En el 2007 se obtiene un triunfo, y se obtiene gracias a que los estudiantes dan la cara y no permiten que se acepte la derrota que se estaba cocinando en el Consejo Nacional Electoral.

Y fue una votación estimulada en mucho por el cierre de RCTV

Así es. Y, todavía, no hemos visto la lectura correcta del resultado electoral reciente del 26 de septiembre de 2010. Desde el punto de vista de Chávez, él debería entender que la gente le ha dicho que no, que no le gustan sus políticas, que no le gustan su dependencia de Fidel Castro, que no quiere comunismo, que no quiere más ataques contra la libertad o contra la propiedad, y él está leyendo exactamente lo contrario. Pero desde el punto de vista de la oposición también la lectura es incorrecta porque la gente no votó mayoritariamente por los partidos políticos. Tú te pones a ver la cantidad de votos que obtuvieron y son tarjetas que no tienen ningún partido político por detrás de ellas. De manera que también hay un mensaje a los grandes partidos: tienen que renovar su dirigencia.

“Hemos visto la emergencia de una generación nueva muy vigorosa y clara en sus ideales democráticos, en su actitud, en su defensa de la libertad...”

SALIDA DEMOCRÁTICA Y RENOVACIÓN

Incluso los partidos deberían entender que esa votación no le es propia, no le es suya como en el pasado, sino que va inducida por un rechazo al régimen y que la única manera de canalizarlo es a través de esas tarjetas

Y la gente busca una salida democrática pero también quiere una renovación. O sea, la gente no quiere más los mismos líderes, ni en el chavismo ni en la oposición democrática.

Está el problema del narcotráfico en Venezuela con una penetración muy poderosa en el país y agravado por  las declaraciones del señor Makled. En el caso de Colombia ningún narcotraficante llegó a hacer estas declaraciones, pero incluso recordamos que el presidente Samper estuvo a punto de renunciar; y en México sabemos que es una guerra entre carteles. En el caso de Venezuela, el señor Makled ha denunciado al alto gobierno  y a la máxima jerarquía de las Fuerzas Armadas. Es decir, que el caso es mucho más grave

Muchísimo más grave, incluso sin las denuncias de Makled. El presidente Chávez tiene que explicar cómo el señor Makled, si es el narcotraficante que están diciendo que es, obtuvo una línea área, obtuvo el control de puertos y aeropuertos y obtuvo la exclusividad para la distribución de urea. Un producto que entiendo es fundamental en la producción de cocaína. Entonces, ¿cómo le entregan a una persona el control de lo más importante, de los activos más importantes que puede tener un narcotraficante? O sea, los grandes carteles de las drogas nunca lograron, ni en Colombia ni En México, tener líneas aéreas, ni controlar puertos ni tener carnet militares y protección militar. Lo que el gobierno tiene que explicarnos es porqué le dio a Makled protección militar; porqué le dio a Makled puertos que fueron expropiados expresamente para después dárselos a Makled, porqué le dio una línea aérea, porqué lo protegían los militares, porqué tiene carnets militares: y un carnet del Tribunal Supremo de Justicia. ¿De dónde sale todo eso? Esa es la investigación que el presidente Chávez debería estar haciendo junto con el Tribunal Supremo de Justicia. Eso es lo más grave a mi manera de ver.

A partir de eso seguramente el señor Makled ha dicho que lo de Venezuela se parece mucho, o incluso, que es más grave que lo que ocurrió en Panamá y que provocó la caída de Noriega

Mira, él sabe cosas que yo no sé, porque él es el que tiene el contacto con los militares que lo protegían y con el gobierno que lo protegía y le daba esas concesiones.

“El presidente Chávez tiene que explicar cómo el señor Makled, si es el narcotraficante que están diciendo que es, obtuvo una línea aérea, obtuvo el control de puertos y aeropuertos y obtuvo la exclusividad para la distribución de urea...”

Pero eso lo dijo él

Sí, pero esa es su opinión, yo no sé. Lo más grave de todo me parece lo de Venezuela. Mucho más grave que lo de Panamá y que lo de Cuba, porque Venezuela es lo que nos afecta a todos nosotros. Y ver cómo el narcotráfico ha venido avanzando en Venezuela es una preocupación de todos los venezolanos, no es una preocupación ni de los americanos, ni de los mexicanos, ni de los colombianos, ni de los panameños, es una preocupación de los venezolanos.

“EN VENEZUELA YA ESTAMOS VIENDO UNA DICTADURA”

Ha venido señalando insistentemente que la “cubanización” o “fidelización” de Venezuela, es un proceso ya irreversible. Pero se da una situación interesante: en Cuba ya hay signos de una apertura mientras Chávez insiste en profundizar ese modelo ya  fracasado. ¿Qué desenlace prevé en esta situación?

El desenlace para Cuba es trágico porque después de 50 años de empobrecimiento, la salida que está buscando Raúl Castro es alguna apertura para tener una válvula de escape, pero lo que está buscando también es consolidar una dictadura militar, y en ese sentido se avanza primero hacia una presidencia hereditaria, que es lo más antidemocrático del mundo. Esto no es como la monarquía española que el Rey no tiene nada que ver ni con el presidente del gobierno, ni con los jefes militares, ni con el congreso, ni con ninguna institución democrática, ni con el nombramiento de los jueces.

Por eso con el tiempo fue perdiendo peso, ¿no?

Así es. En cambio en el caso cubano el dictador nombra los mandos militares, nombra los jueces, nombra a todos los funcionarios. Igual que en Venezuela. Yo veía el otro día un asambleísta que decía que iba a hacer algo porque había oído al presidente pedirlo por una de sus cadenas en radio y televisión. El otro día vi un oficio de la Superintendencia de Bancos donde piden unos datos de acuerdo a los solicitados por el presidente en su programa de televisión. De manera que acá estamos viendo también la dictadura. Lo malo de Cuba es el ejemplo sobre Chávez; y una de las cosas que señalaba el general Carlos Julio Peñaloza, quien conoció bien al teniente coronel Hugo Chávez, es que él fue una ficha infiltrada por el Partido Comunista en las Fuerzas Armadas y que nunca ha sido militar sino que siempre ha sido un agente del comunismo.

¿Hay suficiente comprensión en la dirigencia política sobre la gravedad de la presencia cubana en Venezuela?

Lamentablemente no. Y creo que hay gente muy calificada en la oposición democrática para ejercer la presidencia de la República. Pero no ha habido una toma de conciencia de tres grandes peligros: primero, el país entero le reclama a la oposición democrática unidad. Es inconcebible que con 80% de rechazo que tiene la mayoría de las políticas del presidente, en las elecciones solamente hayamos obtenido el 55% de los votos. Es verdad que hay un elemento de trampa en el Registro Electoral, pero en todo caso, el que no se haya logrado el 80%, refleja que la gente no está contenta con las fórmulas que le están presentando los partidos a Chávez. La gente quiere unidad, candidatos únicos para enfrentar un  gran peligro, porque se trata nada menos que del avance del comunismo en Venezuela.

¿Pero el comunismo de hoy es así, como lo estamos viendo?

Es así. Por eso destruyen la propiedad. Eso lo estamos viendo en el campo, en la industria, en los medios de comunicación; y la destrucción de la libertad la estamos viendo en el cierre de medios y en la autocensura. En el terror que tiene la gente a salir a la calle después de ciertas horas, porque es el hampa la que manda. Y el tercer gran peligro es el del narcotráfico, o sea, el avance que ha hecho el narcotráfico bajo este régimen y, pareciera, por las evidencias, que bajo la protección de él.

¿Marcel Granier es optimista sobre el futuro del país?

Yo soy optimista. En primer lugar, porque la gente está mandando un mensaje muy claro: 80% del país rechaza las políticas del presidente Chávez y su modelo. Luego, hemos visto la emergencia de una generación nueva muy vigorosa y clara en sus ideales democráticos, en su actitud, en su defensa de la libertad, de la propiedad, de la dignidad humana, como no se veía desde hace 53 años. Desde noviembre del año 57 nosotros no veíamos en el país, en la calle, una generación tan bien preparada y tan clara en sus principios democráticos como la que estamos viendo ahora. Entonces, esa claridad del pueblo venezolano con respecto a su ideal de democracia, de libertad, de rechazo al comunismo, sumado a la emergencia de esa generación de jóvenes nos permite ser muy optimistas. Por otro lado, Venezuela es un país con muchos recursos, muy mal aprovechados, y por eso tenemos un desempeño parecido al de Haití, pero tenemos muchos recursos que bien administrados pudieran resolverle muchos problemas al país.

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top