AGUILA UNO Y SUS SIGÜIS

La Pequeña Política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”

Escrito para gente inteligente


Tranquilos que yo de esta salgo

Con estas lluvias, mis queridos pajarracos y pajaritas, no pueden contar conmigo todas las veces. Trato de cumplir, pero no siempre puedo. Hay veces que no llegan a buscar lo que escribo con el fangal que me rodea y otras, como la semana pasada, por mis propias angustias. Imagínense por un momento que en medio de estos torrenciales aguaceros, pensé que mi única pierna, la que está clavada en el suelo, la que me sostiene, iba a colapsar y al caer, mi uniforme y mis cinco soles quedarían destruidos para siempre… y ahora me entero que el problema puede ser peor, porque mi médico, entiéndanme bien, el carpintero del pueblo, me dice que me va a tener que poner una pata nueva, porque la vieja está dañada de tanta agua que se le ha metido. Pero tranquilos, mis queridos amigos, que mi mente sigue como siempre y hasta mejor. Y, además, de una sola cosa pueden estar seguro, y es que estoy mejor que Águila Uno, y no tengo que andar haciendo payasadas, vestido de militar y diciendo mentiras a todos el mundo, para que la gente me crea.

Sin  petróleo no hay Paraíso

Bueno, ustedes deben haberse dado cuenta igual que yo. Toda esta payasada, y lo repito y subrayo, diciendo que va a construir en año y medio lo que no ha construido en 12 años, casas me refiero, casitas mejor dicho, es puro show, puro Sábado Sensacional. Show, primero, para que la gente sienta que tiene poder, aunque vi a muy pocos aplaudiendo cuando prometía, y show para que los sigüis que aún quedan en la Asamblea Nacional levanten la mano y le entreguen todo el poder, y show, sobre todo, para ocultar que no tiene real, y que así como el martes anunció el aumento del IVA, que ese sí que es un impuesto que pagan pobres y ricos por igual, o sea que es, como dicen los economólogos, socialmente regresivo, o más sencillo, jode, perdón pajaritas, jode más al pobre que al rico a quien eso no lo afecta, pues bien, no solo que va a aumentar el IVA sino que en enero viene una nueva devaluación del bolívar, y eso quiere decir que todo lo que se importa, que es casi todo, será más caro. Me explico con más cuidado. Cuando se devalúa el bolívar, lo que se hace  es cambiar los mismos dólares por más bolívares lo que hace que todo, en términos de lo que cuesta en bolívares se ponga más caro. Pero ¿no y que el precio del petróleo iba subiendo? ¿No y que ahora iban a entrar más dólares? No señor, mis queridos pajarracos y pajaritas, allí está el problema, porque no importa cuánto suba el precio del petróleo, Aguila Uno cada vez tiene menos dinero. ¿Qué por qué? Porque es mentira que Venezuela está exportando lo que PDVSA dice. Si no es así ¿Por qué entonces llamó el Ministro Rojo-rojito, el primito del Chacal, de urgencia a todos los socios extranjeros para exigirles aumentar la producción? Lean esto que me llegó de la Reuters, imagínense Uds. si tengo poder. Hasta la Reuters me manda sus despachos más importantes:

“El Ministerio de Energía ordenó a las empresas mixtas conformadas entre PDVSA y unas 20 firmas privadas subir su producción de crudo,… según una carta vista por Reuters… La actividad petrolera, de la que depende más del 90 por ciento de los dólares que alimentan la economía venezolana, se contrajo por séptimo trimestre consecutivo … debido a una consecuente caída en la producción de crudo, gas y productos refinados, reportó el Banco Central. Se instruye a los socios de las empresas mixtas a que en un plazo no mayor de 30 días hábiles (…) presenten… un plan de remediación para asegurar la oportuna ejecución del plan de inversiones y producción”, dice la misiva, enviada por el ministro Rafael Ramírez en noviembre.”

A comprar la mula y la carreta

O sea siete trimestres, que son 21 meses en total, o sea casi dos años seguidos, cayendo la producción petrolera en forma consecutiva, y ¿cuánto más habrá caído antes en forma no consecutiva? Y fíjense bien, pajarracos y pajaritas, no es sólo el volumen de crudo, sino también de gas y productos refinados, léase gasolina. Con razón tanta gente que me visita dice que no consiguen gas para cocinar y tanto se habla de escasez de gasolina en algunos sitios del país.

Y fíjense en una cosa, la noticia no señala lo más dramático. Y lo más dramático es que estamos, según las noticias que me llegan, y por lo que yo leo, porque les advierto que a mí me llegan las noticias también sin necesidad de Wikileaks, en fin, según lo que yo pienso, escucho y leo, o al revés, según lo que yo leo, escucho y PIENSO… Venezuela está importando gasolina y vendiéndola a pérdida para que los vehículos no se paren y el país se paralice. Y todo porque era mejor tener una PDVSA rojo-rojita, que le sirviera a Águila Uno de caja chica para andar enamorando a todo el que le viniera en gana, aquí y en el resto del mundo, que tener una PDVSA eficiente que se ocupara de producir y procesar hidrocarburos  y punto.

Cuidado con los tuyos

Claro, Águila Uno no fue por santo que entró en su periodo de muda antes de tiempo. Él mismo lo provocó y por eso, ahora lo que le queda es el gañote, que ese si lo tiene fino, y un pocotón de sigüis para que le aprueben leyes porque garras no tiene, y las plumas están tan pesadas que ya ni puede volar. ¿No saben Uds. que son lo sigüis? Llamé a mi amigo, el de la computadora y le dije, “Máximo, consígueme una buena explicación sigüí porque algunos a lo mejor no saben que quiere decir”. Y esto fue lo que me trajo: “Sigüí es un venezolanismo, una expresión autóctona que califica el más alto nivel de desprecio al adulante o jalamecate… El sigüi puede ser de escaso o ningún poder, pero busca una recompensa; más peligroso es el sigüi funcionario de alto nivel, que siente especial complacencia en mostrar su servilismo al jefe.”

Bien, de los sigüís es que depende hoy el pobrecito de Águila Uno, más si son militares, porque les juró, mis queridos pajarracos y pajaritas, me apena ver a Águila Uno así, a él que tanto prometía, verlo así, dependiendo de unos sigüis para que le hagan unas leyes que le permitan gobernar como un dictador, claro, aparentando que aún tiene mando popular, y, al mismo tiempo, arriesgándose a que los mismos suyos, que son los más perjudicados por su voracidad, terminen dejándolo como Falcón el de antes, y Falcón el de ahora.

El Cóndor acecha

Pero yo no estoy muy seguro que los diputados le den esa Ley o que si se la dan, Águila Uno se atreva a meterle demasiado, cuando el Partido Comunista por orden de Raúl Castro está circulando el Documento que será aprobado por el Congreso del Partido Comunista que se celebrará en Cuba en abril. Yo me lo leí completico y, por supuesto, tiene mucho tenteallá, de frasecitas hechas para que su gente piense que nada a cambiado. Pero la esencia de un cambio radical está allí para quien lo sepa leer y está en lo siguiente: “En la política económica que se propone está presente que el socialismo es igualdad de derechos e igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos, no igualitarismo“, afirma el documento, señalando que el trabajo “deberá ser remunerado conforme a su cantidad y calidad”.

Cójanme ese trompo en la uña, camaradas.

Hasta el año próximo, Feliz Navidad.

 
EspantapájarosNo photo
Top