Gusto por Habilitantes no tiene explicación

Leopoldo Puchi

Enfoque
Leopoldo Puchi
elepuchi@gmail.com

Flash ROJO

La reforma de la Ley Resorte permite a Conatel cerrar una página web sin que previamente se realice un juicio

Es verdad que internet hay que regularlo. Hay casos de anteojito, como la pornografía infantil. Sin embargo, el asunto no es sencillo. Aunque es un medio de masas, su uso es más personal, con los blogs y las redes sociales. También tiene un carácter internacional. Hasta las Farc tiene su web. Pero lo más grave es que la reforma de la Ley Resorte permite que Conatel cierre una página web sin que previamente se realice un juicio, por ejemplo sobre difamación e injuria, para determinar si efectivamente alguien ha sido “irrespetado”.  Lo razonable es andar con cuidado y sin apuros en esta materia.

El gusto por las habilitantes no tiene explicación. Para manejar la emergencia ya existen suficientes leyes. Y además el gobierno tiene mayoría en el actual parlamento y también en el que se instala el 5 de enero. Durante cinco años funcionaron con mayoría súper absoluta, y aún así dejaron todo para última hora. Ni siquiera la Ley del Trabajo fue aprobada. En este caso de las lluvias el problema no se resuelve con legislación sino con eficiencia de los ministerios y otros organismos del Estado.

Y hablando de eficiencia, se puede decir que el gobierno ha actuado con diligencia frente al desastre causado por las inundaciones.  Pero lo más difícil está por hacerse: la reconstrucción. En esta materia, de construcción de viviendas y ordenamiento urbano, no hay un buen aval. Al contrario. Mucha falta de gerencia y de ejecuciones.

Flash NEGRO

La reforma de la Ley Resorte tiene su lado bueno: el de las telenovelas. Los canales han estado abusando. Como lo ha señalado Leonardo Padrón, la programación de los canales está repleta de telenovelas extranjeras. Tres en la tarde y tres en la noche. Sólo una es hecha en Venezuela.  Además las promociones, con contenidos fuera de horario, son transmitidas durante todo el día. Pero lo que no se entiende es por qué los directores y productores nacionales no respaldan la medida, que los beneficia a ellos y a su público. ¿Sólo por llevarle la contraria a Chávez?

de acuerdo con MIchael Mullen, jefe del Estado mayor conjunto de Estado Unidos, Álvaro Uribe sí tenía pensado realizar un ataque militar contra Venezuela “la mejor forma de enfrentar a Chávez”. Así lo revela un mensaje enviado por Mullen, que aparece en Wikileaks. Así que no estaba tan pelado Chávez cuando denunció una potencial agresión y tomó las medidas de enviar tropas a la frontera. Alguien ya había filtrado el asunto.

Los ecologistas deben de estar de duelo por lo ocurrido en Cancún. Se rodó la arruga y no se tomaron medidas que obliguen a los países industrializados a limitar la emisión de gases de efecto invernadero. Sin embargo, da la impresión que estos movimientos no le dieron suficiente respaldo a Bolivia, que quedó “sola contra el mundo”. El tiempo le dará la razón.

DESDE LA SALA SITUACIONAL

Revolcándose en las inundaciones

Toda catástrofe, bien sea natural o bien el resultado de un trastorno del sistema económico, tiene como efecto que revela las entrañas de la sociedad donde ocurre. Su condición profunda sale a la superficie. Lo mejor y lo peor de ella. Así ha ocurrido con las inundaciones que castigan a centenares de miles de venezolanos.

Candidatura de Capriles Radonsky

Que la sociedad venezolana está políticamente fracturada, ya se sabía. Cada sector, oposición o gobierno, se mantiene encerrado en sus posiciones. La devastación es sólo un nuevo escenario de la lucha por el poder, una oportunidad para hacer proselitismo, casi en el borde de la promoción electoral. Cada uno a la caza del otro para devorarlo. La candidatura de Chávez para 2012, se reafirma. La de Capriles Radonsky, la bañan.

Los hoteles de la discordia

Si la división política es evidente, la turbulencia de las aguas ha sacado a flote otro fraccionamiento, no por menos visible menos hondo: el de las clases sociales, que viven de espaldas unas a otras. Mundos distintos y lejanos, que hacen difícil que un siniestro se viva, se sienta, como un drama común; que paralizan la solidaridad espontánea, la de una familia que se encuentra en la tragedia. No es casual que sea otra instancia, el Estado, la que haya decidido sobre los hoteles ni la polémica que esta decisión ha desatado.

Estado burocratizado

División política, que ha imposibilitado la cooperación entre el Gobierno central y algunos gobiernos locales; honda fractura social que se traduce en la poca o nula disposición a cooperar de las clases altas con los más desposeídos; y, por si fuera poco, un Estado ineficiente y burocratizado, con graves limitaciones para atender el infortunio y, sobre todo, para ejecutar las indispensables políticas de prevención, de reducción de vulnerabilidades, dotación de viviendas y planificación urbana.

Terreno pantanoso

Si no hay disposición a cooperar, en el terreno político y en el social, no se puede hablar de reconciliación. La tragedia que se vive era una extraordinaria oportunidad para el encuentro. Pero ni siquiera la Iglesia hizo un gesto para que el rico le tendiera la mano al pobre. El terreno de la lucha está mojado, pantanoso. Allí se revuelcan medios, gobierno y oposición.

 
Top