AUMENTAN LAS TENSIONES ENTRE EEUU Y VENEZUELA

La policía colombiana capturó este 19 de agosto a Walid Makled, acusado por funcionarios de EE.UU. de ser uno de los más importantes traficantes de drogas a nivel mundial.

Stratfor

Las tensiones entre Estados Unidos y Venezuela aumentaron luego de la decisión del Departamento de Estado de revocarle la visa al embajador de Venezuela en EE.UU. Bernardo Álvarez Herrera.

La decisión surgió como respuesta al rechazo por parte del Presidente Hugo Chávez de Larry Palmer como embajador de EE.UU.  Palmer, quien durante su comparecencia ante el Congreso hizo comentarios en relación a la cubanización de las Fuerzas Armadas venezolanas, al bajo estado de ánimo que se observa en el Ejército de ese país y al apoyo de Venezuela a la guerrilla colombiana, venía siendo objeto de críticas muy duras por parte del gobierno venezolano.

Temas más escabrosos, sin embargo, sirven de telón de fondo al tira y encoge entre Caracas y Washington. Uno de estos tiene que ver con el destino que en definitiva se le dará al presunto narcotraficante Walid Makled, capturado en Colombia el pasado 19 de agosto (con la ayuda de la D.E.A.). Makled es una pieza valiosa de negociación tanto para Colombia como para EE.UU. – y una potencial amenaza para el Régimen venezolano- debido a cuantiosa evidencia que éste pudiera poseer, vinculando a funcionarios venezolanos del más alto nivel con el tráfico de drogas, el lavado de dólares y hasta con hechos de terrorismo.

Tareck el Aissami

Chávez, en un intento por aislar a su gobierno de cualquier testimonio de Makled, ha exigido que éste sea extraditado a Venezuela, solicitud que el Presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha prometido atender.

En aquel momento, la Administración norteamericana y el Departamento de Estado, en particular, no estaban interesados en presionar por la extradición hacia EEUU, prefiriendo en cambio evitar una nueva crisis con Venezuela, al tiempo que calladamente se hacían de información mediante interrogatorios a Makled iniciados en el mes de diciembre. Cierto, EEUU no estaba demasiado interesado en presionar pero tampoco iba a desperdiciar la oportunidad de obtener de Makled la mayor información posible para el caso de que más adelante fuera requerida.

Las cosas han cambiado

De acuerdo a fuentes de STRATFOR, EE.UU. pudiera estar modificando su posición con relación a la extradición. Recientemente, habrían surgido evidencias (seguramente relacionadas al tráfico de drogas) que vincularían al Hezbollah con Makled (y también con Tareck el Aissami, Ministro del Interior y de Justicia venezolano). En Washington circulan rumores según los cuales, de comprobarse estos vínculos, EEUU tomaría el camino de exigir la extradición de Makled a territorio norteamericano, una decisión que de producirse despertaría mucha ansiedad en el Presidente venezolano.

Larry Palmer

Hay un número de agentes, con distintas agendas, buscando sustanciar los vínculos de Venezuela con Irán (a través de supuestas transacciones bancarias, el Hezbollah y los Quds iraníes, y hasta rumores del emplazamiento de misiles iraníes en territorio venezolano). Estos rumores pueden ser exagerados, pero la simple mención de Irán, es una manera efectiva de que Washington se ocupe y preocupe.

Es muy probable que Estados Unidos continúe actuando con prudencia en relación a Venezuela, pero si decidiera ejercer presiones para lograr la extradición de Makled, las tensiones entre los dos países aumentarían considerablemente.
Traducción ABC de la semana

Copyright 2010 STRATFOR.

 
Top