Mourinho no confía en los jóvenes

José Mourinho

Pese a contar con la plantilla más joven de su carrera, el entrenador del Madrid da poca importancia a los canteranos en su proyecto y prefiere jugadores expertos

  • DIEGO TORRES – Madrid –

Hay clubes aptos para formar jugadores y entrenadores con un don para la pedagogía. Hace más de una década que el Madrid dejó de ser un equipo hospitalario para los canteranos y su nuevo entrenador, José Mourinho, no responde al perfil de maestro paciente y sosegado. No se lo puede permitir. El técnico experimentó el mismo fenómeno que el club que le contrató. Cuanto más se asocia su nombre al éxito más se obstina en acumular trofeos. Cuanto más presión se auto impone, menos confía en los jóvenes. Ahora, en el Madrid, prefiere dar vuelo a los suplentes que foguear a los chicos porque no confía en ellos para las grandes citas.

Sergio Canales

“Mourinho da una trascendencia terrible al próximo partido”, dicen en el vestuario, para explicar su negativa a contar con jugadores inexpertos y pensar en el futuro. Álvaro Morata es el caso más notable. El jueves en la Copa, el nueve del Castilla, de 18 años, calentó en la banda del Ciutat de Valencia hasta que en el minuto 70 Mourinho le mandó que se pusiera el chándal. Cuando regresó a su asiento la promesa de Valdebebas completó el gesto simbólico que cerró una etapa. Sus meses bajo el ala de Mourinho suman un total de cuatro minutos en Liga. Si el entrenador no le aprovechó ante el Levante, en el que seguramente sea el partido más irrelevante en lo que queda de temporada, tras el 8-0 de la ida, significa que no le necesitará más. Cuando Mourinho pide un nueve para suplir a Higuaín, pide dos cosas: un nueve y un adulto.

La vida reserva giros inesperados hasta para Mourinho, de quien sus acólitos aseguran que lo controla todo. La paradoja más grande de su aventura en el Madrid es que afronta el reto más difícil de su carrera con la plantilla más joven que ha tenido nunca. La media de edad del Madrid es inferior a 26 años. “¡Éste es un equipo de niños!”, repetía el técnico a principios de temporada. “¡Son niños!”.

En el equipo titular del Madrid figuran seis menores de 25: Khedira, Özil, Benzema, Higuaín, Marcelo y Di María. Para el estándar de Mourinho, un menor de 25 años es “un niño”. Un cadete con el que solo se puede contar en casos excepcionales. El Oporto que conquistó la Champions en 2004 tenía una media de edad de 28 años. Mourinho solo empleó con cierta asiduidad a dos menores de 25: Carlos Alberto y Paulo Ferreira. En el equipo titular, los inmediatamente más veteranos eran McCarthy y Maniche, ambos con 25 años cumplidos.

Desde hace meses Mourinho remacha que le falta un nueve. Uno de los nueves que le propuso contratar al Madrid fue Hugo Almeida. En 2002, cuando llegó al Oporto, Mourinho se encontró con Almeida en la plantilla y lo cedió al Leiria. Lo repescó al año siguiente. Almeida tenía 19 años. Mourinho valoraba sus aptitudes pero ahora las aprecia más. En la temporada 2003- 2004 no se fio de su inmadurez: Almeida solo dispuso de 104 minutos de juego.

Mourinho dice que le gusta atraer la presión. Pero prefiere soportarla en compañía de veteranos. En 2006 la edad media del Chelsea era de 27 años y en su once más regular solo figuraron dos menores de 25: Cech y Essien, ambos de 24. En el Inter la edad media se elevó a más de 29. Balotelli, de 20, no fue titular y tuvo muchos problemas con el técnico. El más joven de los titulares fue Sneijder, de 26. La misma edad de Quaresma, que tampoco logró adaptarse a los rigores del hombre que lo recomendó. “En el Inter lloraba cada vez que iba a entrenarse”, dijo el lisboeta.

Alvaro Morata

Pedro León, Granero, y sobre todo Sergio Canales, han padecido el recelo de Mourinho hacia los jugadores sin largo recorrido. Canales es uno de los sub 20 con más prestigio en España. Sin embargo, desde que trabaja a las órdenes de Mourinho no ha evolucionado. Sus compañeros le ven cada día más melancólico. Las críticas públicas que le dedicó el técnico le han hecho daño y no sabe cómo revertir su situación. O mejor dicho: lo empieza a sospechar. Mourinho no es apto para menores. Y este Madrid ya tiene demasiados para su gusto.

 
Top