El ABC de Henrique Salas Römer, primer gobernador electo de Carabobo, fundador y primer Presidente la Asociación de Gobernadores de Venezuela

Por Motivo de un Twit…

El día domingo, 9 de enero, nos sorprendió el siguiente twit:
@h_salasromer DIA DE REFLEXION. Hoy se cumplen 21 años de mi Toma de Posesión c/ primer Gobernador d Carabobo, electo x voluntad popular. Lo mismo ocurrió en todo el país. El 9 de enero estalló la Alegría. Al fin podíamos, en cada estado y localidad, elegir a quienes nos gobernarían. Veintiún años han transcurrido, mayoría de edad. Hora de hacer balance. Tiempo justo p/la reflexión. Un abrazo fraterno a quienes con nosotros hicieron posible el inicio de esta nueva Era. El tiempo de maduración ha terminado. Es la hora de avanzar. (über twitter)

Lo siguió otro, de similar factura:
@h_salasromer REFLEXION. Si aún existe democracia es xq cualquiera el color político, tenemos gobernadores/alcaldes electos x voluntad popular.

Periodistas al fin, no pudimos resistir la tentación de llamarlo.
Gobernador, le dije (confieso que me cuesta trabajo no seguirlo llamando gobernador.. ¿Qué lo llevó a enviar esos twits? Te diré la verdad, respondió. Fue un mensaje de Fabio Solano, tú lo conoces, el columnista que se mete los domingos en la Máquina del Tiempo y reporta acontecimientos del pasado como si estuvieran ocurriendo hoy. Bien, fue su mensaje el que me estimuló a enviarlos.

Claro que conozco a Solano, le respondí, pero dígame, gobernador, que decía ese mensaje. Te lo envío, Heras, dame tu dirección electrónica, no creo que Fabio tenga inconveniente en que se publique si lo desean.

Y esto fue lo que nos llegó:
“Fabio Solano: Como está gobernador, tengo entendido que hace 21 años Ud. tomo posesión por primera vez. En esa época yo apenas tenía unos dos o tres años de haber llegado a Valencia, y solo entendí que el que se suponía el "cacique" de la región estaba siendo desplazado por un nuevo y cuasi-desconocido dirigente y, por supuesto, no valoraba en ese momento, como le sucedió a mucha gente, la magnitud de lo sucedido. El tiempo se encargó de demostrar que el cambio era real, tanto que luego hubo reelección con una buena ventaja. Quizás esa elección suya fue el campanazo, que no fue oído por muchos, de los tiempos por venir, del cambio socio-político que se avecinaba. Creo que Ud. inicio muchas cosas positivas e impactantes que luego se reflejaron en el país, y eso parece que no les gustó a los caraqueños y por ello obstaculizaron que ese cambio suyo llegara a toda Venezuela. Pero la pelea y es peleando y ahora, 21 años después de aquel remezón en Carabobo creo que sigue teniendo validez el cambio de acuerdo con su visión. Las condiciones son diferentes, pero la esencia sigue ahí, respeto al ciudadano, las tres D, vecinos unidos, y lo demás que significa básicamente una mejor calidad de vida para millones. Ojala se produzca la oportunidad del resurgimiento de todo eso, en bien de los venezolanos. Feliz cumpleaños”.

Dhameliz Díaz

Henrique Salas Römer

“No lograrás llevarme a que vea la situación política como un pleito entre el Gobierno y la Oposición”, reta el ex gobernador del estado Carabobo, Henrique Salas Römer, al acorralarlo con interrogantes sobre su pasividad frente a la revolución. Contesta con firmeza. “En nuestro caso no fue tibia, sino inteligente la defensa de la descentralización de los puertos y aeropuertos cuando le quitaron la competencia a los gobernadores”.

Los primeros despojos.

“La gente está obcecada en una lucha entre Gobierno y Oposición como lo ha planteado Chávez, pero lo que está en desarrollo es la batalla entre La Centralización y La Descentralización”.

Despliega su argumento. “Se le da más valor a la Oposición en la medida que ataque a Chávez y no se enfoca en lo sustantivo”. Luego se ubica en su trinchera: Yo lucho por la descentralización.

En su casa colonial en Guaparo, el primer mandatario regional electo, hace un paréntesis para referirse al proceso que comenzó en 1989 con la elección, por primera vez, de los gobernadores y alcaldes. Por esta fecha se suman 20 años. “Representé la revolución de la sociedad civil”.

Justifica su postura de hoy. “Hemos atacado las razones por las cuales se estaba produciendo la recentralización de los puertos: Proteger las mafias que funcionan en los muelles. Era más compresible para la población”.

Es optimista a pesar del avance recentralizador. “Las raíces que sembramos de La Descentralización se mantienen tercamente. Ante el aura de victoria del Gobierno Nacional por haber ganado la mayoría de gobernaciones y alcaldías, mi comentario fue: Se acabó el proyecto chavista, porque se está inoculando con el germen de su autodestrucción. La descentralización no es otra cosa que compartir el poder y la gente se hace mas dueña de su propio destino”.

Invita a entender el momento que estamos viviendo desde una perspectiva más amplia. “La Descentralización no está en peligro. Están secuestrados algunos de sus instrumentos, pero tenemos que realizar la mejor gestión con lo que está a nuestro alcance, porque no podemos permitir que el pueblo sea el afectado”.

Como fundador de Proyecto Venezuela, asume como inevitables los señalamientos en su contra. Su particular estilo de conducción, lo precisamos, parece indicar poca democracia interna. Usted siempre tiene la última palabra. “La imagen de fundador no puede desaparecer”, responde sin alterarse. “Fui la raíz, quien postuló la idea del humanismo societario, quien quiso remozar las relaciones de subordinación para hacerlas de mutua responsabilidades entre el Estado y la sociedad civil, sin que el Estado pierda la primacía. Pueden darme cualquier calificativo, es malo, bueno, mandamás, manda menos, pero eres una realidad. No has visto entre nosotros divisiones, ni gente que salga por allí gritando.”

Tiene bien controlada su monarquía…

Más bien los nuestros se sienten a gusto, responde sin engancharse. Como estratega político no da un solo paso sin consultar las encuestas. “Me gusta ver los hechos en perspectiva”.

Se apoderó del estado Carabobo cuando derrotó contra todo pronóstico al partido Acción Democrática controlado férreamente por la familia Celli.

Todavía hoy, esa victoria política le da dividendos.

La falsa batalla

¿Por qué La Descentralización tampoco ha sido defendida con fuerza por los ciudadanos en las regiones? ¿Será que no se tradujo en la práctica en bienestar ni mejor calidad de vida?

– En estos años se ha utilizado la argucia de plantear que la lucha política es entre las fuerzas de avanzadas, los revolucionarios y los héroes contra los oligarcas, los ricos, la derecha y todo lo demás. Ha sido la fórmula de encubrir al centralismo y al militarismo que se está apoderando de los poderes delegados a las regiones.

No me ha respondido. ¿Por qué los porteños, por ejemplo, no se plantaron frente a La Recentralización del Puerto de Puerto Cabello?

– En este momento hay un ala radical en el chavismo y otra en la Oposición que son las más visibles. Esos sectores no entienden que la lucha es entre el centralismo y la descentralización, enfocándola como si fuera entre el Gobierno y la Oposición; no le dan valor a los elementos que no encajen dentro de ese esquema.

Es gravísimo porque supone que la Oposición existe en la medida que el presidente Chávez haga o deje de hacer. Él irradia y ella es como una luna, un reflejo. Los venezolanos perdimos la perspectiva de lo que representó la primera elección de gobernadores y alcaldes en 1989, inmersos como estamos -para configurarlo de alguna manera- en una especie de Guerra Fría imaginaria entre el bloque comunista y capitalista. No es así. La batalla que nunca podrá ganar el centralismo, sigue siendo contra la descentralización, que ha penetrado los intersticios del chavismo.

¿Será que los recursos producto de La Descentralización a su vez se quedaron centralizados en la gobernación?

– Yo soy de Puerto Cabello, el único municipio que no puede decir eso. Le asigné tres veces más de lo que le correspondía en base a lo que necesitaba. Le construí todo el sistema de cloacas para evitar que se anegara, el problema reapareció porque las bombas no están funcionando debidamente. Equipe todos sus barrios…

Se le recuperó la zona colonial para que consolidara su vocación turística. Henrique Fernando se ocupó de rehabilitar el Hospital Prince Lara y entregarlo nuevo, pero en cuatro años de la máquina destructora que nos mandaron para acá, de nuevo está en el suelo.

¿Por qué entonces los lugareños, los mismos valencianos no han defendido la descentralización?

– Porque el pleito no está planteado así, sino entre el Gobierno y la Oposición.

Por razones de concentración mediática, incluso de rating y circulación en este momento lo que está en la mente de todo el mundo es la absurda diatriba entre Gobierno y Oposición, cuando en la práctica es un momento de quiebre histórico donde participan dos movimientos: Uno revolucionario en nuestro tiempo que es la descentralización, el respeto al ciudadano, la profundización de la democracia, la inclusión social y el otro, contra-revolucionario representado por el gobierno de Hugo Chávez Frías, que viene de regreso hacia la centralización y la exclusión.

Pero toda la estructura que consolida el presidente Chávez ofrece el empoderamiento de los sectores más necesitados de la población. Los Consejos Comunales ya están recibiendo recursos para fortalecerlos y quebrar a los gobiernos locales.

Lo que está haciendo Hugo Chávez es utilizar el mecanismo de la representación popular con el fin de restarle poder a aquellas instancias que nacen de la voluntad popular, para manejarlas directamente desde Miraflores.

Ningún gobernante ha trabajado más con la gente que yo o Henrique Fernando que ha seguido la misma política. Creamos la Casa del Vecino, incorporamos a la administración pública a gente de todas las tendencias y le conferimos poder a las comunidades.

La participación ciudadana puede ser utilizada para el sometimiento como lo estamos viendo: un proceso dirigido a acabar con los consejos municipales para crear organismos más pequeños que dependan totalmente del poder central.

En lo que sí coincido con lo que está haciendo Chávez, por los estudios que he hecho – no soy sociólogo pero me fijo mucho en el comportamiento de las comunidades- es que tiene que haber una autoridad electa, no necesariamente un alcalde, por cada 30 mil habitantes máximo 60 mil.  En algunos países lo llaman sheriff, en otros representantes, que pudieran integrar una especie de consejo para hacer más efectiva la participación en la solución de los problemas. Pero los propósitos de los consejos comunales son distintos según la intención que se tenga.

No son subordinados

Durante la intentona golpista del teniente coronel Hugo Chávez Frías, el 4 de febrero de 1992, usted y otros mandatarios regionales dieron la cara para salvar la democracia. Historiadores como Fernando Mires coinciden que desde el Estado se están produciendo los golpes a la democracia. Ni usted, ni el gobernador de Carabobo, ni algún vocero de Proyecto Venezuela mantienen la misma actitud combatiente. ¿Por qué esa distancia de los otros gobernadores y alcaldes de la fuerza democrática?

Henrique Salas Römer entra a Caracas, encabezando una tropa de hombres rudos de a caballo, y también de hermosas amazonas. Alicia Machado, Miss Universo 1996, cabalga a su lado. Fue en noviembre de 1998. Caracas jamás había visto tantos caballos recorrer sus calles, 5.400 en total. Los principales canales silenciaron el acontecimiento.

– Yo más bien preguntaría ¿por qué haciendo todo eso el gobernador de Carabobo mantiene un 76% de aprobación de su gestión?

¿Estaríamos hablando de defender la democracia o de conservar el poder en Carabobo?

– No, no, no. Un hombre de estado tiene que saber lo que viene después y moverse desde esa perspectiva.

Cuando Chávez se haya marchado, Venezuela será un país muy difícil de gobernar y el único asidero que tendrá el Presidente serán los gobernadores y alcaldes de todos los partidos, subrayó la palabra todos.

Ellos serán los únicos portadores de la legitimidad que otorga el voto popular.

Recordarás que a mí me tocó gobernar con 80% de alcaldes de la tolda política que había derrotado. Henrique Fernando vive la misma situación y sin embargo el estado funciona.

Quizás no hay relaciones abiertas entre el gobernador y los alcaldes opuestos, pero sí desde el punto de vista técnico para solucionar los problemas, en una especie de cogobierno con las figuras subregionales.

¿De cuál tipo de gobernadores y alcaldes está hablando a futuro? La aprobación de la Ley de Consejo Federal de Gobierno dejará a las gobernaciones y alcaldías como instituciones decorativas, con poco o ningún poder de acción independiente del Ejecutivo Nacional.

– Te garantizo que eso no sucederá

¿En qué se basa su certeza?

– En lo único que me guía a mí en la política: El sexto sentido.

¿Su sexto sentido?

– Los números también me dicen que la gente rechaza totalmente la eliminación de las alcaldías y por supuesto las gobernaciones.

Quizás no los eliminará, minimizará sus competencias

– Te estoy hablando del país que vendrá después, el cual habrá que gobernarlo como se ha demostrado hemos podido hacerlo en Carabobo. No tienes que convertir a tus gobernadores y alcaldes en subordinados para manejar el país, como no ha sido necesario hacerlo aquí.

Te digo algo más, espero no ofender a nadie porque no me creo dueño de la verdad: Cualquier exceso opositor para reclamar recursos para la descentralización es torpe, porque no toma en cuenta que gobernadores y alcaldes del chavismo son igualmente víctimas de las restricciones. Ellos son aliados silenciosos de los esfuerzos que adelanta el gobernador de Carabobo para la recuperación de esos recursos.

No se trata de no luchar, sino de hacerlo en la dialéctica de nuestro tiempo que no es entre ricos y pobres, sino de los ciudadanos frente a un Estado omnipresente y de las regiones frente a la megalomanía de las roscas del poder de la capital.

Fuente: @el-carabobeño

 
Top