Instalación de AN estabiliza sistema político venezolano

Leopoldo Puchi

Enfoque
Leopoldo Puchi
elepuchi@gmail.com

Flash ROJO

El talón de Aquiles del gobierno es su mala gestión, las fallas de los servicios públicos y la baja productividad de la economía. Chávez se defendió, en lo que pudo, durante la presentación de la Memoria y Cuenta. Mostró logros en materia social, pero en un cuadro general de ineficiencia. Por más  jarabe de lengua, no pudo dar explicaciones sobre la inflación (27,2%), la recesión económica por tercer año consecutivo a pesar de la recuperación de los ingresos petroleros, la disminución del consumo de alimentos y la delincuencia.

La estabilización del sistema pasa por un intenso debate y la confrontación de proyectos

Si la Ley Habilitante va a ser recortada y se vetó la Ley de Universidades, lo más lógico es que eche para atrás la Ley anti talanquera. No porque sea bueno que la gente ande brincando, sino porque  es una norma partidocrática que va muy pero muy abiertamente en contra de lo que es la vida parlamentaria. Lo que debe prevalecer es la conciencia y la voluntad de los electores. Para eso fue que se creó el referendo revocatorio.

Luego de las inundaciones, lo más difícil es la reconstrucción. Se han tomado algunas medidas, pero no se conoce un plan completo para la construcción de viviendas. Se deben emprender de manera masiva urbanismos y movimientos de tierra. Pero esto va con mucha lentitud. Tampoco se han establecido las reglas claras sobre los precios de compra, venta y alquileres. Todo esto paraliza el mercado, la construcción y la inversión privada. ¿Qué se informará en el mensaje presidencial de 2012? ¿Que para 2013, sí?

Flash NEGRO

Ya se le dio el ejecútese a la Ley de Emolumentos, que limita los sueldos astronómicos en la administración pública. Un justo reclamo ciudadano. Pero ahora resulta que una de las ONG de la oposición, “Trasparencia Venezuela”, ha salido a condenar la regulación, porque dizque bajar los altísimos ingresos del TSJ va a generar corrupción. Esto le resta seriedad a esa organización, y a la oposición en su conjunto, porque no puede ser que si no se aprueba una cosa, está mal, y si se aprueba, también. El chingo y el sin nariz.

La Iglesia Católica pudiera jugar un rol importante como instancia mediadora de diálogo y de apertura al debate de ideas entre las corrientes que se enfrentan en la sociedad venezolana. Sin embargo, continúa comportándose como parte de uno de los sectores en pugna. El reciente documento de la Conferencia Episcopal bien pudiera ser el de uno de los partidos de la MUD, pero no de quien está en la obligación de empinarse por encima de la polarización.

Alfredo Ramos marcó una pauta diferente en la actuación de la oposición. Al tomar la palabra cuando intervenía Chávez en la Asamblea, no lo hizo con el estribillo de “tirano” o “dictador”, sino que se colocó desde la perspectiva de una demanda social muy sentida, la de los que no pudieron alcanzar la pensión por fallas en el Seguro, y la de los pensionados que aspiran a los cesta-tickets, que bien pudieran ser para medicinas. El sentido común es el mejor de los sentidos.

DESDE LA SALA SITUACIONAL

El sistema se estabiliza

Con la instalación de la Asamblea Nacional se ha dado un paso importante en la estabilización del sistema político venezolano. Los factores políticos de la oposición que hace cinco años habían tomado el atajo de la abstención, regresan a la vida democrática con una significativa representación. El discurso del Presidente y la manera en que transcurrió la presentación de su Memoria y Cuenta son parte de un proceso de normalización que debe ser valorado en sus justas dimensiones.

Memoria y Cuenta

No es lo mismo el careo político dentro de los límites de un sistema, que la confrontación que se produce cuando éste no es aceptado. El evento de la presentación de la Memoria y Cuenta configura, en sí mismo, un nuevo cuadro político: la oposición acepta la legitimidad del Presidente y no lo asume como un usurpador; Chávez, por su parte,  admite la realidad de la representación política de una porción del país que lo adversa.

Visiones excluyentes

Que esto sea así no significa que todo sea cantar y coser. En cada bando pervive, con mucha fuerza, una visión, una inclinación, excluyente del otro. Así que todavía son largos los tramos que faltan para consolidar el sistema que comenzó a emerger en el acto constituyente de 1999, con su reacomodo de fuerzas sociales y la nueva legalidad constitucional, que no es una simple versión revisada de las constituciones anteriores.

Reajustes y rupturas

Sin embargo, para que este proceso de normalización se desarrolle con un mayor empuje y certidumbre, es necesario que los actores políticos se remodelen y ajusten. Del lado del Gobierno, produciendo una ruptura clara y abierta con el modelo estalinista, en lo económico y político. Del lado de la oposición, admitiendo que dentro del nuevo modelo es válida una economía mixta y la ampliación de la participación más allá de la democracia representativa.

De enemigos a adversarios

Así pues, la estabilización del sistema pasa por un intenso y profundo debate. Confrontación de visiones y proyectos, con las cartas sobre  la mesa. Sólo de este modo los enemigos se convierten en adversarios, es decir, en actores que comparten los elementos básicos del acto constituyente de 1999. Maduración, desde ahora, sin rupturas.

 
Top