Solución a damnificados debe hacerse con mucha seriedad y responsabilidad

Leopoldo Puchi


Enfoque
Leopoldo Puchi

elepuchi@gmail.com

Flash ROJO

Ciertamente Chávez hizo un llamado al diálogo en la Asamblea. Pero en un clima de tanta tensión y polarización esto no va a ocurrir de un día para otro. El tono presidencial siempre ha sido pugnaz, lo que no facilita el diálogo. Y en la oposición hay sectores que lo único que quieren es verlo preso. Si en verdad el Gobierno desea una apertura, está en la obligación de sostener el mensaje aunque no encuentre eco en lo inmediato. No puede mandar a la oposición, cuatro días después, “a lavarse el paltó”. Así nadie creerá que se trata de una propuesta sincera.

Candidatura de Álvarez Paz luce como la más adecuada desde una posición rupturista.

Es contradictorio que el Gobierno se proponga recuperar la influencia en la clase media y al mismo tiempo se produzcan invasiones donde ésta vive.  A los damnificados hay que darles soluciones, pero por más que se trate de terrenos baldíos, debe hacerse con mucha responsabilidad y seriedad, porque se genera un temor generalizado entre propietarios y no propietarios. De nada vale que un día Elías Jaua diga que se respeta la propiedad y al otro se sientan amenazados los dueños de casas o apartamentos.

La principal causa de la caída de la economía en 2010 se debió a la crisis de la electricidad. Además parte del petróleo que produce tuvo que utilizarse  para la generación termoeléctrica, con una pérdida de 2.500 millones de dólares. Por eso es tan preocupante el atraso que existe en poner al día el sistema, lo que puede impedir la recuperación económica este año. Hay una capacidad de 24.500 kilovatios, pero 7.000 no están disponibles.

Flash NEGRO

Hay sectores de la Oposición que consideran que tienen ya el triunfo de 2012 en el bolsillo. Que se gana como sea. Irreversible. Tal vez por eso se fueron en generalidades en la Asamblea, sin dominar bien las cifras ni atender la parte política del discurso de Chávez. Era la oportunidad para enviarle al país un mensaje constructivo, de disposición a colaborar ante la tragedia de las inundaciones, de presentarse como parte del nuevo sistema que comenzó a desarrollare en el país a partir del acto constituyente de 1999. Una actitud desde fuera del sistema no permite un dialogo integrador ni desencadenar la dinámica gobierno- oposición.

El edificio donde funciona el INTI en el Sur del Lago fue incendiado. Ya antes de las expropiaciones algunos productores habían anunciado que tendrían que “sacarlos muertos”. Lo natural era que los medios y otros factores de oposición hubieran condenado el hecho. Pero esta vez guardó un silencio inexplicable, por más que se diga que debe hacerse una investigación seria y sin prejuicios. La vía de la lucha armada no lleva a ninguna parte.

En el Parlatino se está discutiendo el respaldo al ingreso de Venezuela en el Mercosur. La MUD ha dicho que está de acuerdo con esta posición pero a la hora de votar ha puesto condiciones, como si se tratara de algo con lo que se puede regatear. Esto contrasta con las orientaciones estratégicas de la MUD, en las que se establece que hay que mostrar la capacidad de gobernar sin exclusiones y más allá de las diferencias, colocando el interés nacional por encima de todo.

DESDE LA SALA SITUACIONAL

La candidatura de Álvarez Paz

Ha llegado el momento de comenzar a evaluar las candidaturas presidenciales. Oswaldo Álvarez Paz ya ha lanzado la suya, y se dedica a tiempo completo a “preparar el nuevo gobierno”. Quizás muchos puedan ver una contradicción en esta decisión, pues en diferentes oportunidades Álvarez Paz se ha mostrado renuente ante los procesos electorales y ha sido partidario de otros métodos de lucha como los que se cobijan bajo el periódicamente invocado 350 constitucional.

Que la tortilla se vuelva

Sin embargo, no es en el método de lucha en lo que reside la coherencia de la decisión de Álvarez Paz, sino en la noción de ruptura total -de tortilla que se voltea- que sustenta su visión sobre lo que está ocurriendo y debe ocurrir en el país. Por supuesto, en esto no está solo el viejo líder de Copei, otros candidatos se ubican en la misma óptica, pero sí es él quién expresa la idea con mayor convicción y diafanidad.

Guerra civil

El aniversario del 23 de Enero de 1958 puede servir para ilustrar esa noción de ruptura, su alcance y significado. Álvarez Paz, y un núcleo importante de dirigentes de oposición, considera que el gobierno de Chávez es simplemente una versión actualizada de una dictadura como la de Pérez Jiménez, por lo que un cambio político no puede ser algo distinto a una ruptura, una transición, es decir, la sustitución de un sistema por otro, bien sea por la vía electoral, o a través de un golpe o una guerra civil.

Pérez Jiménez

En esta perspectiva dilemática no cabe hablar de alternancia democrática, como tampoco puede hacerse si se asimila el período del “puntofijismo” a una dictadura al modo de Pérez Jiménez, como lo ha hecho el sector gubernamental. Bajo esta lógica no es posible el diálogo sino la negociación, no hay acuerdos sino armisticios. Las elecciones son la guerra por otros medios.

Alternancia democrática

Para esa visión rupturista, la candidatura de Álvarez Paz es prístina y la más adecuada. Sin embargo, habría que preguntarse si en la oposición existe un criterio diferente al de la ruptura y si un sector admite el concepto de alternancia dentro de un conjunto de parámetros de un sistema compartido con el chavismo. De ser así, tendría sentido una candidatura distinta. Si no, se trataría de una simple discusión de mercadeo o de ambiciones personales.

 
Top