Proeza de Jhonattan Vegas revive el golf en Venezuela

Fabiola Sánchez

Si el joven golfista Jhonattan Vegas, que acaba de ganar en forma sensacional el tour de la PGA, deseara comenzar esa disciplina hoy, sería imposible debido a que el campo donde aprendió a jugar –el único al que podía tener acceso por su origen humilde–, fue cerrado por el gobierno del presidente Hugo Chávez, que considera el golf un “deporte burgués”.

Vegas, de 26 años, logró ganar en octubre del año pasado en el Abierto de Wichita en Estados Unidos, el sueño de por lo menos cuatro generaciones de golfistas venezolanos de acceder al circuito más prestigioso del mundo, el PGA. Y ganarlo es la cristalización de esa ilusión.

La llegada de Vegas a la PGA con tan solo dos años como profesional es considerada en Venezuela como una proeza y se lo considera la gran esperanza para salvar un deporte que no es bien visto por el gobierno de Chávez, el cual cerró seis campos en los últimos siete años, y ha amenazado con expropiar algunos campos de clubes privados.

Consciente del difícil momento que enfrenta el golf en Venezuela por la pérdida de campos y las limitaciones que tienen las personas de origen pobre como él para practicar esa disciplina debido a la falta de campos públicos, Vegas se ha propuesto impulsar el deporte aprovechando la fama que ha alcanzado.

“Una de las cosas que aspiro hacer es llevar ese deporte a la gente y que la gente comience a conocer mucho más al golf”, afirmó el golfista en entrevista con la AP.

Deporte “burgués”

Al preguntársele si considera el golf un “deporte burgués”, como dice Chávez, Vegas dijo que “nosotros mismo hemos creado ese estigma porque en realidad no hemos hecho nada por llevarle el golf a la gente. Las únicas personas que han tenido el privilegio de poder utilizar las instalaciones golfísticas son las personas que tienen poder adquisitivo”.

“Nuestra institución como país no ha hecho absolutamente nada por crear un sistema donde cualquier niño en la calle pueda venir a pegarle a las pelotas de golf, a aprender de golf… Vamos a ver si de aquí en adelante cambiamos ese paradigma”, agregó.

Cientos de personas que acudieron a mediados de noviembre del año pasado al campeonato nacional de golf en Caracas, disfrutaron de cerca al espigado joven de tez morena y amplia sonrisa, que desbordaba simpatía por donde pasaba tendiéndole la mano a todo el que lo saludaba, fotografiándose con niños, regalando autógrafos, y hasta sosteniendo breves charlas con algunos humildes caddies que al verlo le gritaban cariñosamente “epa bicho dame un autógrafo”.

Su historia

Vegas creció junto a sus padres y tres hermanos en un campamento petrolero de la remota localidad oriental de Morichal, estado Monagas, donde su papá trabajaba como encargado de las áreas verdes del campo de golf y del suministro de alimentos al club de los empleados petroleros.

“Venimos de una familia súper humilde que siempre tuvo que trabajar para lograr las cosas. Nunca fuimos una familia que lo tuvo todo, pero mi papá siempre dio todo lo que tenía por darnos esa oportunidad de utilizar el deporte”, afirmó el golfista.

La cercanía al campo de Morichal y la afición de su padre por el golf despertaron desde pequeño el interés de Vegas y sus otros tres hermanos por el deporte. Es así como a los dos años Jhonattan comenzó a imitar el swing de su papá golpeando con palos de escoba, en posición de golfista, cualquier objeto que se le atravesaba, relató Carlos Vegas, progenitor del deportista.

“Lo primero fueron unos palos de plástico, y luego como a los dos años y medio hubo que recortarle unos palitos de golf, como tres hierros, para que hiciera lo que más le gustaba”, agregó el padre.

A fin de consolidar la formación deportiva de Jhonattan su padre lo llevó a mediados de los noventa a una escuela infantil de golf en la población oriental de Punta de Mata, que funcionaba también dentro de un campamento petrolero, que era manejada por el experimentado golfista venezolano Franci Betancourt.

La entrada a la nueva escuela le abrió a Jhonattan la posibilidad de fortalecer su formación como deportista y crear una estrecha relación con Betancourt, quien se convirtió en su gran guía e inseparable entrenador.

A los 17 años Jhonattan dio un gran paso en su carrera al ganar el campeonato Nacional Juvenil.

Tras esa victoria Jhonattan decide probar suerte en los Estados Unidos para estudiar el inglés, cursar una carrera universitaria y avanzar su formación deportiva. En la universidad de Texas, en Austin, el joven obtuvo una beca completa para estudiar kinesiología y practicar el golf por cuatro años y medio. Al graduarse de kinesiólogo el deportista decidió concentrase en el golf y es así como logra una serie de torneos que le permiten ubicarse en el puesto once del golf amateur estadounidense.

En el año 2008 Jhonattan pasó al golf profesional y en agosto pasado ganó el torneo Preferred Health Systems Wichita Open que le permitió clasificarse en el séptimo puesto del Nationwide Tour y asegurar la tarjeta para jugar en la PGA.

Su triunfo en el Bob Hope Classic lo catapultó desde el puesto 376 al 86 en el ranking mundial del golf profesional. Sus allegados aspiran que en un futuro no muy lejano se ubique entre los 20 golfistas más importantes del mundo. Jhonattan Vegas tiene condiciones, fuerza y mucho entusiasmo para lograr esa meta. Él es pionero en el PGA y hoy día goza de la admiración de todos los venezolanos.

Cifras para pensar

Juan Nutt dijo a la AP que los cierres que se han dado en los últimos siete años de los campos de las poblaciones orientales de Anaco, San Tomé, Punta de Mata, Quiriquiri y Morichal, que funcionaban dentro de instalaciones petroleras, así como la pérdida de un campo en la Isla de Margarita, que pertenecía a un hotel que fue expropiado por el gobierno el año pasado, han afectado la expansión del deporte.

El directivo indicó que las amenazas de expropiación de algunos campos de clubes privados que ha realizado Chávez también han paralizado las inversiones en ese sector e impedido la construcción de nuevos campos.

En el país funcionan 17 de campos de golf, de los cuales sólo dos son públicos. Nutt precisó que el país suramericano cuenta con unos 7.000 deportistas registrados en la Federación Venezolana de Golf, mientras que en la PGA de Venezuela tiene alrededor de 100 jugadores inscritos.

 
Top