ARQUITECTURA LEGAL CENTRALISTA

Gerardo Blyde

Gerardo Blyde

Gerardo Blyde
gblyde@gmail.com

No ha eliminado a gobernadores y alcaldes, pero los está vaciando de recursos y competencias

Más allá de los discursos que llaman a la conciliación, hay hechos concretos que apuntan a que la intención verbalizada de trabajar junto a alcaldes y gobernadores no tiene nada que ver con el armazón legal que, desde la extinta Asamblea, se aprobó para vaciarlas de recursos y competencias. Veamos.

Zarpazo 1: Eliminaron los recursos del Fides y del LAEE, que eran fondos públicos para inversión manejados por los alcaldes y gobernadores, junto a los consejos de planificación. Fueron sustituidos por un Fondo de Compensación manejado por el Gobierno que, mediante el Consejo Federal de Gobierno, aprueba los proyectos de inversión y los recursos conforme al “plan socialista nacional”.

Zarpazo 2: Falso cálculo del Situado Constitucional. El 20% de la renta petrolera debe ir a gobernaciones y alcaldías. En el presupuesto el Gobierno nacional y su Asamblea, por tercer año consecutivo, calcularon el barril petrolero a 40 dólares, subestimando así los ingresos. El barril de petróleo estuvo dos años a un promedio de 70 dólares y este año está casi en 100 dólares. El Gobierno no distribuye el situado conforme al ingreso real en la Ley de Presupuesto y se queda con gran parte de los recursos de las regiones.

Zarpazo 3: Se aprobó la Ley Orgánica del Consejo Federal de Gobierno que debería llamarse Consejo Central de Gobierno. Lejos de apoyar a la Federación, sometió a su aprobación todos los proyectos y recursos para inversiones públicas de los recursos que correspondían antes a las regiones. Todos los proyectos a ser financiados, deben adecuarse a los planes socialistas centrales o no contarán con recursos para su ejecución. Se aprobó un baremo para evaluar los proyectos a financiar en el cual el 75% de los criterios usados son meramente políticos. Conforme a ese baremo, una unidad productiva socialista tendrá recursos, una escuela no.

Zarpazo 4: Ley de las Comunas: Crea entidades político territoriales que violan la distribución vertical del poder constitucionalmente establecido (art. 136 CN), consagran la discriminación por razones políticas al establecerse para fines socialistas, limitan la participación popular solo a quienes compartan el socialismo, las hacen completamente dependientes del Gobierno central creando un Estado paralelo al constitucional, invaden competencias legislativas de los concejos municipales y de los parlamentos regionales, invaden competencias constitucionales de las alcaldías en todas las materias (seguridad, ordenamiento urbano, servicios públicos), invaden competencias del poder electoral, anulan a la justicia de paz constitucionalmente consagrada y obliga a transferir competencias y recursos municipales a las comunas.

Zarpazo 5: Reforma a la Ley Orgánica del Poder Público Municipal: Cesó inconstitucionalmente en sus cargos a los miembros de las juntas parroquiales. Crea unas nuevas juntas parroquiales comunales cuya principal misión es servir de herramienta o puerta para la transferencia de competencias y recursos desde las alcaldías a las comunas. Sus miembros serán designados en procesos de segundo grado y no en elecciones universales, directas y secretas. Para ser designado debe ser vocero de un Consejo Comunal, pero el registro de los consejos comunales lo monopoliza el Gobierno y solo registra a aquellos que le son afines.

Zarpazo 6: Reforma a la Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública y la nueva Ley de Planificación Pública y Popular: Desintegra la composición de los CLPP actuales y crea una Asamblea tan grande como sea el número de consejos comunales y grupos socialistas registrados sólo ante el Gobierno, de forma discriminatoria, en donde los alcaldes y concejales no chavistas estarán en aplastante minoría, pues los consejos comunales y los grupos sectoriales mayoritariamente no chavistas no son registrados válidamente por el Gobierno. Esos nuevos consejos de planificación serán los encargados de aprobar el plan de obras que realizará el municipio. Los consejos municipales no podrán en la ordenanza de presupuesto variar el plan de inversión que se apruebe.

Aún faltan más zarpazos. Estos son los más importantes, por ahora. También falta la Ley de Transferencia de Competencias que cerrará el círculo y establecerá cuándo, cómo y a quién le deberán transferir sus competencias las alcaldías y gobernaciones. La extinta Asamblea la tuvo dos veces en agenda pero decidió no aprobarla y dejarla para que el Presidente la promulgue mediante habilitante.

¿Este es el diálogo propuesto por el Presidente? En efecto, no ha eliminado a gobernadores y alcaldes, pero los está vaciando de recursos y competencias. Se acaba la descentralización.

@ELUNIVERSAL

 
Gerardo BlydeGerardo Blyde
Top