BOTADOS EN SOCIALISMO


Víctor Salmerón

En medio del boom petrolero, la administración de Hugo Chávez incrementó la nómina en 80% y el número de trabajadores públicos, que actualmente asciende a 2 millones 268 mil, comienza a hacerse insostenible.

El informe anual de Nelson Merentes, presidente del Banco Central de Venezuela, registra que entre el tercer trimestre del año pasado y el mismo lapso de 2009 el Estado despidió a 140 mil trabajadores. Esta cifra no toma en cuenta los despidos en el Ministerio de Finanzas y otros organismos públicos, ocurridos en diciembre. Las perspectivas para encontrar empleo no son las mejores. La economía acumula seis trimestres de retroceso y los números oficiales indican que los patronos y empleadores no dejan de reducirse.

Pero la conflictividad laboral no se limita a los despidos. En un entorno donde los precios aumentan más rápido que el salario, la capacidad de compra de los empleados públicos registra un descenso de 15% entre el tercer trimestre de 2010 y el mismo lapso de 2009.

El resultado es el inicio de un ciclo de protestas donde los trabajadores exigen aumentos de salario y el cumplimiento de compromisos adquiridos.

La semana pasada un grupo de enfermeras reclamó un incremento de sueldo hasta 5 mil bolívares mensuales. Al mismo tiempo, trabajadores de Avícola ALAS (Alimentos de Aragua Socialista) paralizaron la empresa por el atraso en “pagos de vacaciones, bonos, utilidades y cesta-tickets desde diciembre”.

El atraso en el pago es comprensible. “Antes de la expropiación, la producción diaria era de 31 mil pollos y poco a poco fue bajando hasta llegar a 14 mil pollos”, explicó María Peña, vocera laboral de ALAS al diario El Clarín.

Ante la política de expropiaciones y controles, la inversión privada se redujo al mínimo y las finanzas públicas no permiten ingresar a los trabajadores en el cielo prometido.

Contacto con la realidad.

www.eluniversal.com

 
Victor SalmerónVictor Salmerón
Top