ENCOMENDEROS RUSOS EN EL SUR DEL LAGO

Momentos en que el Presidente venezolano, Hugo Chávez, le obsequia a su homólogo ruso, Dmitri Medvédev, frascos de mermelada de plátano.

Orlando Ochoa Terán
o.ochoa@att.net

Cipayo: Soldados nativos de los siglos XVIII y XIX al servicio de imperios coloniales como el de Rusia, Francia, Portugal o España…

La Encomienda fue una institución colonial española mediante la cual la Corona, una vez que sus tropas conquistaban tierras en posesión de nativos, otorgaba derechos de explotación a sus súbditos sobre un determinado territorio con la obligación por parte del encomendero de percibir los tributos de los indios sometidos a su servicio y transferirlos al tesoro real.

La concepción que justificó esta institución es parecida a la que alega el gobierno bolivariano para despojar a los venezolanos con desarrollos agropecuarios al Sur del Lago. Los indígenas, si bien eran seres humanos, estaban discapacitados como los niños o los débiles mentales o, en este caso, los venezolanos, para el trabajo productivo. Es decir, las tierras y los bienes de los cuales son despojados, según el criterio de los funcionarios (más incompetentes desde que arribó Miranda a la Vela de Coro), no están “en plena producción”.

Una parecida concepción para intervenir, manu militari, 46 haciendas de los productores del Sur del Lago. La diferencia es que los soldados españoles despojaban a los nativos para entregarles las encomiendas a súbditos españoles mientras la corona bolivariana usa soldados nativos para entregarles las tierras a súbditos del imperio ruso. ¿Alguna diferencia con los cipayos de antaño?

Ahora entendemos. La mermelada de plátanos que el presidente Chávez obsequió al Presidente ruso en el Kremlin era en realidad una muestra promocional.

Vladimir Bananas

Aparentemente las tierras ocupadas en el Sur del Lago el pasado mes de diciembre ya habían sido negociadas con la firma rusa JFC (Joint Fruit Company), del oligarca ruso Vladimir Kekhman, mejor conocido en Moscú como Vladimir Bananas.

El crecimiento de JFC ha sido sospechosamente meteórico. Fundada en 1994 en St. Petersburgo, la ciudad del primer ministro Vladimir Putin y el presidente Medvedev, al siguiente año inauguró su primer terminal. En 1997 ya estaba entre los primeros 10 importadores de frutas de Rusia. En 1998 abre un nuevo terminal en Samara e importa directamente de Sur América y África. En 1999 cierra el círculo completo de producción, transporte, logística y distribución y abre un nuevo terminal en Moscú. En 2001 es el primer suplidor de bananas de Rusia con terminales en Krasnodar, Ekaterinburg, Chelyabinsk, Kazan, Nizhny y Novgorod. En 2002 sus ingresos operativos crecieron 300%.

En 2003 la revista Kompanya designó a JFC la Compañía del Año y en 2005 adquiere plantaciones de bananas en Ecuador y 5 buques refrigerados. En 2006 extiende sus plantaciones de bananas y plátanos en Ecuador. En 2007 las amplía aún más con la ayuda del gobierno del presidente Correa. El modelo le servirá al presidente Chávez. Nuevas adquisiciones en Costa Rica. Ese mismo año JFC ingresa a la lista Forbes con sus bananas como uno de los productos más vendidos en el mundo.

República bananera

El blog ruso Kompromat.rus, dedicado a exponer a los miembros de la mafia rusa (rumafia.com), asegura que el más grande cargamento de cocaína llegado al puerto de St. Petersburgo estaba oculto entre los contenedores que transportaban bananas de la empresa de Vladimir Kekhman, JFC. Sin embargo, de acuerdo al contrato entre JFC y MSC, la firma de contenedores, la sucursal de JFC en Guayaquil los selló y el cargamento fue embarcado pero Kekhman alegó que los contenedores fueron violados en el trayecto.

En septiembre de 2009 Standard & Poors le asigna calificación negativa a JFC alegando que estaba “constreñida por una débil liquidez, una agresiva política financiera, subdesarrollada gerencia corporativa, riesgo gerencial y limitada transparencia”.

John Helmer, analista corporativo de Moscú afirma que Kekhman usa etileno para estimular el proceso de maduración de las bananas.

Cuando esto ocurre la concentración de etileno aumenta con la maduración. Mientras más rápido maduran mayores son las cantidades de etileno que liberan con consecuencias para la salud. El etileno puede causar edemas pulmonares según la Organización Mundial de la Salud.

Como un moderno encomendero, la página web de Vladimir Bananas alega haber tenido ingresos operativos de 500 millones de rublos en 2007 y haber cancelado en tributos a Rusia 279 millones de rublos, pero cancelado a Ecuador $650.000. ¿Alguna razón para que sea diferente la encomienda rusa en el Sur del Lago? ¿Entre las decenas de miles de millones de dólares en transacciones entre el gobierno bolivariano con países del Alba, Irán, Rusia, Cuba y Argentina, habrá alguna donde el interés nacional salga bien librado?

 
Top