Calladito

La Pequeña Política
Espantapájaros

Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a advertir.”

Escrito para gente inteligente

Yo quisiera, Águila Uno, que por sólo una semana tú me permitieras dedicarme al resto de los pájaros de los que debo poner a salvo mis cosechas. Afortunadamente, de ellos me preocupo sobre todo por las mañanas y después de la hora del burro, y para ti, tengo las tardes, las nochecitas, las noches, y la madrugada, hasta que el gallo canta. De lo contrario, desde hace mucho tiempo me habrían quebrado las patas o, mejor, la única que tengo, ahora firme sobre su pedestal, y se habrían buscado a otro para cuidar las siembras de tanto pájaro avispado. Pero no, tú concentras, sigues concentrando y, creo, seguirás concentrando para ti al menos por un tiempito más, toda mi atención.

A decir verdad, esta semana pensé que pasarías liso, Águila Uno, por la habilidad que has mostrado al mandar a tus ministros a llevar palo en la Asamblea, para que la gente se distraiga, para que los opositores disfruten de sus pequeñas victorias, para que la gente sienta que todo ha comenzado a cambiar, mientras tú te preparas para todo lo contrario, para que todo siga igual… o para que siga más pior, como dicen más y más los campesinos que siempre me visitan.

La Espada voladora

Para nadie es un secreto que mientras los colombianos, con o sin razón, veneran al Libertador, tú utilizas su memoria para tu propio beneficio. Tampoco es un secreto que ante todo lo que está ocurriendo en el mundo árabe y por lo que te pueda pasar mañana a ti, estás calladito. Sólo Gaddafi te llamó o tú lo llamaste, Águila Uno. Lo dijiste en Maracay. Quizás porque tanto él como Ben Alí, el dictador depuesto de Túnez, recibieron de tus manos la Espada del Libertador. Y hasta estás calladito sobre Mubarak, a quien no le has entregado la Espada voladora, no por algún prurito democrático, que eso ni te va ni te viene, sino porque -desde tiempos de Anwar el-Sadat, aquel pajarraco moreno que lo precedió- Egipto ha jugado a la paz, algo por demás lógico, luego de que ese paisito, Israel, atacado de sorpresa, les infringiera dos vergonzosas derrotas al mundo árabe, primero en 1967, con la Guerra de Seis Días y luego con la Guerra de Yom Kippur, cuya estrategia -si lo sabré yo que soy guerrero- ha servido de modelaje a las grandes potencias. Antes de Yom Kippur, las guerras se peleaban en el frente, como la Oposición en Venezuela, que todavía está mentalmente montada con los gringos del ’44, desembarcando en Normandía, sin darse cuenta de que las guerras modernas se libran detrás de las líneas enemigas. Pero esto es harina de otro costal.

Lo cierto es que Águila Uno se inhibió de entregarle la Espada de Bolívar a este otro dictador, no porque su control de la Fuerza Armada y el control de ésta sobre el resto del país, le fuera repugnante, todo lo contrario, sino porque ¿cómo colocarse del lado de los dictadores, con o sin Espada de Bolívar, cuando el pueblo venezolano, por cultura e intuición, sigue cabalgando imaginariamente con los Lanceros de Páez? Además, ¿cómo tomar partido, cuando mientras más dure el conflicto, más verdines entrarán a su Caja Chica?… y cuando, ojo, debe cuidarse porque…

La emboscada

Mientras tú, Águila Uno, intentas tenderle una emboscada a esa oposición, que quieres hacer regresar a los años ’40, sin darte cuenta de que algunos, todavía lo están, hay otros, que desde afuera, creo que te tienen cercado, y si es así, tú lo sabes.

Les decía al comienzo, que por un momento pensé que esta semana, al fin, quedaría liberado de hablar de Águila Uno, pero me sorprendió un nuevo disparo de los neo granadinos. Y no eran ni Ricaurte, de alcurnia vasca, ni Girardot. Lean amigos lo que me llegó (lo he tenido que editar por razones de espacio, dispensen):

“¡Última Hora! ETA instruyó a las FARC en la selva de Venezuela

Dos ex guerrilleros colombianos interrogados esta tarde por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco declararon que ETA instruyó a las FARC en la selva de Venezuela en el uso de explosivos para cometer atentados y que, en otras técnicas, los etarras les enseñaron a montar coches-bomba y a utilizar teléfonos móviles como iniciadores…

Los antiguos miembros de las FARC señalaron además que los etarras … les instruyeron en el manejo de los explosivos R1, TNT y C4 y que estas colaboraciones en suelo sudamericano tuvieron lugar en los años 2002, 2003, 2005, 2006 y 2008, según explicaron fuentes de la Audiencia Nacional.

El juez Velasco continuará mañana con la toma de declaración, también por videoconferencia, a otros tres ex guerrilleros. Está previsto que el miércoles interrogue por el mismo mecanismo a otros tres arrepentidos.”

MAKLED no fue el último ni el primero

Y fue entonces cuando rebobiné y comencé a recorrer todo el prontuario que te han venido montando, Águila Uno, y creo que es un cerco que se comienza a cerrar. Cuídate, Águila Uno, cuídate.

Primero vino lo del maletín, y los socios de Venoco -luego de ser llevados por el pajarraco Antonini a la trampa que le tenía tendida del FBI- cantaron como unos periquitos.

Luego encontraron los misiles suecos tierra-aire de la FAN venezolana en manos de las FARC. En seguida, Águila Uno, señaló que eso había sido robado en el ataque de Cararabo, sólo que el ataque guerrillero a Cararabo fue perpetrado por el ELN, y no por las FARC, y Águila Uno quedó guillado.

Después vino la acusación del Presidente Uribe, poco antes de entregar el coroto. Para este Espantapájaros, a quien todo le llega, no fue ninguna novedad. Todo el mundo sabe que todo exiliado que se escapa de las garras de Chávez, se marcha al Perú. Pero también que todo bicho con uña que se declara insurgente, sea, ELN, FARC, FBL, Hezbollah, IRA, ETA y pare Ud. de contar, utiliza a Venezuela como santuario. Pero, claro, no es lo mismo que lo denuncie este Espantapájaros, a que lo denuncie el Presidente de Colombia con pruebas filmadas.

Después, vino la acción de la DEA para capturar en Cúcuta, a Walid Makled, según Washington, el tercer capo de la droga más buscado. Lo apresó la Policía colombiana, pero en lugar de colocarlo en una celda de seguridad, los neogranadinos le pusieron todos los micrófonos para que anunciara lo que, privadamente ya les había dicho, y que los gringos han venido recibiendo del propio Makled con todo y los vauchers que él tanto ha cacareado, en los cuales, según su propio testimonio, se demuestra la complicidad de altísimos personeros tuyos, Águila Uno, y de la FAN venezolana, que es como decir la misma cosa, hasta en asuntos de narcotráfico.

Y ahora, esto que me llegó que no hace sino demostrar que las acusaciones de aquel juez español, pudieran tener asidero.

Dejemos a un lado de momento lo de los presos políticos, Águila Uno, y la huelguita de hambre frente a la OEA que no es ni tan huelguita, si hay tanta presión internacional para que al fin venga el insulso Secretario General de la OEA; la acusaciones contra ti en La Haya, que son graves… mientras aquí, en tu propio patio, pajarraco querido, ya no son ni tantos ni tan rojitos… porque calladito, la procesión avanza.

 
EspantapájarosNo photo
Top