El lado equivocado


Michael Rowan
michaelrowan22@gmail.com

Los jóvenes están hartos de las llamadas revoluciones que dan poder a los autócratas

 

Los hechos en el Medio Oriente confirman que Chávez está en el lado equivocado de la historia. Sus 100 millardos de dólares en ayuda internacional desde 2005, principalmente en Irán, se emplean para proteger autocracias, abandonar la modernidad y suprimir libertades. Es un revés trágico del progreso histórico.

Los dirigentes de Irán creen que las revoluciones en Túnez y Egipto a favor de la libertad y la modernidad son una réplica de su revolución islámica contra la libertad y la modernidad. Este sueño absurdo se hizo pesadilla cuando los iraníes salieron a protestar en demanda de empleo, oportunidad y libertad, igual que los egipcios. Los militares aplastaron la protesta, tildándola de conspiración de los supuestos acólitos de Satanás: Estados Unidos e Israel. Súbitamente, Irán perdió su relevancia en el Medio Oriente. Es obvio que el poder político y las armas nucleares son lo que le importa y no el empleo, la vivienda y la paz para los iraníes.

Durante 10 años, Chávez ha catalogado a sus opositores de traidores. Interpuso una acción judicial contra Súmate por una donación de 40.000 dólares que realizó National Endowment for Democracy para impartir talleres sobre transparencia electoral. Ahora, estas dádivas configuran un delito en Venezuela (al igual que en Cuba e Irán). Entretanto, Chávez gasta 250 millones de dólares anuales solamente en los subsidios de combustible en EEUU, cabildeo, abogados, publicidad, relaciones públicas y sitios web para promover su revolución ante quien quiera oír o tomar su dinero.

He aquí lo que acontece en Egipto, Irán y también en Venezuela. El pueblo, especialmente los jóvenes y educados, están hartos de las llamadas revoluciones que dan poder a los autócratas y no brindan los empleos, las oportunidades ni la libertad necesaria para progresar. Esa es la cuestión histórica. La historia no pregunta quién puede mantenerse en el poder de manera vitalicia en Irán o Venezuela o quién tiene un arma nuclear para destruir a Israel. Lo que pregunta es quién brindó las oportunidades para que las personas, especialmente aquellas en la base de la pirámide, tengan un trabajo digno, una casa, una educación sólida para sus hijos y creen empresas libres e innovadoras. De esto se trata y es allí donde Irán y Venezuela son un rotundo fracaso, pese a la propaganda.

 

 

Traducción: Conchita Delgado

@eluniversal

 

 
Top