Los que hacen la diferencia

Bernardo Kliksberg

 

Bernardo Kliksberg
kliksberg@aol.com

 

En el 2010 perecieron 8.1 millones de niños menores de 5 años por causas evitables ligadas a la pobreza, y durante el embarazo o el parto por razones prevenibles 350.000 madres.

Las políticas públicas que quieran cambiar éstos y otros cuadros de pobreza extrema en un mundo opulento en tecnologías y riquezas, tienen ahora un aliado formidable: los emprendedores sociales.

La revista The Economist dice que “una década atrás el término se escuchaba raramente. Actualmente desde Londres hasta Lagos cada uno quiere ser emprendedor social. Las conferencias donde hablan emprendedores sociales son las más atendidas por los alumnos en las escuelas de gerencia líderes”.

Los emprendedores no esperan a nadie. Quieren que la realidad cambie ya para los desfavorecidos, crean ideas innovadoras, y las llevan a la práctica.

Un modelo de emprendedor social es Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz. Descubrió que en su país, Bangladesh, había millones de madres muy pobres, que para poder producir artesanías, o prendas, tenían que pedir prestado a los usureros, y pagar una tasa del 20% mensual, porque nadie quería prestarles. Los usureros se quedaban con todas sus ganancias, e incluso las endeudaban cada vez más.

Yunus creó un banco para prestar a los muy pobres, el Grameen Bank. Inventó el microcrédito. Es de propiedad de los mismos pobres. El 97% de sus préstamos van a mujeres, que los administran escrupulosamente en beneficio de sus familias. En Bangladesh presta 100 millones de dólares mensuales a más de 8 millones de pobres. El 98% pagan puntualmente. Se ha replicado en 80 países. Al empoderar a la mujer, cambió además su situación de discriminación.

En Brasil, un joven ingeniero, Rodrigo Baggio, también confió en los pobres. Creó una red de escuelas de computación en las favelas para formar a los jóvenes como programadores. Ya tienen 700.000 graduados.

En Venezuela Fe y Alegría ayuda a los más humildes. Entre otros programas creó uno para que pudieran cursar la escuela primaria y la secundaria, las trabajadoras domésticas. Se enseñaba por radio. Sus exitosos emprendimientos se han difundido en toda América Latina. También, entre otras organizaciones, es un modelo de emprendimiento Fundana que trabaja para los niños más pobres de Venezuela.

 

En Chile, Un Techo para mi País, formada por profesionales jóvenes, ayuda con métodos muy efectivos a los pobres a autoconstruir su vivienda. Frente al terremoto reciente construyó 25.000 viviendas en tres meses. Ahora está presente en 13 países.

Muhammad Yunus

Jimmy Wales y Larry Sanger, crearon Wikipedia, enciclopedia online gratuita, editada por voluntarios. Tiene 17 millones de artículos en 27 idiomas y dialectos, 400 millones de usuarios mensuales, y 35.000 voluntarios. Un diario inglés la llama “uno de los mayores actos de generosidad acumulativa de la historia”.

Todos ellos y muchos más están haciendo una diferencia para el género humano. Merecen todo el apoyo y, sobre todo, ser emulados.

Termina de salir la nueva obra del autor “Escándalos Éticos” (Temas, Buenos Aires, 2011).

 

 

@ELUNIVERSAL

 
Top