El eslabón perdido

La Pequeña Política
Espantapájaros

Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a advertir.”

Escrito para gente inteligente

 

Descubrir nuevos mundos

Ahora sí que me las complicó Heras, pero a decir verdad, me las hizo también más interesantes porque a mí, créamelo Uds. o no, estimados pajarracos y pajaritas queridas, me gusta la especulación intelectual, apelar al pensamiento horizontal, en fin, salirme de la caja o del cajón, y pensar en con un marco distinto de referencias.

Esa idea de Heras de entrelazar terremotos y tsunamis con estallidos sociales y políticos es fascinante. Imaginarse al terremoto de Haití en enero de 2010, por ejemplo, como precursor de la caída de Ben Alí en Túnez en enero de 2011; al terremoto de Chile, el 27 de febrero de 2010, como precursor del colapso de Mubarak en 2011, y en la erupción del volcán de Islandia en marzo de 2010, como precursor de la revuelta Libia, cada uno de estos estallidos ocurridos doce meses después de los desastres que los anunciaron, es cuando menos interesante, y pone a mi mente a volar, a volar lejos… y también a comparar. ¿A Uds. no les ocurre lo mismo, a Uds. que – aunque no soy pájaro- son miembros de mi manada?

El 11 y el 22

También fue ingenioso nuestro editorialista esta vez, y al mismo tiempo ominoso – ominoso por eso de los pájaros de mal agüero que sigo viendo revolotear por el descampado- con lo del número 22. Águila Uno le debe tener terror a ese número. ¿Acaso no fue un día 11 cuando puso su renuncia, en el año 2002? ¿Acaso ese año, si le eliminamos los ceros, no es el año 22? ¿No es éste el año 11? ¿Y no son 11 + 11, 22?

Pero lo curioso es que fuiste tú, Águila Uno, sin darte cuenta, quien puso el númerito a rodar para explicarnos que la revuelta que derrocó a Mubarak ya ocurrió aquí, el 27 de febrero de 1989, o sea, hace 22 años. Pero, siguiendo la hipótesis de Heras, debiste contar hacia atrás. ¿Acaso no fue el terremoto de Caracas 22 años antes del Caracazo?  Siguiendo la analogía de Heras, el terremoto de Caracas habría anunciado el estallido 22 años antes de que ocurriera.

Pero a Heras también se le pasó una por no contar hacia atrás, igualito que tú.  Fíjate, Águila Uno, si le quitas 22 años a 1967, llegamos a 1945, nada más y nada menos que a aquel 18 de octubre cuando un golpe cívico-militar derrocó al último Régimen militar, nacido del gomecismo. Ojo, un régimen militar pero mucho más democrático que el tuyo, Águila Uno, aunque ahora andes haciendo aguajes de demócrata.  Pero retomando el hilo, ese estallido 1945, anunció el terremoto de Caracas que ocurriría 22 años después, así como el terremoto de Caracas, anuncio 22 años antes el Caracazo, así como…

Dios mío, ya te imagino, Águila Uno, a ti que te encantan, los santeros, la brujería, la numerología, si, sobre todo la numerología, lo preocupado que estarás. Y el 11 te atormenta. El 22 también. ¿Acaso no fue un 11 cuando se produjo el ataque a las Torres Gemelas y un 11 de febrero cuando se marchó Mubarak?

El desorden

Pero a mí, a decir verdad, lo que me gustó más del editorial fue el remate, con aquello de que no habiendo tenido Venezuela el año pasado un desastre natural de significación – como si lo hubo hace 11 años (que casualidad) con el deslave de Vargas-, tú, Águila Uno, te dedicaste a invadir edificios y hoteles de otros para ubicar allí a damnificados por las lluvias … y hasta te invadiste a ti mismo, metiendo a esa pobre gente en el Palacio de Miraflores, claro, era un engaño para ganarte a los que antes fueron y ya no son.

Pero vamos al caso, mis queridos pajarracos y sobre todo, Uds., mis pajaritas queridas. Detengámonos un minuto. Sabemos que en Haití el terremoto fue muchísimo menos destructivo en fuerza telúrica, casi 200 veces menor que el terremoto de Chile, y sin embargo,  mientras en Chile, murieron menos de 300 personas, en Haiti murieron más de 200 mil. Ahora vamos al Japon. Alli hubo un triple impacto. Primero el terremoto, bastante mayor que el chileno, luego un espantoso tsunami y finalmente una crisis nuclear. Sin embargo, las muertes no llegaran a 20 mil o sea un 10% de las pérdidas en vidas humanas de Haiti.

¿A qué obedece la diferencia?  Mi querido, Águila Uno, obedece a la precariedad de las viviendas de Haití, sí, igualito que aquí, pero sobre todo al desorden, un desorden que se parece cada vez más al de tu gobierno. Tan grande es el desorden y el descontrol de tu gobierno que dejaste podrir sin darte cuenta, 186 millones de kilos de comida y tienes 30 mil paneles de casas desarmadas, importadas de “países amigos”, paneles que se están perdiendo, si ya no se perdieron, repito, por el inmenso desorden que hay tu gobierno… y por la corrupción, porque alguien se beneficia en la oscuridad. Y ahora con tu todo-para-mi y nada-para-ti, estamos a punto de quedarnos sin luz eléctrica otra vez, y sin agua que beber, por lo contaminada que está.

Once años no es nada

Llevas once años… y un pico ya largo, creo que ya llegaste doce, Aguila Uno, y en doce años destruiste todo lo que te había dejado la IV República, que como todos sabemos, porque tu nos lo recordabas a cada rato, dejó al país en la carraplana. Pero ahora resulta que mientras Caldera, envejecido y enfermo, gobernó con petróleo a 10 dólares o menos el barril, y mantuvo al país en orden, tú con el petróleo a 100 dólares el barril, has dejado que todo se corrompa, que todo colapse, y ahora para tener más dinero, le estás hasta vendiendo a los chinos, con pagos adelantados, lo poco que nos queda (o mejor, lo que queda en el subsuelo) porque lo que estaba arribita, ya los más vivos se lo llevaron.

¿Que no estoy diciendo la verdad? Ni lo pienses, Águila Uno. Bien sabes de mi afecto por ti, porque para comenzar tienes plumas, y también sabes de mi deseo de que rectifiques para que te vaya mejor.  Pero comencemos por el principio porque mi cuerpo será de madera, pero mi pensamiento vuela y mi cerebro razona y mi memoria sigue aquí. Aquí va una prueba que a ti mismo te va sonrojar. Ya verás.

Cuando el deslave de Vargas, hubo mil veces más damnificados que el año pasado, y sin embargo, no fue necesario invadir propiedades ajenas. De hecho, tú te diste el lujo de desaparecerte por varios días, y rechazaste la ayuda que te enviaban los gringos. Te fuiste – ya te conocemos- te fuiste por desordenado, pero también porque contabas con unas Fuerzas Armadas con capacidad de repuesta. ¿Recuerdas el Plan Bolívar 2000? Eran una FAN, digamos que regulares, en la que había algunos generales que los ponías a correr para que rebajaran, pero había orden y tenía capacidad de respuesta.

Y además de las FAN, cuando lo de Vargas, había gobernadores y alcaldes que tenían como responder.  Ahora ni real tienen y algunos ni ganas de trabajar…. Y también, existía una sociedad civil voluntariosa que salió a ayudar.

De manera, Águila Uno, te pido que razones. Lo de Vargas, un desastre natural de marca mayor, se pudo atender sin atropellar a nadie, sin tocar a Miraflores, y eso ocurrió durante tu propio gobierno… pero eso fue en diciembre de 1999, mucho antes de que terminaras de armar el desorden, antes que dejaras limpios a los gobernadores y alcaldes, antes de que depauperaras el país y lo dividieras, se pudo atender un desastre natural que era de verdad, verdad, sin necesidad de los gringos y sin invadirle la propiedad a nadie.

¿Que pudo ocurrir en estos once años, para caer hasta donde hemos caído?

Si no es el desorden y el descontrol, tendremos que buscar al eslabón perdido… o ¿preguntarle a Makled?

 
EspantapájarosNo photo
Top