Las Primarias y el tren

Yván Serra Díaz

Yván Serra Díaz *
yvanserra@gmail.com

De que este gobierno genera emociones no hay que dudarlo, entre ellas la ansiedad de la gente, posiblemente la misma que en el 2001 y 2002 planteaba que lo importante era sacarlo y terminaron apoyando a los generales sin tropa que un día tomaron el bastión de la plaza Altamira.

Se puede entender la angustia ya que no se puede negar el poder de su verbo o que a diferencia de la sociedad civil que busca un tiempo libre para dedicarse al ejercicio de su ciudadanía, éstos dedican las 24 horas de los siete días de la semana pensando y haciendo cosas para quedarse en el poder.

La gente que no es gafa se da cuenta que todo lo que hace, es en función de las elecciones del 2012, esa misma gente que no es gafa se da cuenta, que del otro lado, sencillamente no hay respuestas. Se prometen dos millones de viviendas con títulos de propiedad adelantados (¿se verá en TV a una mujer llorando porque el gobierno le prometió una casa y no se la dieron?) y la alternativa democrática sin decir esta boca es mía.

Ante este vacío se siente la necesidad de un líder que haga de contrapeso. La ansiedad, clama, hasta cuando vamos de dejar al tipo jugando solo. De cualquier modo, sean en noviembre, del 2011 ó en enero o marzo del 2012, todavía habrán unos cuantos meses sin candidatos y en esos meses habrá que hacerle sentir a la gente, que los demócratas existen.

Así que mientras Chávez se dedica a hacer campaña, los demócratas tenemos dos importantes tareas: la primera seguirle demostrando a la gente, que este gobierno es malo y bastante. Que los problemas no los solucionan, por dos motivos, porque solo piensan en política y en segundo lugar porque las gríngolas ideológicas no se lo permiten. La segunda tarea es prepararnos para asumir el gobierno luego de la victoria del 2012.

Por este motivo el pasado sábado 12 de marzo estuvimos junto a una calificada representación de la sociedad carabobeña en los salones del Colegio de Abogados en el arranque de los Talleres de Reconstrucción Nacional (TREN). Se trata de pensar en el país que queremos, lo valores que lo sustentarán y como hacerlo viable. Reunir los diferentes pensamientos que desde diferentes espacios ofrecen ideas para levantar al país de los escombros que nos están dejando. Las ideas deben ir más allá de un programa de gobierno de un candidato; apunta más hacia un gran pacto de gobernabilidad, en el que algún momento habrá que contrastarlo y por supuesto legitimarlo ante una población ansiosa de camb


* Politólogo


 
Top