TARDE DE TOROS

Manuel Felipe Sierra

FABULA COTIDIANA
Manuel Felipe Sierra

manuelfsierra@yahoo.com

 

Luis Sánchez Olivares rastrilla las hojas en el pequeño jardín de “La Diamantina” en La Arboleda de Maracay. “Lo hago todas las mañanas” dice mientras ofrece la mano de bienvenida. Conserva el porte atlético, tiene 84 años y acaba de reponerse de un atraco del hampa. “Vivo con mi esposa, que esta enferma y una hija veterinaria y unos ladrones entraron aquí, no sé que pensaban robar pero me fajé con uno de ellos a pesar de mi edad hasta que llego la policía”. Sánchez recibió un golpe en la boca y una herida en la cabeza. “Pero ya estoy bien” explica para cerrar el capitulo.

Luis Sánchez Olivares o “El Diamante Negro” no está de ánimo para la entrevista; pero sus hazañas en los ruedos  ya han sido contadas ampliamente en crónicas, biografías y en más de un pasodoble. “Ningún torero logró penetrar más hondo en el sentimiento del pueblo que él” comenta el empresario Rafael Carabaño, testigo del diálogo. Nacido en Ocumare del Tuy, la infancia de Luis Sánchez Olivares transcurre en los alrededores del Nuevo Circo de Caracas, como repartidor de una bodega en la esquina de “El Cristo”. Allí se contagia con la furia desatada por los toros en la época. El español Manuel Rodríguez “Manolete” y el mexicano Carlos Arruza arman una pareja cuya clase y arrojo sacude las plazas de España, México, Perú, Colombia y Venezuela. En Maracay, acaban de protagonizar un memorable mano a mano y la presencia de “Manolete” en  la capital se convierte en suceso de primera página.

 

El 19 de abril de 1946 y con 19 años Luis Sánchez Olivares se viste de luces  en el Nuevo Circo. El muchacho moreno y tímido deslumbra esa tarde por el manejo de la capa y la elasticidad artística de los movimientos. “Algunos toreros  tienen una especie de magia que sintoniza con el público, y que los hacen populares y se dan a querer”  explica Carabaño. El novillero en pocos meses conquista una alta popularidad y son famosos los duelos de capote y muleta con el valenciano Ali Gómez “El León de Camoruco”.  Ya en 1947 se le abre el camino del triunfo en España, para ser “el primer torero venezolano en torear con regularidad en los prestigiosos ruedos ibéricos”. Ese mismo año, el  29 de septiembre toma  la alternativa en Sevilla de mano de Francisco Muñoz y como testigo Manuel González con el toro “Estornino” de Moreno Andanuy.  Un mes antes, el 28 de agosto de 1947 “Manolete” recibe la cornada mortal del toro “Islero” en la plaza de Linares y se divide en dos etapas la historia del toreo moderno. La temporada 47-48  consagra Sánchez Olivares en las plazas de España, México y Venezuela.

 

Oscar Yánez refiere un episodio ocurrido en aquellos días: “Mira como son las cosas, El Diamante debía torear en el Nuevo Circo en noviembre del 48 y regresaba después de sus triunfos en España y era esperado con un gran júbilo; Diamante era  un fenómeno porque se hizo un ídolo no sólo de los aficionados sino de los caraqueños y de la gente más humilde. Tres días antes de la corrida,  los militares de Pérez Jiménez derrocaron a Gallegos y se declaró el toque de queda. Diamante era esperado en Caño Amarillo y se iba a alojar en el hotel Vizcaya allí cerca; bueno  te cuento mucha gente salió a  la calle para recibirlo y se llegó a pensar que se trataba de una manifestación de Acción Democrática en apoyo a Gallegos y hubo por supuesto una peligrosa confusión”. Recuerda Yánez que la corrida fue pospuesta por una semana,  mientras se restablecía la normalidad.

 

Alfredo Sadel, que era un taurófilo consumado y se vestía de traje campero para los festivales benéficos, recordaba que en mucho su popularidad inicial se la debía al Diamante. Ocurre que en 1949 en  el clímax de su fama taurina se fundó la disquera de los hermanos Serfaty para la grabación de los primeros discos de 78 rpm. Sadel fue llamado para grabar el primer tema escogido con letra del dramaturgo Luis Peraza “Pepe Pito” y música del maestro José Reina en honor al Diamante Negro. El pasodoble se puso de moda, rodó hasta el cansancio en emisoras y rocolas; y se hizo número favorito en los bailes de los clubes.

 

El 18 de junio de 1950  el Diamante recibe la confirmación en “Las Ventas” de Madrid con Antonio Bienvenida como padrino y Pepín Martín como testigo con el toro “Mellado” de la ganadería de Martín Arranz. Las temporadas del 50-53 las toreas principalmente en las plazas españolas y venezolanas y a partir del 53 y durante 10 años habrá de actuar con frecuencia  en las ferias nacionales. El 19 de septiembre de 1965 se retira en el Nuevo Circo con toros de Xajai y José Muñoz, alternando con Félix Briones y Antonio Bienvenida quien 15 años después de la confirmación madrileña, le corta la coleta. No obstante, Luis Sánchez sigue participando en esporádicos festejos hasta el 21 de enero de 1972 cuando lidia su último toro  en la Feria Internacional de San Sebastián en San Cristóbal.

 

Es domingo 20 de marzo, día de La Feria de San José en  Maracay y en  unas horas habrá corrida en La Maestranza. El cartel anuncia a “Morenito de Maracay”, César Vargas Girón (nieto de César quien durante años compitió con el Diamante en el fervor de los aficionados) y el joven de Cagua José Alberto García. Por recomendación médica, Diamante no estará en el callejón de la plaza como de costumbre, atento a los lances de los matadores e imaginando su propia faena. Se despide en la puerta de la “Diamantina”, queda pendiente la entrevista, tiende la mano, se persigna y ruega: “que la virgen proteja esta tarde a los muchachos”.

 

Un Comentario;

  1. efren delion said:

    Es grato recordar a este idolo de la Fiesta Brava en Venezuela. Torero muy castigado por los toros. Numerosas cornadas recibio en los ruedos. Pinturero y artista con la capa. Estuve en la corrida de su despedida en el Nuevo Circo con Antonio Bienvenida cortandole la coleta en presencia de Felix Briones. Un saludo cordial para este matador venezolano merecedor del respeto y la admiracion de todos los que amamos la Fiesta Brava.. Quiera Dios que de nuevo se abran las puestas del Nuevo Circo de Caracas para beneplacito de los caraqueños, donde brillo la luz del Diamante.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top