El ABC de Ángel del Cerro, Filósofo y Exiliado Cubano

Ángel del Cerro fue nombrado director de Cultura de la ciudad de La Habana con el triunfo de la revolución en 1959.


Fidel es peor que todos por que es más inteligente frió y calculador. Los militares siempre son una “caja negra”. Yoani Sánchez es el emblema de la resistencia, señala el hombre de la televisión y dirigente de la democraciacristiana cubana con larga residencia en Venezuela.

 

Macky Arenas

 

Bajo la dictadura de Fulgencio Batista en Cuba, Angel Del Cerro tenía 23 años, era Presidente de la pujante Juventud Católica y terminaba su licenciatura en Filosofía y Letras en la Universidad de La Habana. Ya era dueño de un colegio, el San Pablo, donde hizo su kinder la actual congresista cubana por el Estado de Florida, Liliana Ross-Lethinen. Los principios católicos que animaban a esos jóvenes los empujaron a combatir a la dictadura de manera militante, como un imperativo ético. Un día, el Ejército les acaba un mitin a tiros y van presos. La gestión del Arzobispo de Pinar del Río los devuelve a la calle, pero comienza su vida clandestina y también el contacto con el Movimiento 26 de Julio, el cual protagonizó el posterior asalto al Cuartel Moncada.Cuando triunfa la revolución,  Fidel  Castro lo nombra Director de Cultura de la Ciudad de La Habana. Pronto comienza a tener problemas con los comunistas, quienes poco a poco penetran el área. El propio Raúl Castro le calentaba la oreja al hermano: “Angel Del Cerro está resultando incómodo”. El Movimiento 26 de Julio comenzaba a mostrar feas grietas. Las diferencias eran claramente ideológicas. Transcurrió muy poco tiempo para que el camino del comunismo se manifestara nítidamente y la disidencia comprendiera que el único camino era volver a conspirar.  Del Cerro, de nuevo, escogía la alternativa más dura, pero la única posible para un demócrata: hacer una segunda revolución, esta vez, contra Castro y su gente. Ahora habla para los lectores de ABC de la Semana.

 

_ ¿El carácter comunista de la revolución estaba claro en aquél entonces?

_ No para todos. Muchos pensaban que los comunistas eran el “Ché” Guevara y Raúl Castro, pero eximían de esa culpa a Fidel. Decían que Fidel era fidelista y que le habían vendido el comunismo como una manera de garantizar que la Unión Soviética le diera respaldo a Cuba en calidad de bastión antiimperialista. Pero yo no tenía dudas y presenté mi renuncia al cargo después de un año y medio en el gobierno.

 

_ ¿Qué consecuencias tuvo esa decisión?

_  Fidel me ofrece la embajada en Chile, pero yo declino pues no me parece honesto, sin  creer en el gobierno, aceptar representarlo fuera. Entonces me conmina a dejar el país. No quería dirigentes católicos planteándole problemas dentro de Cuba. Es así como salgo y llego a Miami. Allí me incorporé a la lucha desde el exilio. Sosteníamos que había que inventar una Cuba nueva, fundamos una revista y postulamos un programa alternativo a lo que Fidel hacía. Todo fracasa pues los gringos no querían nada que ellos no pudieran controlar y es cuando resuelvo, a instancias del amigo Fausto Masó, venir a instalarme en Venezuela. No tenía nada contra los Estados Unidos pero nunca me gustó el ambiente de Miami, era muy enrarecido, había mucho batistiano, mucha gente de la CIA pululando por allí…

 

_  ¿Qué representaba Venezuela?

_  Nuevos horizontes. Me abro paso a través de la televisión donde comienzo en el año 1964, pues se estaba desarrollando Venevisión y el gerente era un antiguo compañero de La Salle de La Habana, Enrique Cuzcó. Los cubanos teníamos una amplia experiencia en televisión. Políticamente me vinculé a la Democracia Cristiana. Fui electo Presidente del partido en Miami y nos conectamos con los socialdemócratas en una plataforma de búsqueda de salidas al problema cubano, por la vía del acuerdo, sin violencia, que contó con la participación de figuras como Gabriel García Márquez.

Los militares son siempre una “caja negra”

_ ¿Lograron algo?

_ Nada. El “Gabo” habló con Fidel, tratando de intermediar, pero mandó a decir que no había nada que hacer por ese camino. Es cuando me aparto un poco del tema político cubano y me dedico más a colaborar con la DC venezolana. Por supuesto, continúo con mi trabajo en televisión y me convierto en el hombre de la etapa nueva de Venevisión, cuando comienzan las telenovelas. Yo manejé todo aquél aparataje, la relación con la escritora Delia Fiallo, en fin, gerencié todo el proyecto.

 

_ ¿Cuál ha sido el obstáculo para generar una oposición más eficaz contra Castro?

_  Pensar que los americanos iban a resolver el problema al final.  Eso lo pensaron cuando Bahía de Cochinos y esa creencia ha seguido gravitando sobre el exilio cubano, tesis con la cual jamás estuve de acuerdo. El otro obstáculo ha sido la falta de unión y de un programa común frente a Fidel Castro, entendiendo que se trata de una lucha muy larga. Y el otro es el inmediatismo, pensar que había soluciones a corto plazo.

 

_ ¿Es de los que creían, al principio, que la vuelta a Cuba era cuestión de poco tiempo?

_  No, cuando salí de Cuba hacia Miami, miré las palmeras desde el avión y me dije: “Esta será la última vez que las vea”. No estaba seguro de que me alcanzaría la vida para lograr ver a Cuba salir de esto. Es más, creo que Cuba tenía que curarse en su propio dolor, pasar por este trago amargo y duro de aprendizaje, como la única manera de superar esta terrible experiencia. No había condiciones para salir a corto plazo de un proceso en el que desgraciadamente nos metimos, como se está metiendo Venezuela.

 

_  ¿Se ha aprendido algo o más bien se ha sacrificado a toda una generación?

_  Es una pregunta complicada. Se ha sacrificado, no una, sino dos generaciones. Pero hay un pensamiento fresco. Yo estuve en Cuba hace 10 años, por cuestiones de mi trabajo en televisión, invitado para dar unos talleres. Pude constatar que nadie cree en eso. Me atendía directamente el presidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión, que había sido jefe del Partido Comunista en Angola. El tampoco creía en el proceso cubano….

 

Por lo visto nadie cree, porque el propio Fidel últimamente no ha podido ser más elocuente al respecto…

_  Todo el mundo sabe que eso no tiene futuro. Los jóvenes se dividen entre los que se quieren ir para buscar mejor vida, los que se dedican a rumbear y a pasarla lo mejor que pueden y un grupo nuevo que surge con ideas frescas, donde creo yo que está la esperanza de Cuba cuyo emblema se llama Yoani Sánchez.

 

“FIDEL ES IMPLACABLE BRUTAL Y CON GRAN CARISMA”

 

_ ¿ Por qué ha durado tanto el drama cubano?

_  Cuba –como decía Martí- tiene la suerte y la desgracia de su posición geográfica. Hay el “ruido” de los americanos que no se resignan a perder a Cuba como su área de influencia. Cuba es una isla y no hay fronteras como aquí por lo que es más fácil de reducir. Fidel es un tipo absolutamente implacable, brutal, inflexible y con gran carisma. Logró manejar el arte de su seducción removiendo el resentimiento hacia Norteamérica. Y lograron perfeccionar la represión al punto de hacerla más eficiente que las más perversas del mundo. En materia de control político, la base esté en los CDR (Comités de Defensa de la Revolución) que son un invento cubano.

 

 

_ ¿Hay solución para Cuba?

_  La biología tiene que resolver, si bien no todo el problema, parte del problema.

 

_ ¿Qué significa eso?

_  La muerte de Fidel Castro. ¿Será suficiente con su muerte o tendrán que morirse también “los 4 o 5 históricos” que están con él? Tal vez no. Puede ser que la desaparición física de Fidel Castro permita que un hombre mucho más pragmático como Raúl consiga, de alguna manera, abrir las compuertas. La presión de la gente ya es muy grande y la constatación del fracaso es demasiado evidente. Sólo tienen dos caminos: o reprimir brutalmente o hacerlo de manera selectiva. Pero ambas situaciones son más costosas que irse abriendo poco a poco al capitalismo.

 

_ ¿ Según el modelo chino?

_  Exactamente, apertura económica progresiva pero manteniendo el control político del partido. Raúl parece inclinado a eso…

 

_ ¿Cuánta apertura puede haber si se prepara el relevo de Raúl Castro, ya un hombre mayor, asomando la posibilidad de que sea su hijo Alejandro Castro Espín, un hombre de Inteligencia del Ejército cubano?

_  Eso es lo que ellos piensan, pero no lo que va a ocurrir.

 

_ ¿Y qué es lo que va a ocurrir?

_  Los militares  van a decidir esa situación. Ellos tienen el control de las áreas económicas en Cuba y los “príncipes herederos” ya no tendrán ninguna garantía, ni porque sean hijos de los jerarcas. Los capitanes de industrias cubanos son todos militares retirados. A ellos les interesa el negocio del turismo, de los hoteles, de las asociaciones con empresas transnacionales que trabajan en Cuba. Los representantes de Cuba en esas asociaciones son esos militares y el control del gran capitalismo lo tienen ellos. Necesariamente, en algún momento, van a tomar el control de Estado y no permitirán graciosamente que Raúl les imponga a su hijo. No lo creo.

 

_  ¿Qué pensará la oficialidad joven? ¿Pensarán igual que el resto de los jóvenes cubanos, cuya frescura de pensamiento parece ser contagiosa en estos tiempos de cambios?

_  Es posible, pero tú sabes que los militares siempre son una caja negra. Nadie sabe qué es lo que pasa allá adentro.

 

Pienso en la Unión Soviética… cuando se destapó aquello lo que había no eran capitanes de empresas sino jefes de mafias. ¿No estará pasando eso en Cuba?

_   Es posible, todo eso es posible. Pero puedes escribir esto: Cuba marcha hacia el capitalismo, no hacia la democracia. Mantendrán, mientras puedan, el control político. Ahora bien, la apertura económica –es un proceso largo- inevitablemente va aflojando los controles políticos tan férreos, abriendo lo político.

 

_  ¿Cuál es el rol de Fidel en Cuba hoy?

_  Fidel se ha dado cuenta de que su proyecto fracasó y además está y no está, sumamente deteriorado y cada vez con menos influencia en la práctica. Lo tienen allí para que salga de vez en cuando y diga algo, escriba discursos… de hecho, no creo que al pueblo de Cuba le interese Fidel ya para nada.

 

_ Hay gente que piensa que Raúl es peor que Fidel…

_  Fidel es peor que todos porque es más inteligente, frío y calculador que todos.  Raúl, al comienzo fue el jefe de los fusilamientos, de las tareas sucias y la gente se quedó con esa idea, pero Raúl, sin embargo, ayudó a gente a escapar…es decir, tuvo rasgos de comportamiento que lo sitúan en un rango mucho menos cruel y déspota que Fidel. Fidel es el peor de todos. No debe haber duda de eso.

 

 

SIN LA AYUDA DE CHÁVEZ LA SITUACIÓN SERÍA DISTINTA

 

_  ¿Cómo visualiza el futuro de Cuba? Los EEUU aprovecharán esa apertura para hacer negocios. ¿Dónde quedarán los Derechos Humanos?

_  A eso van a ir los EEUU, a hacer negocios, pero cuidando ciertos aspectos políticos a los cuáles tampoco pueden renunciar. Apoyarán lo económico, pero tendrán que exigir respeto a las libertades y a los derechos. En China hacen eso, negocios, pero mantienen el “tapa-rabo” de la demanda por mayor apertura política.

 

_  ¿Seguirá el castrismo sin Castro en el poder?

_   Ya no será castrismo. Muerto Castro ya no hay castrismo. Hay un proceso que pasará por una etapa de aperturas progresivas y, en un probablemente en un lapso de 5 o 10 años funcionará democráticamente. Lo que ha frenado la velocidad de esos cambios es el dinero que les llega de Venezuela. Sin esa inmensa ayuda económica todo iría más rápido. Como en Venezuela, que se mantiene el régimen por el dinero que entra del petróleo.

 

_  ¿Sólo por eso?

_  Y por el asesoramiento de los cubanos.

 

_ ¿Qué papel real han jugado los cubanos aquí? ¿Cuán importante ha sido en realidad ese asesoramiento?

_  Enorme! Los cubanos son expertos en publicidad. El cubano siempre ha tenido una mente muy aguda para la publicidad. El gobierno de Chávez es mediático, con un tremendo aparato comunicacional. En el manejo de los símbolos, las palabras, las imágenes, allí se nota claramente la mano cubana en el gobierno venezolano. Puedes fracasar en todo, pero si tienes buena publicidad haces magia. El caso de la Asamblea Nacional lo ejemplifica magistralmente: dar la impresión de que aquí hay una democracia, de que los ministros tenían cosas que decir mientras que la oposición no tenía ni siquiera nada que preguntar.

 

_¿Quién ganó ese round?

_Ese round lo ganó el gobierno, pero no porque los ministros estuvieran diciendo la verdad, sino porque estaba tan habilidosamente presentado que era fácil tragarse el cuento. Los cubanos son extraordinariamente exitosos en este tipo de montajes. Otro ejemplo: yo estoy seguro de que Fidel le dijo a Chávez: “Para que no te invadan, repite todo el tiempo que te van a invadir, ese es el seguro para que los americanos no te invadan”. Eso los frena. Por eso Chávez también repite continuamente que lo van a matar. El costo de hacerlo mientras se esté denunciando en muy alto.

 

_  ¿Está en marcha una transición en Cuba?

_  Hay una pre-transición. Hay una serie de movimientos que van hacia una transición, pero en realidad no empezará hasta que Fidel Castro no desaparezca físicamente. Su presencia enturbia ese proceso y no permite que ocurra una franca transición. El no tiene poder real, pero lo tiene mágico, mítico, casi religioso. Es el fundador de la “Orden”. Todo el mundo perdió la fe en esa religión pero está vivo el santón- fundador y entonces hay que aparentar que se cree en esa religión aunque ya nadie lo haga, como pude comprobarlo en mi viaje a Cuba.–

 

Un Comentario;

  1. Chela said:

    Buena entrevista, pero tío Angel si lees este post ponte en contacto con tu prima Juanita en Madrid.Llevamos mucho tiempo intentando localizarte.Te mandamos muchos besos toda tu familia de Madrid.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top