Los malditos Billuyos

La Pequeña Política

Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a advertir.”

Escrito para gente inteligente

 

 

Mi viaje a Libia y alrededor del mundo

Yo se lo advertí a Obama desde el primer momento. Le dije, desde aquí en el descampado, utilizando las ondas telepáticas que he desarrollado, que así como se había demorado en tomar la decisión en Egipto, por andar escuchando a gente de la IV Republica (que en Washington también la hay), con lo de Gaddafi se podía haber precipitado.

No es que yo lo supiera, mis queridos pajarracos, mis pajaritas queridas, por tener los pelos del burro en la mano. Era simple intuición, pero también por conocer como conozco, gracias a mi largavista mental, ese que viaja de noche, y puede ver clarito hasta lo que está muy oscuro, que allá, en Libia, las cosas eran distintas.

Largas distancias, poca población y, otra, una sociedad montada sobre el recuerdo de las tribus de antaño y poca comunicación entre sí, en fin, algo me olía a que sería distinto. Igual saldrá el pajarraco Gadafi, es hombre muerto, ese no sé salva, porque los que se equivocaron (en su estrategia) no pueden correr el riesgo de estar equivocados… ya lo verán.

Obama anunció que va a la  reelección y equivocado no gana. Igual Sarkozy, el pajarraco rebelde, que si pierde, tendrá al menos el consuelo de haber sido derrotado por una rubia que se las trae. Y Camerón que se duerme, se lo lleva la corriente… así sea un camerón inglés.

Me intriga, sin embargo, la pajarraca Angela, la más zamarra, tal parece. Se separa del grupo y asume posiciones coincidentes con Rusia y también coincidentes con China. ¿Pura casualidad, se pregunta el pajarraco Bassets?

El pajarraco Berlusconi, entre tanto, no sabe qué hacer con la popularidad que le ha traído ese mujerero que lo rodea y tampoco con la frustración que le producen esos jueces jurásicos que no entienden que las mujeres son, precisamente, la base de su popularidad. Ellas y los billuyos, claro.

 

 

Por el Cono Sur

 

Cuidado corrector, que es con “N”, no se me vaya a equivocar, aunque le provoque. Porque, ¿qué cono hace Águila Uno regalándole 10 millones de dólares (Ojo, ya no habla del bolívar fuertes) regalándoselos a la Universidad de Uruguay, como señala la prensa, mientras aquí a las universidades les mendiga los recursos, igual a las gobernaciones y alcaldías, igualito a los enfermeros y enfermeras que hasta se van a coser la boca en su huelga de hambre a ver si le respetan su derecho a comer?

Y otra cosa. ¿Qué cono haces tú, Águila Uno, en Argentina, recibiendo de la Universidad de la Plata un reconocimiento por tus contribuciones a la comunicación, cuando después de haber cerrado a RCTV, al circuito CNB y haber amenazado a casi todos los demás, de lo único que eres realmente merecedor es del título de locutor? Y de animador de culebrones, aclarado, y todo por aquello del gañote que no te falla. ¿Será que como a Berlusconi te otorgan el premio (sin la cama de Putin, por supuesto) que te lo otorgan por los billuyos? ¿Será por eso que a esa universidad la llaman Universidad de la Plata?

Yo les voy a confesar, mis queridos pajarracos y pajaritas queridas, que Águila Uno lo veo como enredado. Hasta se le echó a perder el avión tan pronto como leyó las declaraciones del mandamás del Senado norteamericano y Santos le comunicó que tenía que repensar lo de la extradición, porque aunque él quiere honrar su palabra, parece que había otra palabra empeñada, cuando la DEA le entregó a la policía colombiana al Pajarraco Makled, y como él estaba recién llegado, eso fue en noviembre, tres meses después de su toma de posesión, ni se enteró.

Claro, son excusas formales como las del avión que no quiso volar, porque todos sabemos que a Santos lo que le interesaba era que Águila Uno le pagara a sus industriales sus billuyos, y ahora están haciendo como Blas, comiendo y después te vas… sobre todo si de la extradición a EEUU depende el ingreso de Colombia al TLC y mas y mas billuyos, como los que ha recibido el gobierno de Alan García, que ha triplicado sus exportaciones desde que se asoció al imperialismo que no le gusta a Águila Uno, pero en cuanto a los billuyos, al menos, parece que si le gusta a los demás.

 

¿Milicias para los damnificados?

No sé que haces, realmente Águila Uno, en el Cono Sur o rogándole a Santos que te entregue al pajarraco Makled, cuando aquí tienes un enredo. ¿Por qué en vez de darte esos viajes de popularidad, a cambio de billuyos, por qué no comienzas por poner orden en casa? Se te está cayendo el edificio, y tú viajando ¿Será el estrés? ¿Será para distraerte?

 

La gente, si lo sabré yo, con tanto campesino que me visita, anda molesta, te lo juro, Águila Uno. Molesta con la peladera, porque los precios cada día suben más, y ellos me dicen que es por la corrupción… pero, ojo, no es como antes que le echaban la culpa a la Oposición o a tus ministros, no señor, ahora te culpan directamente a ti. Y es porque mientras a ti te sobran, con los precios del petróleo en la estratosfera, a ellos no le alcanzan los billuyos.

También andan molestos, porque sin el Niño y con bastante petróleo, aunque menos que en la IV República, mucho menos, a decir verdad, por el desbarajuste que armaste, bastante petróleo tienes para generar, además de energía hidroeléctrica, esa que producen los grandes ríos, y energía termoeléctrica, esa que se nutre del petróleo, con todo eso, ¿cómo es eso de los apagones? ¿Será que se robaron los billuyos nuevamente, Águila Uno, o que los técnicos cubanos no son tales técnicos de verdad sino milicianos camuflados, haciendo de ingenieros para que no los descubran? Eso es lo que se pregunta la gente que me visita. ¡Avisao!

Y, hablando de milicias, Águila Uno, como es eso, que con una Ley Habilitante para hacerle frente a las penurias de los damnificados, ahora en lugar de ayudarlos, cambias por decreto la Ley de las Fuerzas Armadas para consagrar un ejército paralelo, con su oficialidad propia, e incluso con oficiales extranjeros llevados a comandarlos, porque con la reforma anterior, con un cursito de dos horas, oficial puede serlo cualquiera, y será todo eso para ganar las elecciones de 2012? La verdad, te lo digo en serio, nada de eso cuadra. ¿Será que no te das cuenta de lo que los demás se dan cuenta?

 

Entre el Niño y los niños

Águila uno, se están viendo las costuras, es la verdad, pareces asustado, dando traspiés, eso la gente lo percibe a leguas, porque tal parece que no hallas que hacer. Sigues en tu tiempo de muda, con tu pico ya fuerte pero sin garras y con las plumas pesadas, tanto como las alas del avión que se negó a despegar.

Que vaina, Águila Uno, perdónenme Uds. mis queridas pajaritas, ya saben que no me gusta caer en ese tipo de lenguaje, porque aquí en el descampado me enseñaron a respetar, pero con tanto consejo que le he dado a Águila Uno, y el sabe que lo aprecio, se me parte el corazón verlo arrinconado, sin saber ya que hacer, dando pancadas, y con el Condorte Raúl respirándole en el cuello, forzándolo a apertrecharse, a acelerar la Revolución, a militarizar a los niños, vaya disparate en tiempo electoral, y todo porque ni Cuba ve salidas a su crisis sin tu ayudas, Águila Uno, ni tienes tú como resolver la tuya.

Por eso, a cambio de la Niña, que este año se ausentó (y sigues sin poder generar electricidad) la cogiste con los niños y, de paso, te has metido con sus madres, sin ninguna necesidad.

Despierta, Águila Uno, veo tu causa perdida. Y es una lástima, créemelo, porque tienes bastantes billuyos y no los has sabido utilizar. Tú no… pero los choros como que sí.

 
EspantapájarosNo photo
Top