SANTOS, CHÁVEZ Y UN CAPO VENEZOLANO *

Joel D. Hirst

Joel D. Hirst
jhirst@cfr.org

 

Teniendo en cuenta el tibio apoyo de la administración Obama para importantes iniciativas colombianas como el Tratado de Libre Comercio (TLC), las acciones de Santos no son sorprendentes. Sin embargo, la extradición de Walid Makled García a Venezuela sería llevar las cosas demasiado lejos… Makled tiene información importante que permitirá a Estados Unidos desmantelar algunas de las redes de narcotráfico y terrorismo más importantes del continente

Presidente Juan Manuel Santos de Colombia está enfrentando la decisión más difícil de su presidencia. El viernes 25 de marzo la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia Colombiana aprobó la extradición de Walid Makled García, el capo de la droga más importante de Venezuela, quien fue arrestado el 18 de agosto de 2010 en la ciudad de Cúcuta, en el borde colombiano con Venezuela, por agentes de la inteligencia colombiana, mientras trataba de fugarse luego de peleas con miembros del régimen chavista. Era buscado internacionalmente por los crímenes de tráfico de drogas y homicidio.

 

El problema ahora es a dónde enviará Santos a Makled, quien enfrenta cargos por el tráfico de diez toneladas de cocaína a México en una Corte Federal de Manhattan, pero también es pretendido en Venezuela, por el asesinato del periodista Orel Zambrano. Así mismo, el presidente venezolano Hugo Chávez ha hecho explícito su deseo por la extradición de Makled a su país.

 

“Allí por Colombia hay un bandido, un narcotraficante venezolano, y estoy esperando Nicolás [Maduro, ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela], que el gobierno de Venezuela, como el presidente Santos me dijo por teléfono, lo extradite aquí…”, dijo Chávez durante un programa televisivo.

 

“… Y ahora él [Makled] anda diciendo que pagó no sé cuántos millones a generales y otros (…) por lo que con más razón, Nicolás, tenemos que pedir a nuestros hermanos en Colombia que lo envíen de vuelta aquí”, dijo Chávez.

 

Se está refiriendo a las afirmaciones de Makled de que pagó coimas a civiles y militares de altos rangos en el gobierno de Chávez. “Con lo que yo tengo, con lo que yo tengo? Tengo suficiente para ellos [Estados Unidos] intervienen [a Venezuela] inmediatamente”, Makled afirmó durante una entrevista televisiva desde una celda de máxima seguridad en Colombia.

 

Estados Unidos también ha expresado su interés, si bien más tibio, de que Makled sea enviado a dicho país. “Makled está detrás de las rejas esperando la extradición a Estados Unidos por los crímenes cometidos”, dijo el director de la DEA Michele Leonhart.

 

En noviembre, el presidente Santos anunció su intención de extraditar a Makled a Venezuela dado que la naturaleza del crimen -homicidio- es mayor que la de tráfico de drogas. Chávez apenas pudo contener su emoción. A cambio de esto, Chávez se encuentra expulsando a Colombia miembros de las FARC, quienes han disfrutado de un paraíso en territorio venezolano durante años. También está cooperando en el repago de millones de dólares adeudados a empresarios colombianos.

 

Naturalmente, el anuncio del año pasado despertó preocupación en Washington. “Los informes de que el narcotraficante Walid Makled-García podría escapar de la justicia son profundamente preocupantes y representan el fracaso crónico de la política exterior de EEUU en América Latina”, dijo el congresista Connie Mack, Presidente de la Comisión del Hemisferio Occidental de los comités de Asuntos Exteriores en la Cámara de Representantes.

 

“La inaceptable extradición del narcotraficante Makled-García y su información vital a Venezuela en lugar de Estados Unidos marca una pérdida devastadora para la Administración del Control de Drogas, la lucha conjunta contra el narcotráfico y la seguridad de toda la región”, dijo.

 

El silencio sobre la cuestión de Makled por la administración Obama solo ha logrado si no aumentar la frustración en los círculos de Washington. “Existe un vínculo poderoso entre varias de las empresas Makled y la red de Hezbolá en las Américas a cargo del diplomático venezolano Ghazi Nassereddine”, dijo el Embajador Roger Noriega, ex Secretario Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

 

“Además de ser capaz de arrojar luz sobre las actividades terroristas en Venezuela, Makled puede llegar a ser un testigo crucial en ayudar a las autoridades de EEUU a construir un caso contra otros colegas de Chávez involucrados en el tráfico de drogas. La idea de que los colombianos y nosotros permitiremos que este hombre se salga de nuestras manos es impactante. Los comisiones del Congreso tienen que mantener a nuestra gente responsable”, dijo.

 

Desde su llegada al poder, Santos ha tomado la decisión estratégica de buscar una mejor relación con sus vecinos, especialmente Ecuador y Venezuela. Es evidente que Makled está siendo utilizando como un peón por Santos en su intento de mejorar la relación con Venezuela y por lo tanto obtener una mayor cooperación de ellos.

 

Teniendo en cuenta el tibio apoyo de la administración Obama para importantes iniciativas colombianas, como el prometido Tratado de Libre Comercio (TLC), las acciones de Santos no son sorprendentes. Sin embargo, la extradición de Walid Makled García a Venezuela seria llevar las cosas demasiado lejos.

 

Makled tiene información importante que permitirá a Estados Unidos desmantelar algunas de las redes de narcotráfico y terrorismo más importantes del continente, y sus declaraciones públicas en la sala del tribunal en Nueva York contribuirían a debilitar la Venezuela de Hugo Chávez y exponer a Venezuela como un paraíso para los narcotraficantes y terroristas.

 

La administración Obama debe moverse con urgencia para asegurar la extradición de Makled a Estados Unidos. Si bien pueden estar preocupados de que la información que podría proporcionar Makled podría aumentar la tensión con Chávez, el deseo de evitar conflictos potenciales no es razón suficiente para que podamos renunciar a uno de los capos más importantes en el hemisferio.

 

La administración Obama debe actuar con coraje, con la valentía de la convicción y la diplomacia antes de que sea demasiado tarde.

 

Investigador con el Consejo de Relaciones Exteriores en Washington, D.C.

www.joelhirst.com

 

 


* TITULO ORIGINAL: Santos, Chávez y un capo de la droga venezolano

 
Top