Milicia Vs. FAN

Yon Goicoechea

Yon Goicoechea
yon.goicoechea@gmail.com

@yongoicoechea

 

El objetivo contra el que se alzan las armas de mi país soy yo mismo ¿y tú?

La Fuerza Armada tiene cerca de 116.000 agentes activos, casi 30% menos que hace 10 años. Paradójicamente, el número de soldados ha descendido (lo que afecta nuestra operatividad militar) al mismo tiempo en que ascienden más generales que nunca. Por otra parte, la inversión militar ha sido disfuncional pese a los cerca de 30 mil millones de dólares en adquisiciones anunciadas. Control Ciudadano denunció la compra de gases de colores para desfiles aéreos (2 millones de dólares), mientras que cientos de pilotos esperan por las unidades de adiestramiento para realizar las horas de vuelo requeridas para graduarse.

Al problema operativo se le suma la destrucción de la institucionalidad introduciendo el partidismo en las filas de la Fuerza Armada. Partidismo que de forma inicial se manifestó en la práctica, pero que ahora está en la Ley. La reforma de la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, publicada el 21 de marzo de 2011, ha consolidado el marco legal del paramilitarismo en el país. La milicia es un cuerpo paramilitar, un componente pro gubernamental, irregularmente armado, al margen de la Constitución. Los 4 componentes constitucionales están, ahora, a merced de ser comandados por un órgano compuesto por los Tupamaros, la Piedrita o el Alexis Vive, por ejemplo. Zamuro cuidando carne.

Pero el reguero se desbordó al mundo civil. Mediante decreto del 24 de marzo de 2011, se ha incluido a la milicia en el sistema educativo nacional, público y privado. Es decir, a mi hijo le dará clase un miliciano. Las universidades soportarán a milicianos catedráticos de nadie y de nada, cuya misión expresa es defender la revolución y el socialismo, no la soberanía. Entonces, como yo no creo en la revolución y tampoco en el socialismo, entiendo que el objetivo contra el que se alzan las armas de mi país soy yo mismo ¿y tú? Como la cosa es contra nosotros, no podemos permitir que la milicia acabe con la Fuerza Armada.

 

 

@ELUNIVERSAL

 
Top