SOCIALISTAS DEL PASADO ANTE EL NUEVO SOCIALISMO

Heinz Dieterich

Heinz Dieterich

 

La esencia de la praxis cubana es el modelo soviético, que es incompatible con la evolución hacia la fase superior del socialismo: el Socialismo del Siglo XXI. Hugo Chávez maniobra entre los dos tiempos: usa un discurso del futuro y realiza un proyecto del pasado.

1. Liberales, ortodoxos y escépticos en el debate del Siglo

 

En el debate mundial sobre la sociedad poscapitalista del Siglo XXI hay tres grandes tendencias: la gente del pasado, la del futuro y Hugo Chávez. La tendencia del pasado está compuesta por socialdemócratas, liberales, escépticos y la ortodoxia del Socialismo del Siglo XX. El grupo del futuro abarca aquellos que construyen el paradigma del Socialismo del Siglo XXI. Hugo Chávez maniobra entre los dos tiempos: usa un discurso del futuro y realiza un proyecto del pasado.

 

2. Gramática, política y praxis de transformación (I)

 

La profunda diferencia política entre el grupo del pasado y él del futuro se expresa en su lenguaje. Los representantes del ancién regime, tanto del capitalismo como del socialismo histórico, hablan del Socialismo en el Siglo XXI. Los representantes del futuro hablan del Socialismo del Siglo XXI. La diferencia entre ambos términos no es trivial: expresa posiciones políticas cualitativamente distintas que tienen profundas implicaciones para la praxis de transformación capitalista actual.

 

3. Gramática, política y praxis de transformación (II)

 

Nomen est omen, el “nombre expresa el destino”, decían los romanos. Una interpretación no metafísica de esta frase significa que el mundo real codifica para la producción de su manifestación simbólica. Tal codificación, es decir, la transformación de contenidos en códigos, opera con base en legalidades y eventos aleatorios. En nuestro contexto, su decodificación puede realizarse con la gramática. Ésta nos permite dilucidar la relación entre lenguaje, intereses y praxis política.

 

El modelo conceptual que prefieren usar los ortodoxos, liberales, socialdemócratas y escépticos cuando se refieren a la sociedad poscapitalista, es el Socialismo en el Siglo XXI. Prefieren utilizar la preposición “en”, porque no expresa más que una relación temporal entre dos contenidos, en este caso, el Socialismo y el Siglo XXI. No hay ninguna determinación del contenido institucional y de clase de la nueva civilización, sino simplemente un paralelismo abstracto entre dos fenómenos. El Socialismo del Siglo XXI puede ser cualquier cosa. Estamos buscando, pero nadie sabe lo que es.

 

El uso del artículo “del”, en cambio, precisa la referencia del sustantivo, transformándolo de desconocido y abstracto a concreto. Por eso, los artículos también son llamados determinantes. En nuestro contexto, la determinación del contenido del fenómeno a través del artículo significa, que el paradigma del Socialismo del Siglo XXI es conocido y que, por lo tanto, no hay necesidad objetiva de languidecer en la relación temporal y abstracta de “en el” Siglo XXI.

 

4. Los obispos versus la ciencia

 

Las implicaciones para la praxis de transformación política anticapitalista de hoy, son profundas. La primera posición, llamémosla agnóstica, es, a mi juicio, científicamente insostenible. Equivale, en términos de epistemología científica a la postura del Vaticano ante el paradigma de Galileo. En términos políticos bloquea el camino de la transición, porque mientras no se conoce el paradigma de la nueva sociedad, no se puede formular su programa de transición. Y sin programa de transición, no puede haber esfuerzo colectivo, coordinado y consciente, hacia un fin común.

 

5. E pur si muove – y sí, la tierra se mueve

 

Decir que conocemos el paradigma del Modo de Producción del Socialismo del Siglo XXI y de su superestructura política, no significa, como afirman los sofistas, que se conozcan en detalle sus futuras instituciones. Afirmar esto sería absurdo para un Sistema Adaptativo Complejo (CAS, complex adaptive system) como la sociedad y la historia humana. Igualmente sería absurdo negar que en la fase de transición las particularidades nacionales le darán fenotipos variados a los Socialismos del S21 nacionales y regionales.

Pero, lo que no se puede negar es que toda formación socio-económica tiene un “ADN” propio, que es su Modo de Producción. Y ese modo de producción del S21, su configuración económica determinante, lo conocemos y lo hemos explicitado muchas veces, como la economía democrática-popular sostenible de equivalencia, basada en el valor de trabajo (time inputs); con su superestructura política de la democracia participativa.

 

6. Fidel y los misterios de la teoría

 

Las razones del agnosticismo varían. Entre los socialdemócratas y liberales, es su carácter de clase. Son pro-capitalistas y quieren un régimen burgués. Diferente es el caso de Fidel. Nadie puede dudar que ha luchado toda su vida por un régimen anticapitalista y que lo quiere honestamente. ¿Cuál es, entonces, la razón de su pretendido agnosticismo? La respuesta está en la sentencia de Marx, de que “todos los misterios, que inducen la teoría hacia el misticismo, encuentran su solución racional en la praxis humana y en la comprensión de esa praxis”.

 

La esencia de la praxis cubana es el modelo soviético, que es incompatible con la evolución hacia la fase superior del socialismo: el Socialismo del Siglo XXI. La incesante agresión del imperialismo ha aprovechado brutalmente ese modelo inherentemente anti-participativo de Stalin, frenando toda evolución endógena hacia un nuevo sistema de dominación clasista, más democrático y participativo: mucho más cercano a Marx y Engels, y mucho más lejos de Stalin.

 

7. Estabilidad versus Evolución

 

Terrible dilema él de Fidel. Conoce la verdad, pero considera que por razones de estabilidad no debe debatirse. A la luz de la dialéctica histórica, incluyendo los acontecimientos en el mundo árabe, esa priorización de la “estabilidad” sobre la evolución, parece un error fatal.

En la entrega del lunes, 11 de abril, profundizamos ese análisis, incluyendo a Evo, Hugo Chávez y Rafael Correa.

 

 

Kaos en la Red

 
Heinz DieterichHeinz Dieterich
Top