Una galaxia que se resiste a la extinción

Roberto Carlos

Santiago Siguero

 

En 2004, el Real Madrid presumía de tener a casi todas las grandes estrellas del fútbol mundial en su plantilla. A Raúl, el único canterano que integraba el grupo de los llamados galácticos -entre los que se podría incluir a Iker Casillas, aunque al portero nunca no le ha gustado el calificativo- se fueron uniendo con los años Roberto Carlos (1996), Luis Figo (2000), Zidane (2001), Ronaldo (2002), Beckham (2003) y Michael Owen (2004). Salvo Ronaldo, Zidane y Figo, todos ellos siguen aún en activo.

Sin duda, Raúl González Blanco es el ex futbolista del Madrid que mantiene un mejor rendimiento. El madrileño cambió el club blanco por el Schalke 04, un equipo con escaso pedigrí, pero en el que el ‘7’ se ha reencontrado con el fútbol de alto nivel. Suma más de 10 goles en la Bundesliga y cuatro en la Champions. Con su tanto ante el Valencia, además de complicar el pase a cuartos del conjunto español, se convirtió en el máximo goleador en la historia de las competiciones europeas. También le metió uno la semana pasada al Inter.

Roberto Carlos sigue en la cancha

En los últimos días, además de Raúl, el protagonismo de los antiguos galácticos ha tenido su foco en Brasil. Ronaldo Nazario de Lima anunció, con 34 años, su retirada del fútbol. Sus constantes problemas de peso -consecuencia de una enfermedad, el hipotiroidismo, de la que no se tenía noticia- y la violenta reacción de la hinchada de su último club, el Corinthians, tras su eliminación de la Copa Libertadores, acabaron con la carrera de uno de los mejores ‘9’ de la historia del fútbol.

David Beckham

Luis Figo

Ronaldo jugó cinco años en el Madrid. Su compatriota Roberto Carlos estuvo 11, durante los que se convirtió en un icono del madridismo. Reclutado del Inter en 1996 por unos cinco millones de euros, fue protagonista de la última gran época dorada del Madrid. Junto a Raúl, fue la única gran estrella que repitió como protagonista en la conquista de las tres últimas Copas de Europa del club. Roberto Carlos parecía decidido a acabar su carrera junto a Ronaldo en el Corinthians, pero aún tiene fuerzas para escribir un capítulo más. Será en el Anzhi, un desconocido equipo de la república rusa de Daguestán.

Las lesiones persiguen al ‘Golden Boy’
También permanece en activo Michael Owen, aunque no tanto como a él le gustaría. El último Balón de Oro fichado en el primer mandato de Florentino Pérez forma parte de la lujosa plantilla del Manchester United, pero apenas juega. Las lesiones -la última la sufrió la pasada semana- están amargando la recta final de su carrera, pese a que sólo tiene 31 años: esta temporada, ha participado en seis partidos y ha marcado tan sólo un gol.

Ronaldo

Su compatriota David Beckham, de 35, abandonó el Madrid en 2007 (Owen sólo estuvo una temporada, la 2004-05) con destino a la MLS. Los Angeles Galaxy le ofreció un destino tan sobrado de glamour como falto de aliciente deportivo. Por eso, Beckham aprovecha cada pausa en la competición estadounidense para regresar a Europa. Ha jugado como cedido dos veces en el Milán, la segunda, en 2010, con el claro objetivo de jugar el Mundial con Inglaterra. Pero una grave lesión –rotura del tendón de Aquiles– le salvó de sufrir la pésima actuación de la escuadra de Fabio Capello en Sudáfrica. Este invierno, Beckham se entrena con el Tottenham, aunque el Galaxy, al que se reincorporará el día 24, no le permite jugar con los ‘Spurs’.

Zidane

Al margen de Ronaldo, los otros dos galácticos que han colgado las botas comparten, además de pasado madridista, funciones similares. Luis Figo, retirado en 2009, es en la actualidad embajador del Inter de Milán. Y Zinedine Zidane, el galáctico por excelencia, ejerce como consejero de Florentino Pérez.

 

Fuente: Marca Sport

 
Top