¡En ese espejo no!

Carolina Jaimes Branger

Carolina Jaimes Branger

“El que siembra vientos, cosecha tempestades… ¿es eso lo que queremos?”

Twitter: @cjaimesb

 

De obligada lectura el artículo “Educación Militarizada” de Mariano Herrera en Últimas Noticias del 16 de abril. Si usted no lo leyó, escríbame y se lo mando. Es muy preocupante la militarización de nuestros jóvenes, pues si la militarización fuera la solución a nuestros problemas, deberíamos ser el primer país del mundo… y estamos bien lejos de ello. Nos jugamos además que nuestro futuro esté en manos de autómatas adoctrinados, como lo establece la Resolución N° 017621 del 16/3/2011 del Ministerio de la Defensa, que le impone al de Educación (y a todo el país) “la educación para la defensa integral”. Y aún va más allá: exige que este tipo de educación se constituya en “eje integrador” del sistema educativo.

Las grandes preguntas se las hace Herrera: ¿por qué la educación para la defensa será más importante que las competencias básicas para la vida, como el dominio de la lengua materna? ¿Por qué será impartida por las milicias, si no tienen la preparación pedagógica? ¿Por qué si como dijeron el ministro de Defensa, GJ Carlos Mata Figueroa, y el viceministro de Educación para la Defensa, GD Jesús Morao Gardona, esa resolución “… se está revisando todavía y es un documento interno”, fue publicado en Gaceta Oficial?

Las respuestas las podemos encontrar en la historia reciente. En lo que resulta preparar niños y jóvenes para la guerra. En la Galería Templarios, en El Rosal, hay una exposición que todos los padres deberían ir a ver y los colegios programar visitas guiadas. Se llama “Puerta del Cielo”. Fue magistralmente concebida por Rosa Virginia Urdaneta, quien recoge en pendones que emulan tarjetas de santos, doce testimonios de niños excombatientes de las FARC, el ELN y las AUC:

Éramos de la misma aldea. Me negué a matarlo y me dijeron que me dispararían. Me apuntaron con una pistola para que lo hiciera. El niño me preguntaba “¿por qué lo haces?”. Yo respondí que no tenía elección. Después de que lo matamos nos obligaron a untar nuestras armas con su sangre. Marta, 16 años, excombatiente del ELN-UC, Colombia.

¡La educación tiene que ser para la vida, no para la muerte! ¡Los niños deben orientarse hacia la resolución de conflictos, hacia la coexistencia, hacia la paz! ¿Creen que aquí va a ser distinto que en Colombia?… ¡Por favor!

¡Yo en ese espejo no me quiero ver!

 

 

@ELUNIVERSAL

 
Carolina Jaimes BrangerCarolina Jaimes Branger
Top