A cada cochino le llega su sábado

La Pequeña Política

Espantapájaros

Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a advertir.”

Escrito para gente inteligente

 

Bin Laden y Raúl Reyes

¿Te has dado cuenta, Águila Uno, de lo mucho que se parecen los operativos que liquidaron a tu pana, Raúl Reyes, en Ecuador y ahora a Bin Laden en Paquistán? Claro, en Ecuador fueron Navy Seals colombianos, pero la metodología fue igualita.

Entraron de noche, no quedó un alma viva, y en Ecuador se llevaron las computadoras y cuanto rastro había de material de inteligencia. Los mismito hicieron con Bin Laden, sólo que en su caso, llevaron el cadáver en helicóptero a Afganistán, que es como decir a Colombia, o sea al país de al lado, allí comprobaron desde las huellas digitales y la dentadura hasta el ADN, y cuando estuvieron seguros de que en efecto era el hombre, que Bin Laden realmente había muerto, se lo reportaron al Cóndor Negro, para que pudiera anunciarlo a su país y al mundo entero.

Pero ojo, eso no fue todo lo que hicieron. Antes de llevárselo al país de al lado, revisaron centímetro a centímetro la fortaleza, hasta encontrar hasta el último rastro de Inteligencia, así, con I mayúscula, igual que en Ecuador, para detectar cualquier operativo terrorista que estuviera en marcha, para identificar personas, armas, cuentas bancarias vinculadas, etc.

Y ya verán, ahora comenzará el gobierno de Paquistán reclamando que violaron su espacio aéreo, igualito que Ecuador; que no tuvieron contemplación con los paquistanís que allí se encontraban, igualito que Ecuador; que lo asesinaron no estando armado, peor Raúl que estaba dormido y en ropas menores; que debieron capturarlo vivo y después juzgarlo, etc.. Y de regreso, algún vocero gringo sugerirá que habían miembros de las FAN paquistanís, y de sus cuerpos de inteligencia conocían el paradero de Bin Laden y eran sus cómplices; igualito que Colombia que fue poniendo al descubierto los contactos que tenían las FARC en Ecuador.

Te echo este cuento, Águila Uno, no vayas a pensar que los Navy Seals están por allá lejos, en la Cochinchina, cuando a lo mejor con lo preocupado que están los gringos con lo del narcotráfico, y lo que dijo McCain en Bengasi, y yo les relataba la semana pasada (léanlo en el recuadro que les pongo al final), cuidado si andan más cerca y en cualquier momento actúan. No contra ti, Águila Uno, por supuesto, porque con el material de las computadoras de Raúl Reyes y ahora los aportes de Makled, tienen de sobra.

 

Cuidado si te Saleh

Sería una ironía, mis queridos pajarracos y pajaritas queridas, pienso yo, aquí solito, desde el descampado, que mientras Saleh, el dictador de Yemen está a punto de ser depuesto por la revolución de los jazmines, en Venezuela, un lejanísimo pariente suyo, digo yo, aunque de pronto es un apellido común, me refiero al joven Lorent, Lorent Saleh, brutalmente golpeado por la fuerzas del Régimen venezolano, un Régimen que de demócrata cada día tiene menos, se convierta, como Bouazizi, el joven que al inmolarse encendió la revuelta en Túnez, en la espoleta que haga detonar el descontento aquí. Así están las cosas, mi querido Águila Uno.

Las circunstancias cada día te cercan más, y no veo que tenga escapatoria, lo que me duele, en verdad me duele. Debo decirlo, porque es lo que pienso, sin pretensiones de oráculo y con la humildad que todos saben que me caracteriza… pese a los méritos de haber logrado los cinco soles que llevo en la charretera, todos ganados cuidando bien las cosechas que juré defender, y no como cualquier Lucas y otros más, que ni un sol merecía.

 

El punto de combustión

Hace unos años, me trajeron por aquí un librito muy interesante, estaba en inglés, pero como yo, con mis viajes mentales por el universo, hasta el inglés mastico, me lo leí de cabo a rabo. Llevaba por título THE TIPPING POING y explicaba cómo, en un momento determinado, un hecho en apariencia inocuo, dispara un acontecimiento de magnitud insospechada.  Hay un ejemplo histórico que muchos conocemos, el crimen de Sarajevo, ocurrido en Serbia. Al asesinar un fanático bosnio al príncipe heredero del Imperio Austro-Húngaro y a su esposa, se desató la Primera Guerra Mundial que provocó la muerte de muchos millones de seres.

Llevado al mundo de la física, el tipping point es por analogía el punto de combustión. La temperatura a la cual un determinado material se enciende o estalla. Pero el título en sí, no tiene traducción literal. Pero la idea creo que ya está clara, es “la gota que derramó el vaso”.  Es apenas una gota, la última, con todo lo pequeña que es, la que rebasa el borde.

Pues bien, en este libro del pajarraco Caldwell, que bien merece ser leído, éste como sus otras obras también, relata historias increíbles. Una que me impresionó muchísimo en su momento, fue una cadena de suicidios infantiles ocurridos en EE.UU., luego de que un diario local publicara la historia de un niño que se suicidó. Espeluznante.

Pero vamos a lo concreto, Águila Uno. Ya te lo advirtió Heras, la semana pasada. ¿Lo recuerdas? “Cuidado con los jazmines, Presidente, cuidado.” Eso fue lo que te dijo, pero tú a lo mejor ni lo leíste, o si lo leíste decidiste no hacerle caso, claro, como estás metido allá arribota, en tu roca escarpada, chillando todo lo que puedes para que te sientan poderoso, pero todavía esperando que te terminen de crecer las garras, porque sigues en tiempo de mudas, no le haces caso a nadie, que no sea a Fidel, porque a Raúl le paras sólo por necesidad.  Tanto no le hiciste caso a Heras, Águila Uno, que casi que provocas esta semana un estallido general, arremetiendo brutalmente, repito, brutalmente contra este joven Saleh, y de paso contra su madre, sin darte cuenta de que a cada Ben Ali, le sale su Bouazizi, y a todo cochino le llega su sábado.

McCAIN
(Tomado de mi relato de la semana pasada)

“La respuesta del Senador

Fíjense en la declaración del McCain, el centro de operaciones de los rebeldes libios. Consultado sobre una salida política al conflicto, como la que ha sugerido Águila Uno, McCain, respondió…. "la única solución política aceptable -dijo- supondría a Gaddafi junto con su amigo Hugo Chávez en la Corte Penal Internacional…".

Mis queridos pajarracos, mis pajaritas queridas, hay que saber quién es McCain. Ya sabemos que compitió contra Obama, pero ese no es ningún yaperdí, yamefuí.

A los 30 años de edad su avión fue derribado por los vietnamitas, y preso se negó a ser liberado antes que sus compañeros de menor rango, privilegio que le quisieron otorgar sus captores para desmoralizar a los demás. McCain era hijo del entonces comandante general de las fuerzas norteamericanas en el Pacífico, Almirante John S. McCain.

Su rechazo lo llevó a permanecer preso casi siete años, periodo durante el cual lo torturaron de manera brutal para hacerlo ceder, partiéndole el brazo varias veces, y haciéndolo pasar hambre. Yo he podido ver las fotografías. Con apenas 45 Kg. de peso, parece más bien un judío en un campo de concentración nazi.

Se los cuento para que comprendan que McCain tiene mucha autoridad moral en la comunidad política norteamericana… De manera que cuando dice lo que dijo en Bengasi hay que ponerle atención”.

 

 
EspantapájarosNo photo
Top