La Cacería del terrorista más buscado

Miguel Marroquín

 

Dos grupos de los temibles “Navy Seals”, los especialistas de la Marina norteamericana, llegaron en dos helicópteros a la mansión donde se ocultaba el terrorista más odiado de Estados Unidos.

Con precisión de especialistas, los Navy Seals entraron en la enorme casa y abrieron fuego ante el que nada pudieron hacer los guardias de Osama Bin Laden.

Horas más tarde el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunciaba al mundo que Osama Bin Laden había sido abatido por un equipo militar en territorio pakistaní, como parte de una operación que el mandatario estadounidense autorizó la semana pasada.

El terrorista estaba en Abottabad cuando fue detectado. Un francotirador se encargó de abatirlo. Preciso, certero. Sin fallas.

El operativo duró unos 40 minutos, según varias publicaciones. El terrorista estaba escondido en una casa grande, dentro de un complejo de mansiones donde viven militares paquistaníes retirados. La casa tenía muros altos, casi no tenía ventanas al exterior y el interior también estaba amurallado. Para acceder a ella se tenía que pasar por tres puertas de seguridad.

El operativo se hizo en secreto, sin que se dieran cuentas las autoridades de Pakistán. Era la culminación de un trabajo de inteligencia que se había tardado cuatro años.

Dieron con Bin Laden porque lograron descubrir a uno de sus correos personales, en los que el jefe de Al Qaeda más confianza tenía. Cuando se percataron de la relación de este hombre con el más buscado del mundo comenzaron a seguirlo. Se tardaron dos años más en ver (y no dejarse ver) la zona donde este hombre y un hermano suyo se movilizaban. Todos esos datos se fueron analizando, corroborando, clasificando hasta que hace una semana el presidente Barack Obama dio la orden: cazar al terrorista.

Era una casa de alrededor de un millón de dólares, y el correo no tenía mayores recursos económicos. Las sospechas se comenzaron a corroborar porque en la mansión no había teléfono ni televisor, y la basura no la sacaban sino que la quemaban en el patio.

Obama dijo que 10 años después de muchos esfuerzos se consiguió el objetivo. “Cuando tuvimos reportes de que Osama Bin Laden estaba en las profundidades de Pakistán autoricé la operación para traerlo ante la justicia”, dijo un sereno Obama.

“Ningún americano miembro del equipo de búsqueda resultó herido. Ellos (los militares) mataron a Osama Bin Laden y tomaron custodia de su cuerpo”.

“Se ha hecho justicia”, agregó el presidente de la Unión Americana. “Estas noticias deberían ser bienvenidas por todos aquellos que creemos en la paz y la dignidad humana”.

“Este es un día bueno e histórico para ambas naciones”, dijo en relación a Pakistán, quien colaboró con las labores de inteligencia.

Antes de la aparición de Obama, las principales televisoras de los Estados Unidos habían informado del hecho.

En una breve frase, The New York Times informó citando a oficiales del ejército, que el cuerpo de Bin Laden fue enterrado en el mar y siguiendo la tradición islámica.

Osama Bin Laden fue acusado por Estados Unidos por planificar el atentado contra las Torres Gemelas, en Nueva York, el 11 de septiembre de 2001, matando a casi 4 mil civiles.

www.lapagina.com

 

EEUU conoció la fortaleza de Bin Laden en agosto

Una vista general de la fortaleza de Osama Bin Laden.

 

El líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, cambió hace tiempo las cuevas montañosas de Afganistán por un complejo residencial de “alta seguridad” a unos 60 kilómetros de Islamabad, donde una década después de su búsqueda fue abatido por los Navy Seals estadounidenses en una operación de apenas 40 minutos de duración.

Situada en el barrio Bilal de la ciudad de Abbottabad, de unos 200.000 habitantes, este complejo de 2.500 metros cuadrados llamado Waziristani Haveli es mucho más grande que el resto de su vecindario.

Según la prensa local, los propietarios de la mansión son ciudadanos de Waziristán, una región montañosa e inhóspita de la frontera afgana gobernada por una tribu semi-autónoma.

El hasta ahora emplazamiento secreto de Bin Laden estaba muy cerca de una de las principales academias militares de Paquistán. Entre 180 y 700 metros de distancia, según han asegurado a la BBC algunos periodistas locales, lo que resulta extraño porque la ubicación, conocida como la Ciudad del Ejército, tiene varios puntos de control y un vecindario plagado de militares retirados.

Los servicios de inteligencia estadounidenses recibieron el chivatazo en agosto, y desde entonces investigaron la presencia de Bin Laden en esta guarida fortificada con muros de casi tres metros de alto coronados con alambres de espino y cámaras, ventanas alargadas hacia lo alto y sólo dos puntos de acceso.

No obstante, algunos indicios de la presencia de Bin Laden en esta fortaleza fueron la ausencia de televisión y teléfono para ser una mansión y la quema de basura dentro de sus jardines.

Santuario islamista

“No podemos hablar sobre ello oficialmente, pero las áreas alrededor de Abbottabad se han convertido en un gran santuario de milicianos en los últimos años”, dijo un funcionario de la policía. “El año pasado, varios milicianos de Al Qaeda fueron arrestados en el área de Haripur, a menos de 30 kilómetros”.

En Kala Dhaka, un área montañosa en torno a una hora y media de coche más al norte, los extremistas entrenaban no sólo a locales para combatir al Ejército indio en Cachemira, sino también a miembros de Al Qaeda, según dijo el funcionario también en condición de anonimato.

“Era un área pacífica y una atracción para turistas, pero nuestra vida cotidiana se ha visto afectada por esto. No queremos terroristas aquí”, dice por su parte Sherz Khan, un vendedor local.

 
Top