La sociedad venezolana rechaza modelos extremos

Leopoldo Puchi

Leopoldo Puchi
elepuchi@gmail.com

Flash ROJO

El aumento de 25% en el salario mínimo no fue tan alto como se esperaba, pero con el 40% para el sector público se creó un ambiente positivo. Ahora el problema es la inflación. El gobierno no ha tomado las medidas para contenerla. Lleva meses hablando de crear una comisión de control de los precios pero nada, ni siquiera se ha establecido el Precio de Venta al Público. Tampoco se cumplió con el plan para incrementar la producción nacional junto con el sector privado, y así aumentar la oferta de bienes y servicios.

¿Es lo mismo matar a Bin Laden que a Gaddafi?

El golpe fallido del 11 de abril le abrió un período de gracia a Chávez porque los extremistas de Washington se replegaron. El contexto ha cambiado y las potencias occidentales se muestran más agresivas, porque el “enemigo interno” (los pacifistas) ha perdido la iniciativa. En este contexto, Chávez tiene que cuidarse más que en tiempos de Bush. Tal vez esto explique lo de la entrega de Joaquín Becerra. Es la última jugada de la élite colombiana a Chávez, luego de aquella autorización para que interviniera en la liberación de rehenes. Pisapasitos.

Hay inquietud en el gobierno por el descenso en la variable “confianza en el Presidente”. En las encuesta de IVAD se observa  una línea sostenida hacia la baja desde enero. A la pregunta de si tiene mucha o poca confianza en que el Presidente resolverá los problemas del país, la categoría “poca o ninguna confianza” reportó los siguientes dígitos: enero 45,6%, febrero 51,6%, marzo 54,5 y abril 63,5%.

Flash NEGRO

Para que los programas de gobierno aterricen tienen que definirse frente a situaciones concretas. La MUD está en proceso de elaboración del suyo, así que la situación de inflación que vivimos es un buen momento para definirse. Ya se sabe que la gran línea programática es la de estimular la producción a largo plazo. Pero no se sabe qué medidas está dispuesta a tomar frente a empresarios, que cada vez que hay aumento de sueldos quieren triplicar las ganancias. ¿Habrá regulaciones? ¿Se le pondrá un límite a las ganancias? ¿Se controlarán los precios o se dejará todo en la mano invisible del mercado?

La eliminación de Osama Bin Laden le vino al gobierno de Estados Unidos como pedrada en ojo de boticario, porque sirve para tapar lo que están haciendo en Libia y la decisión de la Otan de matar a Gaddafi. Son casos distintos, porque el presidente libio había salido de la lista de terroristas mucho antes de que le declararan la guerra a Libia en marzo de este año. Pero cuando de opinión pública se trata, las amalgamas siempre convienen.

La candidatura de Manuel Rosales ha venido a completar el cuadro de los candidatos de oposición. Y a complicarlo, porque posiblemente compita en las primarias estando en prisión. Argumenta Rosales que tiene más penetración en los sectores populares que los demás candidatos. En la encuesta de Ivad, Capriles aparece con 19.7%, Pablo Pérez con 8.3% y Rosales con 7.5%. Si se suman los porcentajes de Rosales y Pérez, los dos de Un Nuevo tiempo, se llega a 15.8%. Los números dan para todo.

DESDE LA SALA SITUACIONAL

El talón de Aquiles de la oposición

La confrontación política gobierno-oposición se libra esencialmente en dos planos: el de la gestión pública y el del modelo de sociedad. A esto debe añadírsele el aspecto personal, tan prominente en la acción política, las caras y liderazgos, lo que en el momento actual se traduce en candidatos. Frente a estos tres aspectos -gestión, modelo, candidaturas-,  ¿cómo se ubican en este momento la MUD y el PSUV?

Neoliberalismo

La sociedad venezolana rechaza los modelos extremos, como el neoliberalismo o la estatización generalizada, y se inclina por una economía mixta y un Estado redistribuidor del ingreso. En la oposición no es clara su definición en relación a este asunto, aunque prevalece en los medios de comunicación la visión capitalista extrema. Esto es una de las causas de los temores de los sectores populares en relación a la oposición.

Estatismo

Por su parte, el PSUV reivindica el modelo económico y social mixto, lo que facilita la adhesión popular. Sin embargo, no ha habido definiciones claras y tajantes en relación al modelo de socialismo soviético. Muchas expresiones y conductas alimentan la idea de que “vamos hacia allá”, lo cual genera rechazo en amplios sectores de la sociedad, incluso abajo, en el pueblo.

Misión Viviendas

La gestión siempre ha sido el punto débil del gobierno, su talón de Aquiles. Se han tomado medidas correctivas como los “madrugonazos” contra la delincuencia. Sin embargo los problemas persisten, como los apagones o la inflación. El punto crucial, será la ejecución del plan de viviendas. Si éste arranca, y se concreta al menos una porción importante, la Misión Vivienda será un punto clave de apoyo electoral.

El candidato

En materia de gestión, la oposición es más bien una promesa, pero con dos referencias, los gobiernos locales y el pasado de la Cuarta República. Así que no representa una alternativa automática. ¿Sería más eficaz la MUD para resolver el problema de la electricidad, para combatir la delincuencia o ejecutar el plan de viviendas? Todo esto depende, a los ojos de los electores, del candidato. Por el momento Chávez está en 42% y  el de la MUD en 23%. Este es el talón de Aquiles de la oposición. ¿Lo superará el 12 de febrero de 2012?

 
Top