El terrorismo es una amenaza real que no puede ser ignorada

Leopoldo Puchi

Enfoque

Leopoldo Puchi
elepuchi@gmail.com

Flash ROJO

Dos campesinos más han sido asesinados, esta vez en Barinas. Ya van doscientos en el país. Lo que llama la atención en la escasa capacidad de información al público, al menos por los canales del Estado, del movimiento campesino. Luce desorganizado, sin pistas concretas, sin casos bien documentados. También resulta rara la actitud de la Fiscalía y del CICPC. Doscientos trabajadores del campo asesinados es para que ya se hubiera armado un gran escándalo. La situación es insostenible.

Camino a Rusia salió una delegación del Banco Central de Venezuela. ¿El objetivo? Buscar la compra de un banco de ese país, para depositar una parte de las reservas internacionales. Luego de lo que ocurrió en Libia no hay la seguridad de antes en el sistema bancario: Las decisiones son políticas, y Washington o Bruselas pueden congelar cualquier cuenta…Así que el gobierno venezolano estudia alternativas para incrementar las provisiones en oro y diversificar los depósitos  en el exterior.

En el caso de Walid Makled quizás en la lista de colaboradores con el narcotráfico, ni están todos los que son ni son todos los que están. Pero lo que no puede haber es impunidad.

Ya van 200 campesinos asesinados y ningún responsable.

Flash Negro

Con la Misión Vivienda parece que de nuevo  la oposición va a caer en la misma actitud negativa que tuvo al principio con la Misión Robinson o con Barrio Adentro, para luego,  pasado un tiempo, darse cuenta de la equivocación y cambiar el discurso. La reacción del alcalde Gerardo Blyde, de oponerse a la construcción de viviendas en algunos terrenos de su municipio, tiene un sabor clasista. Se habla de zonas protectoras y de planificación urbana, asuntos que muy poco se han respetado hasta ahora. Los deslizamientos son permanentes, y a la violación de las normas nunca se le ha puesto reparo. ¿Ahora sí?

El control de precios y ganancias, no es algo comunista, ni soviético ni totalitario. Es simplemente una medida de regulación de la economía, para evitar los abusos que se comenten con los consumidores, el lucro excesivo y proteger el salario de los trabajadores, para que no se lo trague la inflación. Los empresarios, que defienden su queso, se oponen a rabiar. Pero lo que no se entiende es que la MUD, que dice tener un programa de carácter social, se oponga a cualquier medida de este tipo. ¿O es que acaso todavía cree en la “mano invisible del mercado?

Altos dirigentes opositores han tomado el camino riesgoso de amenazar que se desconocerán los convenios de cooperación internacional con países como China o Cuba, en el caso de que la oposición gane las presidenciales. Al embajador chino ya se le informó de esta resolución, y está pendiente la reunión con Bielorrusia. Sólo del convenio chino se paralizarían varios millardos de dólares, cuya ejecución está programada a partir de 2013.

 

 

DESDE LA SALA SITUACIONAL

“El que a espada mata a espada muere”

“El que a espada mata a espada muere”, ha sentenciado el presidente ecuatoriano Rafael Correa, a propósito de la operación en la que se liquidó a Osama Bin Laden. Los latinoamericanos presenciamos horrorizados hace diez años cómo derrumbaban las torres gemelas de Nueva York. La actitud de condena fue unánime. Ahora, al llegarle su turno a Bin Laden, también se ve como natural que la espada caiga sobre su cabeza.

Civilización

Sin embargo, hay cierta perplejidad. Tal vez porque las espadas lucen incongruentes con las sofisticación de los espíritus del siglo XXI.  O tal vez porque los juicios de Nuremberg, vistos en centenares de filmes, crearon la falsa idea de que el hombre moderno había encontrado formas civilizadas de hacer justicia.

Conflictos

Quiérase o no, continuamos viviendo en un mundo de espadas. El terrorismo es una amenaza real que no puede ser ignorada, un método de acción inaceptable, porque toma por blanco a “no combatientes” y civiles. Pero el terrorismo tiene, a su vez, un efecto perverso al ocultar el fondo real de los conflictos que existen en el mundo. Uno de ellos, en el Medio Oriente, es la reivindicación nacional palestina y la tragedia de la población de la franja de Gaza, una suerte de “prisión a cielo abierto”.

Indignación

Inquietarse por estos problemas no significa justificar el terrorismo. Pero nadie puede permanecer impasible ante lo que allí ocurre; incluso crímenes contra la humanidad. La derrota del terrorismo no le pone fin al espanto de este otro terror. Para llegar a ello, tal como lo señala Stéphane Hessel, “es necesario basarse en los derechos, cuya violación, sea quien sea el autor, debe provocar nuestra indignación”.

 

 
Top