LA CANCIÓN DE ROLENDIO

Carlos Blanco

Carlos Blanco
@carlosblancog

En tiempos bolivarianos, las conductas han cambiado. El descrédito de los adulantes existe, aunque silencioso, porque ha pasado a premiarse la humillación como expresión de la obediencia. No es acatamiento sino indignidad en el trato con el Presidente. En la estructura de poder establecida el culto a Chávez juega un rol central. Ponderar las habilidades, genialidades, valentías y decisiones del Comandante-Presidente no sólo ha propiciado una sequía de superlativos por el exceso de uso sino que es la señal-código de una comunidad ideológica y política dentro de los militares.

Vicealmirante Rolendio Alfonso Bracho

 

El Vicealmirante Rolendio Alfonso Bracho, director de la Academia Militar de la Armada, ha dicho unas palabras con motivo de la conmemoración del bicentenario de esa institución sobre las cuales vale la pena detenerse; ya lo han hecho otros.

 

La adulancia debería ser ajena a un oficial general de la FAN, pero hay mucho más que esta gimnasia. En la época democrática hubo presidentes que tuvieron que ejercer un comando directo sobre conflictos en los que estaban envueltas las Fuerzas Armadas: Rómulo Betancourt en la lucha contra los rezagos de la dictadura y frente a los mozos de la izquierda insurrecta; Leoni con los vestigios de la insurrección y la rebelión del Rupununi en la Guayana Esequiba; Caldera con la pacificación; Luis Herrera con la Hipótesis de Caraballeda para transar el tema limítrofe con Colombia, protestado airadamente por los oficiales; Jaime Lusinchi con el incidente del Caldas, nave de guerra colombiana que incursionó en territorio venezolano, tema frente al cual Lusinchi ejerció una comandancia que le ganó el respeto y la admiración de las FFAA; Carlos Andrés Pérez con los sangrientos golpes de 1992. Con ninguno de estos presidentes se dieron manifestaciones de vasallaje tan teatrales; sin duda los adulantes existían, pero no eran socialmente aceptados y debían columpiarse con discreción para evitar ser el objeto de la burla de sus colegas y del desprecio público.

 

En tiempos bolivarianos las conductas han cambiado. El descrédito de los adulantes existe, aunque silencioso, porque ha pasado a premiarse la humillación como expresión de la obediencia. No es acatamiento sino indignidad en el trato con el Presidente. En la estructura de poder establecida el culto a Chávez juega un rol central. Ponderar las habilidades, genialidades, valentías y decisiones del Comandante-Presidente no sólo ha propiciado una sequía de superlativos por el exceso de uso sino que es la señal-código de una comunidad ideológica y política dentro de los militares. Adular ya no es un gesto deleznable más sino una de las posiciones que se han incorporado a las rutinas marciales bolivarianas, junto al orden abierto, orden cerrado, firmes, descanso y… guindarse.

 

Tesis 1: Adorar la Revolución

El amigo Rolendio ha dicho en la página web de Chávez (http://www.chavez.org.ve/temas/noticias/ejercito-ascenso-general/) lo siguiente“Soy Vicealmirante Revolucionario y radicalmente CHAVISTA (mayúsculas en el original) porque al igual que mi General en Jefe Rangel Silva estoy comprometido con el Proyecto Revolucionario de nuestro Comandante Presidente.” Más adelante sostiene el marino: “Fui atacado por mi twiter @rolendiob por los vendepatria de los escuálidos donde me amenazaron a mí y a mi familia por el solo hecho que en mis mensajes del twiter y en mi perfil me declaro Revolucionario y Radicalmente Chavista.” Luego: “Entre las amenazas caben destacar algunas tales como enjuiciamiento, persecución a mis familiares cuando según ellos (o sea los apátridas escuálidos) fuesen gobierno (cosa que estoy seguro no sucederá jamás). A todas sus amenazas respondí: cuanto más me ataquen y amenacen más adoro esta Revolución y la construcción de la Patria Socialista.

 

El Almirante, como se puede apreciar en su apasionado texto, es un militar revolucionario y chavista, pero no chavista light, no chavista majunche, ni siquiera chavista disimulado; no. Para nada. Es que es radicalmente chavista, lo cual quiere decir que no está en condiciones de servir a un gobierno democrático alternativo que pudieran dirigir los “apátridas escuálidos”, es decir, los demócratas venezolanos.

Tesis 2: FAN unida al líder

 

Razona Rolendio en 2007 (http://amarb.edu.ve/index.php/organizacion/45): “En lo interno tenemos que prestar especial atención a los viejos fantasmas del llamado “Pacto de Punto Fijo” o Cuarta República y a sus minoritarios seguidores, quienes en el pasado reciente, cedieron los intereses nacionales a intereses foráneos, y que en el presente persisten en sus planes desestabilizadores ante la inminente pérdida de apoyo popular, siendo minoría imperceptible, que solo sobrevive por el apoyo apátrida de medios de comunicación traidores al pueblo venezolano, y que no lograran sus malsanas intenciones, gracias a la fuerza impulsora del pueblo unido como un solo cuerpo a nuestra gloriosa Fuerza Armada Bolivariana, a través de la Revolución Bolivariana, liderizada por nuestro Comandante en Jefe Hugo Rafael Chávez Frías.”

 

Sería importante que quien debe ser intenso partidario de la entrega de Venezuela al serrallo cubano, señale cuándo, cómo y en qué lugar los demócratas venezolanos “cedieron los intereses nacionales a intereses foráneos”. Siendo que esta intervención es en septiembre de 2007 y que la oposición derrotó la reforma constitucional propuesta por Chávez, es pertinente preguntarle a Rolendio cómo es eso de la “minoría imperceptible”.

 

Tesis 3: Fin del elitismo

 

La página del ministerio para la Mujer  indica que “Bracho recordó que en su época lamentablemente ingresaban un promedio de 300 cadetes, de los cuales, sólo 20% se graduaba. “Los que sobrevivían eran muy pocos. Eso ha cambiado en revolución porque en el pasado nuestra Fuerza Armada y la Naval tenían un contenido muy elitesco y excluyente. Hoy día, basándonos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en la política del comandante presidente Hugo Chávez, eso lo hemos cambiado”. Es decir, este oficial que se graduó en pleno gobierno de Lusinchi y que estudió en el de Luis Herrera, que fue oficial en los gobiernos de Carlos Andrés Pérez, Ramón J. Velásquez y Rafael Caldera, tuvo una iluminación y descubrió en 1999 el paraíso chavista. Una de dos: o era miembro de las élites o era una singular excepción. Si era de las élites, ¿cómo llegó al chavismo? Si era una excepción, ¿cuáles son sus inéditos méritos?

 

Tesis 4: Guerra del Pueblo

 

El almirante sigue a Mao Zedong, tal vez sin saberlo. Manifestó que la nueva doctrina militar bolivariana se fundamenta en la nueva guerra popular prolongada, que es la unión de la FANB con el pueblo. “Si nos intentan atacar se van a conseguir con un pueblo y una fuerza armada preparada… La unidad que nos caracteriza, está centrada en nuestro comandante Hugo Chávez, en nuestros altos mandos militares y en nuestro pueblo… Con esta unidad, está difícil que el imperio intente cualquier tipo de acción, como la que está ejecutando en Libia en este momento”.

 

Al identificar a la oposición con “el imperio”, defender la patria es demoler a la oposición. Impedir que ésta se vuelva gobierno en el 2012 es su objetivo. Pueden no lograrlo, pero es lo que se proponen. Más claro, el agua.

 

www.tiempodepalabra.com

 
Top