AMOR DE MUCAMA

Manuel Felipe Sierra

FABULA COTIDIANA

MANUEL FELIPE SIERRA
manuelfsierra@yahoo.com

 

El reporte del portavoz policial sobre Paul Browne relata: “a la 1 de la tarde del sábado 14, una mujer camarera, de 33 años de edad y de origen africano, limpiaba el pasadillo del Hotel Sofitel en la calle 44 del Oeste de Manhattan. La empleada entró a una suite sin enterarse de que había alguien en su interior, abrió la puerta del baño y un hombre desnudo se le abalanzó y la arrastró hasta la cama; la mujer forcejeó y logró entrar de nuevo al baño mientras el agresor, en el máximo nivel de la líbido, arremetió nuevamente, la dominó y trató de obligarla al sexo oral”. La camarera logró escapar y contó lo sucedido a los compañeros de trabajo que dieron la versión a la policía.

Dominique Strauss-Kahn

Dominique Strauss-Kahn

Cuando la autoridad llegó a la habitación no encontró a nadie pero quedaban los rastros de una fuga nerviosa. El teléfono móvil y varios objetos personales abandonados, ofrecieron una pista segura. Se conoció además que el sospechoso estaría a punto de abandonar Nueva York. Cuando los agentes llegaron al aeropuerto Kennedy faltaban 10 minutos para que despegara el vuelo de Air France con destino a París. Los policías se plantaron ante un pasajero que viajaba solo en la cabina de primera clase. El personaje, supuestamente atormentado por la lascivia, se identificó: Dominique Strauss-Kahn; nacimiento: el 25 de abril de 1949; lugar: Neully-Sur-Seine, Francia; cónyuge: Anna Sinclair; hijos: 4 hijas; profesión: profesor de economía.

 

A las 4:30 pm la presunta víctima identificó a Strauss-Kahn en la Comisaría de East Harlem cuando ya la noticia era difundida a través de las redes sociales y la prensa internacional. No era para menos. El indiciado es director-jefe del Fondo Monetario Internacional y está anotado con las más altas probabilidades para ser electo Presidente de Francia en las elecciones de 2012. Al día siguiente, sus abogados solicitaron la libertad bajo fianza con una garantía de un millón de dólares que fue negada por la juez de Manhattan Melissa Jackson, dando inicio a un proceso por el delito de “agresión sexual” cuyas penas oscilan entre 15 y 20 años.

 

El caso Strauss-Kahn desborda el ámbito judicial y es ya el centro de una inevitable discusión política a nivel mundial. Su brillante carrera profesional y su condición de ex ministro de Industrias y Comercio Interior, de Economía y Finanzas, y ex alcalde de Sarcelles le facilitaron un ascenso político más allá del Partido Socialista Francés, hasta el punto de que la mayoría de las mediciones de opinión favorecen su candidatura para suceder a Nicolás Sarkozy y detener a la aspirante derechista Marine Le Pen. Ese sólo hecho lo convertiría en blanco de una retaliación política y de cualquier tipo de maniobra que pudiera debilitar su prestigio. La primera reacción de sus partidarios socialistas fue advertir que el episodio podía formar parte de un engranaje cuidadosamente montado y dirigido a eliminarlo de la carrera presidencial. No era casual que un joven militante del partido conservador sarkozista Jonathan Pinet colgara en su twitter la noticia de la detención apenas 15 minutos después que la policía lo arrestara a bordo del avión.

 

Pero también Strauss-Kahn tiene otro flanco abierto: su desempeño como jefe del FMI se ha dado en circunstancias difíciles como consecuencia de la crisis económica y financiera mundial. Si durante años, el organismo se convirtió en una mala palabra para la izquierda que adversaba sus planes de ajustes macroeconómicos; ahora también resulta antipático para instituciones y empresas que han sido sometidas a restricciones y severos castigos por sus prácticas tradicionales. Strauss-Kahn, además es considerado el más abierto partidario de la ayuda a las “economías débiles”, como Grecia, Portugal e Islandia.

 

La embarazosa situación del alto funcionario conduce también a reflexiones sobre la moral pública en el mundo de hoy. ¿En los países europeos más allá del incidente policial y mediático, lo ocurrido a Strauss-Kahn hubiera amenazado su porvenir político? Silvio Berlusconi asume con desparpajo una acusación por el “delito de prostitución de mujeres”; y a sus francachelas con adolescentes asisten invitados importantes como el primer ministro ruso Wladimir Putin. El mismo Sarkozy es famoso por sus deslices y atrevimientos con mujeres. En América Latina ni se diga. Daniel Ortega, el presidente nicaragüense es cuestionado por una escandalosa promiscuidad matrimonial y han sido más que comprobadas las aventuras de la “sotana alegre” del padre Fernando Lugo en Paraguay.

Pero en Estados Unidos opera otro rasero para estos temas. En su mejor momento, Bill Clinton estuvo a punto de ser defenestrado al comprobarse sus relaciones con Mónica Lewinsky en la Oficina Oval de la Casa Blanca. A la sombra del delito de “acoso sexual” se ha desarrollado una suerte de lucrativa industria que ha dado cuenta de luminarias del deporte y el espectáculo. La suerte de Strauss-Kahn está sujeta a varios imponderables. Por razones obvias, dejará la jefatura del FMI mientras se dilucida la trama judicial y en cuanto a su aspiración presidencial, de salir bien librado por la justicia, el “affaire newyorkino” no tendría porque ser un obstáculo insalvable para su meta presidencial. Paradójicamente, ello podría reportarle dividendos en el mercado electoral moderno donde las ofertas y las propuestas ideológicas pesan tanto como los episodios antes propios de la farándula. Por ahora, Strauss-Kahn espera la primera audiencia en una celda solitaria en la cárcel de Rikers Island. Sus abogados alegarán que se trató de una relación “consensuada” y no de una agresión contra Paul Browne. De todas maneras, el indiciado espera la palabra final de una justicia la que nunca pensó que pudiera alcanzarle y menos aún, por el elusivo amor de una mucama.

 

Un Comentario;

  1. emilia revollo b said:

    Muchas veces estos episodios salen a la luz cuando el candidato es fuerte en la contienda. Los adversarios tratan de comprometer su toda su vida, haciendo este tipo de cosas, y diganme por favor a quien se le ocurre agarrar a una mucama en un acto lascivo y que podría salir a la luz publica, como en efecto, y ahora es sometido a carcel y su reputación por el suelo, y justo ahora que es candidato. Es como para dudar, verdad ? a lo mejor es maníaco sexual, pero de esta forma, asi tan frenetico ??NO LO CREO.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top