La Sala Situacional lo resuelve

La Pequeña Política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a advertir.”

Escrito para gente inteligente

Que de llover, mis queridos pajarracos y pajaritas queridas. Tanto que las paraulatas están regresando a sus costumbres. Ya no se me meten a comer cambur, y andan por allí como locas, picando el suelo que está blandito para comer sus lombrices. Ojalá se les despierte de verdad otra vez su apetito por lombrices y no lo pierdan nunca más, porque así me dejan tranquilos mis cambures. Lo mismo digo yo de tanto candidato queriéndose meter en mi cambural. A ellos les deseo mucha salud y larga vida, pero por favor, hagan como las paraulatas y dedíquense a comer lombriz, no todos, porque a algunos los vamos a necesitar, pero si la mayoría. Eso en cuanto a los opositores porque con Águila Uno tengo problemas más graves y lo quisiera ayudar.

La gasolina como solución

Que enredado está todo esto, Águila Uno, ahora uno no sabe si lo que dices es verdad o si es verdad lo que de ti andan diciendo. Eso de que te diste un golpe en la rodilla es puro cuento, si lo sé yo, pero que tienes quebrantos si es verdad, y no es para menos. Con tanto desgañotarte para que la gente sienta que todavía mandas, tienes que estar sin ganas de decir ni pío, mucho más ahora que hasta los brasileños te dijeron que no fueras por lo de su Plan Perú. Te veo por las noches con mis poderes especiales, y te siento deprimido.

De nada te ha servido abrir el sarcófago del Libertador, sigues sin fuerza y lo peor es que cada vez la gente te cree menos. Dígame ahora con eso de las viviendas. Perdona, Águila Uno, pero eso es lo que se llama un Mojón. Un Mojón, así con mayúsculas, porque es demasiado grande. Como vas a decir tú, y recuerda que te aprecio Águila Uno, no me tomes a mal, pero ¿cómo vas a decir que en un año vas a hacer lo que no has hecho en diez, cuando ni siquiera cabilla se consigue y agua no hay? Además a cada rato se va la luz. Lo único que falta es que se acabe la gasolina. Aunque pensándolo bien, a lo mejor te conviene, porque ya no quedan carreteras para tanto carro y esa sería una medida estratégica bien pilas, para que sin darse cuenta nadie, de pronto no haya tanto tráfico y la gente se quede en su casa. Y te doy otra idea. Hasta puedes reducir el horario de trabajo a cuatro horas, y pedirle a la mitad que trabaje en la mañana y a la otra mitad que lo haga por la tarde. Los niños igual con sus escuelas. Así resuelves la falta de gasolina, que no hará falta, y a la vez el problema del tráfico que está insoportable, según me cuentan los amigos que me visitan, y además no se te gastan tan rápido las carreteras.

Dile, Águila Uno, a tú Sala Situacional, sí, a esa, la famosa, la que nada lo dice y todo se sabe. Diles que te estudien esa posibilidad, porque así también tendrás una buena justificación a la hora de que la gente reclame las viviendas, y no tendrás que inventar ningún cuento porque, como fabricar casas, si los obreros no pueden llegar al trabajo. Además, todo el mundo estará contento en su casa, cuidando sus muchachos y vigilando a los malandros, o sea que tu habrás resuelto varios problemas a la vez, el de la inseguridad, el del tráfico, el de la falta de suficientes escuelas, y las carreteras, con toda esa huecamentazón de la que nos cuenta Buenaventura, serán más que suficientes, y todo eso lo lograrás con sólo y ordenar que se acabe la gasolina… lo que para el equipo que tú tienes no será muy difícil.

Autosucidio a la colombiana

Pero lo de enredado era por otra cosa, lo que pasa es que son tantos enredos a la vez. Pero comencemos por el más grande. Que vas a hacer, por ejemplo, con Makled, ahora que te lo dieron completico, bien comido y afeitadito, cuando la información que tiene Makled y que, se supone, tú querías ocultar, está ya hasta en manos de la OTAN. Sí, señor, aquí si es verdad que se acabó el pan de piquito. No como cuando le ganó el Gallo al pajarraco Celli, sino mucho peor, porque si a aquel pajarraco más nunca se le vio, que irá a pasar contigo cuando ya no tengas poder o, mejor, cuando todo el mundo descubra que tú, como aquel Rey de la historia infantil, “estás desnudo”. Entonces ni se voltearán a mirarte, si es que todavía andas por áhi, así, con acento en la “a”, como dice el campesino.

Para mí que los colombianos que son tan avispaos te metieron en una trampa. Porque no puedes condenar a Makled sin condenar a medio gobierno y buena parte del alto mando militar y sin condenarte a ti mismo. Podrás echar mucho cuento, pero como explicar que el hombre manejaba medio puerto, medio aeropuerto, una línea aérea, todo con permiso tuyo, y además distribuía la Urea de la Petroquímica de Morón, con permiso de gente alejadísima a ti. Pues bien, si el hombre es narcotraficante y asesino, y hasta de ti recibió una carta de felicitación, como diablos le vas a explicar al mundo, aunque sea de verdad verdad que no sabías, como le vas a explicar al mundo, repito, que en verdad nada sabías.

Mira Águila Uno, la cosa está tan enredada, que ni el Poder Judicial sabe que hacer. La Fiscal me dicen que quiere un juicio privado, pero la Presidenta del TSJ dice que debe ser oral. Tu sabes cómo es la cosa, que el día que lo condenes, si es que lo llegas a condenar, porque eres tú quien ordena, si lo haces, estarás condenando a medio gobierno, a una octava parte de la FAN y condenándote a ti mismo. ¿Te das cuenta?

Tú lo sabes, Águila Uno, yo sé todo lo que ocurre, aquí y en Tegusiapón, para eso tengo mi largavista mental y mis poderes especiales. Además se levitar en mi helicóptero virtual, pero si me preguntan que pasará contigo, la verdad es que no lo sé. Claro, tú tienes tu Sala Situacional.

Razón tiene el que dice que hay que jugar con las negras.

El problema de Perú

Cuando hablo de Perú, en seguida debo reconocer los méritos de Keiko. Además agradecerle que me hubiera hecho caso. Es verdad que yo la apoyé con AMOR, así, con un amor mayúsculo para que no hubiera dudas, pero eso de que se apurara tanto para alcanzar a Humala, con sólo decirle yo, Keiko, apúrate, la verdad es que me obliga con humildad a ponerme a sus pies.

Pero el problema de Perú no es de Perú sino de Brasil. Yo que meto en la cabeza de todo aquel en que me empeño, conozco muy bien los propósitos de Itamaraty, que así llaman a la Cancillería de ese país. Pues bien, es bueno que lo sepan mis queridos pajarracos y pajarracas queridas, si es que todavía no lo saben. Brasil tiene vocación imperial, siente que ese es su Destino Manifiesto… y estando atrapada frente al Atlántico, con la selva amazónica atrás, necesita abrirse paso por carretera hacia el Pacífico. Para ello necesita la ayuda de Perú. Ojo. No de Humala sino de Perú.

Si lo logra, Brasil no sólo tendría una economía mayor a la de todos los países suramericanos de habla hispana juntos, sino que además de ser un país Atlántico y Amazónico, sería también un país Pacífico y Andino. O sea que, con su brazo carretero, habría partido a Suramérica en dos, y solo le faltará acceso al Caribe, pero eso, con tu ayuda, Águila Uno, lo ha venido logrando sin esfuerzo alguno.

Ahora, yo – aquí en el descampado me pregunto- ¿Qué diablos hace Lula metido en la política del Perú, cuando su país no tiene nada que ganar enajenándose la buena voluntad de la mitad de los peruanos? Para mi tú, Águila Uno, igualito que en Honduras, metiste al pobre Lula en ese lío. Y Brasil no tiene tu Sala Situacional.

 
EspantapájarosNo photo
Top