El ABC de Américo Martín – Escritor y Analista Político

Américo Martín: “Chávez está aislado incluso por la guerrilla colombiana”

 

 

Con el resultado de las elecciones en Perú no habrá las derivaciones que mucha gente piensa. En Cuba se da un proceso silencioso de cambio, cuyas manifestaciones se van a conocer con el tiempo. Es positivo el regreso de Honduras a la OEA. No es verdad que Chávez y Santos sean “buenos amigos”, señala el ex candidato presidencial y dirigente de la disidencia democrática.

 

Manuel Felipe Sierra

 

Desde hace unos años Américo Martin dedica especial atención al proceso político cubano el cual conoce en profundidad e incluso, en algún momento llegó a tener relación de amistad con el propio Fidel Castro. El resultado de sus investigaciones han sido varios textos publicados que reflejan el rumbo de una revolución que ahora toca fondo. Próxima a salir de la imprenta anuncia “Huracán sobre el Caribe” un ensayo en el cual avizora la salida a la crisis cubana, la cual no será ajena al destino del proceso chavista. En esta ocasión Martín también pasa revista a la política exterior venezolana en relación al regreso de Honduras a la OEA; el horizonte político peruano y el curso de las relaciones colombo-venezolanas. Estas son sus reflexiones para los lectores del ABC de la Semana.

 

El VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, recién finalizado, creo muchas expectativas en relación a la apertura de la dictadura cubana. ¿Cuál es su lectura sobre las conclusiones del evento?

 

Hay razones para que mucha gente piense que fue un cambio de fachada, sin embargo no creo eso, lo que si pienso es que es un cambio silencioso, en profundidad, cuyas manifestaciones se van a ver más adelante. En primer lugar, quedó derrotada por completo la visión fidelista de mantener su sistema, su modelo por tiempo indefinido y además de alimentarlo con una alianza muy estrecha con Venezuela dentro de aquello que se llamó Venecuba.

 

Ello significa que con las resoluciones del Congreso se reforzó el liderazgo de Raúl Castro y ello podría introducir variantes en le estrecha relación Venezuela-Cuba

 

Obviamente, se van a dar modificaciones, pero claro, Fidel y Raúl son líderes que tienen que ver las consecuencias políticas de esas variantes. Tal vez las manejen sin tratar de que se expresen abiertamente, como ocurría entre Lula y Chávez, porque las diferencias entre ellos eran monstruosas y sin embargo se mantenía un clima como de amistad y cercanía que en la práctica no existía.

 

Eso puede ser así pero puede ser que en Cuba se decrete un proceso muy acelerado que es, precisamente, lo que el gobierno cubano ha tratado de preservar. Es por eso que se habla del “modelo chino”, un modelo que es apertura hacia el mercado pero al mismo tiempo conservando una hegemonía del Partido Comunista y controlando las expectativas populares para evitar que éstas se manifiesten como grandes presiones democráticas. ¿Ahora, como hace Raúl para lograr eso? Yo veo clarito porqué se eligió el Buró Político y el Comité Central en esa reunión.

 

Raúl lleva al poder a los octogenarios de la primera hora, de los viejos tiempos,  comenzando con Machado Ventura que es de su íntima relación desde los años que estaban en Sierra Cristal durante la lucha guerrillera. Ventura que es médico y no militar, sin embargo en  aquel mini estado que quiso crear Raúl en la montaña, ejercía  el papel de ministro de Salud y Ramiro Valdés muy conocido en Venezuela, entra también en el Buró Político después de haber estado separado de Raúl.

 

En el Buró Político entran seis generales del cuerpo de Ejército que hay en Cuba, que son la más alta jerarquía militar. ¿Pero por qué hace eso Raúl? Precisamente cuando está anunciando una apertura, bueno eso lo hace porque quiere prevenir el desorden público, para garantizar que avancen las reformas sin escándalos, sino suavemente controlado por la mano de hierro del partido. Estos generales que están allí y estos octogenarios que están en la dirección comparten plenamente el criterio de que el país tiene que ser cambiado. Ya en ellos desapareció el fuego revolucionario y el deseo de entrar en aventuras internacionales, en el fondo de todo, está la convicción de que la única salida que puede tener el país en el estado deplorable en que se encuentra Cuba, es un acercamiento estrecho con los países industrializados y específicamente con los EEUU.

 

¿Con EEUU ha tenido una dependencia de todo tipo, no?

“Es positivo el regreso de Honduras a la OEA”

Sí, hay inversiones de todo tipo, que deberían incrementarse para sacar a Cuba en corto plazo de la deplorable situación en que se encuentra.

 

¿Pero en concreto las conclusiones a que apuntan? ¿Se esperan cambios reales en la economía, en un país que carece de una base económica; en Cuba no se puede declarar una apertura industrial, financiera o agrícola, porque la economía como tal no existe y la sociedad esta asfixiada por el estado?

 

Si, efectivamente, el programa de las reformas, las reformas presentadas por Raúl Castro al VI Congreso van por el lado de la demanda y por el lado de la oferta. Por el lado de la demanda hay una política de austeridad brutal que anuncia que este año van a ser despedidos quinientos mil empleados públicos; es decir, mucho más que las casas que va a hacer Chávez en ese mismo tiempo. Pero añádele que se ha anunciado que para reducir el gasto público y reducir el presupuesto es necesaria la eliminación de los comedores populares donde comían diariamente cuatro millones y medio de cubanos lo que representaba anualmente dos mil millones de dólares. Se ha anunciando la eliminación de la tarjeta de abastecimiento que costaba mil millones de dólares anuales; se han reducido los subsidios a la salud y a la educación. Imagínate que el salario promedio de un cubano empleado es de un dólar diario, un salario de hambre; imagínate que pasará cuando esos cubanos sean despedidos y no puedan ir a los comedores populares.

 

¿Y cuál es entonces la expectativa del gobierno cubano?

 

Bueno, la expectativa seria que viene por el lado de la oferta, la creación de un sector privado por parte del gobierno para absorber a esos despedidos. Pero es un sector de peluquería, fontanería, es decir, un sector muy pequeño, un sector con una licencia de 178 oficios que se toleran en Cuba en este momento y que servirían para crear empresas de iniciativa privada y al mismo tiempo para emplear por primera vez a empleados de mano de obra asalariada. Pero eso tiene dimensiones muy pequeñas en relación con las inmensas necesidades de empleo por parte de los despedidos lo que crea problemas sencillamente trágicos desde el punto de vista social, que sólo pueden resolverse con inversiones masivas para lo cual hay que respetar la propiedad privada y modificar varias leyes.

 

LA APERTURA EN CUBA

 

Esta la opción también de abrir las fronteras para que se vayan los que puedan

 

Eso fue un método bárbaro de reducir los gastos expulsando gente a través de tolerancias como el éxodo masivo de Mariel en 1980. Pero en definitiva la situación de Cuba es muy difícil y yo sospecho y además de eso tengo la información que en el propio Partido Comunista están surgiendo tendencias que reclaman la profundización de las medidas y al mismo tiempo reclaman la apertura democrática. Eso es lo que está en el futuro de Cuba. Cuándo, de qué manera, a través de qué factores, ya eso sería adivinar el futuro y yo lo que soy es un analista político que prevé y analiza tendencias, y no un adivino que dice lo que va a ocurrir en la fecha que ocurra.

 

Ese desenlace está muy vinculado también a lo que decida finalmente EEUU, y siempre estuvo vinculado a los gobiernos presididos por un demócrata. Por eso se crearon expectativas después del triunfo de Obama pero parece ser que hasta ahora estas iniciativas han sido demasiado tímidas

 

También allí hay un proceso gradual; fíjate que recientemente un alto senador de los EEUU, anunció que comprendía y le parecían buenas las pequeñas medidas tomadas por el presidente Obama en relación con Cuba. Ello indica que este fenómeno se está dando en el seno de los republicanos. Ciertamente, ha habido decisiones muy tímidas, tan tímidas como las decisiones tomadas por el propio Raúl Castro. Pero hay correspondencia o cierta armonía entre las pequeñas aperturas de Obama y las pequeñas aperturas de Castro y eso también está penetrando en la comunidad cubana en el exilio donde crece  la comprensión sobre la necesidad de presionar a Raúl para que estas medidas se profundicen en lugar de identificar siempre a Raúl con Fidel como si fueran la misma cosa, en una materia donde son evidentes las diferencias entre ambos.

 

Otro tema importante es el horizonte político en Perú después de las elecciones presidenciales. ¿Qué podría ocurrir en este país con una victoria de Ollanta o una victoria de la Fujimori?

 

Todas las conjeturas son válidas, sin embargo los dos finalistas fueron Ollanta Humala y Keiko Fujimori, porque lo que pudiéramos llamar candidatos naturales democráticos, identificados con el progreso y la modernización, que sumados reunían muchos más votos que los finalistas, no supieron entenderse y perdieron la primera y segunda posición en la primera vuelta. Si uno de ellos hubiese ganado, digamos por ejemplo Pedro Pablo Kuczynski, el segundo puesto en vez de  Keiko Fujimori pues sencillamente no habría nada que hacer en Perú, todo estaría muy claro, todo el mundo votaría por  Kuczynski como pasó en las elecciones pasadas con Alan García frente al mismo Humala.

 

Ahora la realidad es que Keiko y Ollanta despiertan grandes resistencias pero al mismo tiempo hay que resolver cual sería el mal menor que se le plantea a los peruanos. A mí lo que me permite confiar en que no va a haber estas derivaciones que la gente piensa; es decir que si gana Keiko el que va a ganar es su padre Alberto Fujimori, preso y condenado a 25 años, y si gana Humala éste va a ser una especie de clon de Chávez. Yo no creo que eso pase y voy a dar dos razones: en primer lugar, que Perú no es una nación desfalleciente, dividida, desmoralizada, económicamente en recesión como la Venezuela de 1998, cuyos restos recogió como un salvador Hugo Chávez. En el caso de Perú el nuevo presidente continuará en lo esencial la gestión anterior y eso es lo que ha dicho Humala sistemáticamente y por supuesto también Keiko Fujimori.

 

No sería nada novedoso, eso fue lo que hizo Toledo al darle continuidad a la gestión de Fujimori y lo que hizo Alan García en relación a las políticas de Toledo.

 

Claro, y por esa razón creo que Humala no va a hacer lo mismo y no puede hacer lo mismo que hizo Chávez; y en el caso de Keiko, ella no podría gobernar si apareciera detrás de ella  la influencia notoria de Alberto Fujimori, porque además no tiene mayoría en el Parlamento. Pero además estoy seguro que el astuto Fujimori lo entendería y se pondría a un lado, se eclipsaría para que ella pudiese gobernar algo parecido con lo que ocurrió con Betancourt y Leoni en nuestra Venezuela. Betancourt sabía que no podía quedarse ahí al lado de Leoni y por eso se fue a Berna y dejó a Leoni frente de su gobierno. Creo que algo así pasaría en el caso de Keiko y digo también que es una injusticia atribuirle a ella la corrupción de su padre, porque los errores no se heredan ni se transmiten por ósmosis.

 

Como también es un error marcar a Ollanta por el viejo apoyo de Chávez

 

Claro, por eso estos dos candidatos, que no serian los ideales pero que fueron escogidos finalmente por los peruanos, van a tener que marcar un paso previamente determinado porque la locomotora peruana está en expansión y el que trate de descarrilarla a lo mejor es arrollado.

 

HONDURAS Y COLOMBIA

 

Zelaya retornó a Honduras y el gobierno de Lobo retornará a la OEA gracias a las gestiones de Santos y Chávez. Se ha dado una especie de borrón y cuenta nueva, ¿Qué significa esto?

 

Para Centroamérica ello es positivo porque superar la exclusión de Honduras de la OEA es como curar una herida abierta, y con esto queda todo superado y Honduras vuelve al organismo y a normalizar sus relaciones internacionales. Por otra parte, hay que entender que la decisión tomada fue producto de una negociación del presidente Juan Manuel Santos, mediante una serie de protocolos que establecen obligaciones para el regreso del presidente depuesto y el retorno hondureño a la OEA.

Ahora desde el punto de vista personal, para Zelaya es un triunfo porque regresa a su país sin rémoras y hasta podría aspirar nuevamente a la presidencia, mientras Chávez internacionalmente logra tomar oxígeno y seguramente le sacará provecho.

 

Mucha gente esperaba que la victoria de Santos en Colombia significaría la continuidad de  la política de Uribe  y que entraría en contradicción con la estrategia de Chávez de exportar el socialismo del siglo XXI. Pero no ha sido así, tanto Chávez como Santos dicen ser “los mejores amigos”.

 

Bueno, la diplomacia miente mucho y más en beneficio de ambos países, eso de los mejores amigos es mentira, creo que no tiene nada que ver con la realidad. Yo creo que en general Santos hubiese seguido la política de Uribe sin menos énfasis, sin menos frases retóricas, política que fue muy exitosa, es decir desde el punto de vista de la lucha contra el terrorismo político en la cual Santos tuvo una participación protagónica. Seguramente hubiese seguido esa política si Chávez no se le rinde como efectivamente se le rindió. Chávez ha aceptado todo lo que Colombia exigía de esta situación desde el punto de vista comercial, económico, político e incluso desde el punto de vista de la seguridad, porque es verdad que hoy Chávez no tiene con los guerrilleros de las FARC y el ELN la misma relación que tenían hasta hace poco, hasta el extremo que los propios miembros de estos grupos guerrilleros ahora se expresan mal de él, y lo han cuestionado bastante. Chávez en todo esto está aislado y es criticado incluso por la izquierda, por lo que creo que Santos ha resultado beneficiado de todo ello.

 

Pero la rendición de Santos fue peor porque pasó la página de las acusaciones contra Chávez formuladas por Colombia ante la OEA y que sin duda representaban el mayor problema para la imagen del régimen en el plano internacional.

 

Es que el problema para Santos no es como perjudico a Chávez. Para Santos el problema es otro, es como saco a mi país adelante.

 
Top