EL CONTAGIO, EL PODER Y LA ARRECHERA

La Pequeña Política

Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”

Escrito para gente inteligente

 

De que se pega, se pega

Ahora si se está empatucando esto, mis queridos pajarracos y pajaritas queridas. Tan pronto se detuvieron un poquito las lluvias y al fin pensé que podría tener unos días normales, de tranquilidad, comenzaron a dispararse las alarmas. En Europa y en Venezuela también.

El inventario de las protestas europeas es copioso. Tal parece que la juventud, al igual que en el mundo Árabe, ha decidido salir a la calle y pedir un cambio. En España hay razones de sobra, porque su economía hace tiempo que anda mal. Los demás países los estoy investigando para hablarles, como siempre lo hago, con propiedad.

Pero no puedo negarles que si bien son manifestaciones muy distintas a las del Zagreb y el Golfo Pérsico, porque mientras unas son violentas y buscan derrocar gobiernos dictatoriales, las de Europa son por pura arrechera, perdónenme pajaritas. Pero hay que entender que esa calentera que siente la gente es una cosa, pero el volumen de jóvenes saliendo a la calle es otra. Tanto, que analizando las cosas he llegado a la conclusión de que se está produciendo lo que los economistas llaman el “efecto demostración”.  O mejor, dicho en español vernáculo, “de que se pega, se pega”. Como el AH1N1, aquí hay contagio. Será que los vientos alisios, esos que traen arenas del Sahara hasta las costas españolas y hasta las Islas Canarias, han traído también el arrechometro de allá, y unidas las dos arrecheras, la Árabe, contra los dictadores, y la de los españoles contra el Pésimo, como llaman ahora al PSOE, ha comenzado un estallido que arrancó en las Puerta del Sol, en Madrid, y ahora se extiende por Europa, afectando a punta de votos, también, tanto al partido socialista español (qué mal están saliendo estos socialistas) como al consorcio Berlusconi quien, sin embargo, insiste en que con lo macho que es, él sigue siendo el Rey.

Cuidado con los santos

Total, que el que debe estar temblando, con las elecciones de Perú, después que Keiko le dio a Humala el beso de la muerte, es Águila Uno, porque igual que le están dando en el mundo árabe a varios miembros de la Internacional Socialista, incluyendo a Ben Ali y Mubarak, que ya fueron derrocados, igual está ocurriendo ahora en España y sucederá en Francia, ahora que su candidato presidencial, resultó antropófago y la pagó con una pobre negra, para colmo, enferma de SIDA y por puyón y sinvergüenza, quedó fuera de combate.

Yo te veo, Águila Uno, con los poderes que tengo, caminando de un lado a otro en tu habitación durante la noche, preocupado con que ahora la cojan con su Patria, Socialismo o Muerte, sobre todo ahora que Raúl se metió guillao a capitalista, y poco a poco se está apartando de las teorías de su hermano Fidel.

Menos mal, te dices a ti mismo, Águila Uno, en medio de tus sueños, que más que sueños son pesadillas, menos mal que tengo ahora a “mi nuevo mejor amigo”. Lo que pasa, Águila Uno -como escribe esta semana alguien por allí- ese de Santos es tan confiable como el clima de Bogotá. Ay, Águila Uno, cuidado con los cachacos. Porque Uribe era confiable, no te podía ver, pero tú siempre sabias dónde estaba parado porque venía de frente. En cambio este Cachaco que pasó por varios gobiernos hasta quedarse con el coroto, este Cachaco es de temer, si te lo digo yo.  Por cierto, si no me crees, Águila Uno, pregúntale a tus santeros qué piensa Bolívar de los cachacos. Santander de santo sólo tenía su nombre, lo mismito que Juan Manuel.

Total que cuidado también con los vientos alisios, Águila Uno, que ya saltaron a Europa, y pronto llegarán aquí. Sobre todo cuídate porque los gringos con lo de PDVSA, no te dijeron perro pero te mostraron el tramojo.

Guerra en la MUD

Y lo que es Venezuela, también está enredada. Ya se los dije la otra semana, y también creo que se los dijo Heras, nuestro editorialista, que a veces se me adelanta, tan pronto se aprobaron las primarias, comenzó un movimiento en su contra.  Total que mientras unos andan preparándose para que haya primarias, y sea el pueblo quien defina al candidato, otros, amparados en una realidad, en el hecho de que unas primarias no garantizan un buen gobierno, algo indispensable con lo que nos dejará Águila Uno, andan con el cuento de que un consenso es lo mejor.

Y todo tiene su lógica, porque -como lo dijo Heras la semana pasada, creo- una primaria no garantiza que gane el mejor candidato ni que gane el mejor. Además tiene otro defecto, para los cogollos que no creen en la autocracia de Águila Uno, pero sí en sus resultados, y ese defecto es que nadie podrá amarrar a quien gane una primaria y, como dice el campesino, sólo con candidato amarrao se garantiza uno el mercado. Eso es lo que dicen ellos, los veo cuchichear con mis poderes, y sé exactamente lo que dicen. Primaria abierta pájaro suelto.

Mientras tanto, el pollito me dicen que anda con su Agenda Social, diciendo que la agenda electoral es para el año que viene. Y como eso no le complace al Pajarraquito Mirandón, le cayeron encima, alegando que eso significaba estar opuesto a las Primarias.

Deja que se den cuenta, Pollito, que se den cuenta los del Consenso que eso a ellos tampoco les conviene y te veras metido entre dos fuegos. Porque si los dos grupos están lanzados, unos cuantos millones de verdolagas deben andar jugándola completo y meterse con los millones es peligroso. Pregúntale a tu papá, Pollito, pregúntale al Gallo, que por andar enamorando al pueblo, los capitales se fueron con Águila Uno y al final lo siquitrillaron. Porque los que tienen millones, la política no la entienden, pero les gusta más que jugar en Casino… así pierdan un caudal.

El dilema del Pollito

Yo no sé en que andas, Pollito, pero si comienzas a subir en las encuestas, que estoy seguro que así será, ya verás como todos se enfilan contra ti, y no sólo en Caracas, porque en Carabobo también el Pajarote naranjero, como no encuentra naranja, ahora quiere comer cambur, y está enredado con la garcita de Mar y, por si acaso, también con el garzón soldado, por si los vientos le cambian, y quiere aprovechar tus viajes para írsete metiendo en el terreno y dividirte la votación. Cuidado, Pollito, tú sabes cuánto te quiero. Y también sabes por qué. Porque tienes plumas y no te comes mis cosechas. En cambio los demás pajarracos sí.

Total que hay contagio por todas partes. En toda la geografía mundial el pueblo anda arrecho con todo el que manda, sea demócrata o sea dictador, pero al mismo tiempo todos quieren mandar. Esto hay que pensarlo bien. Tiene que existir una salida. Y lo que es a mí, con mis cinco soles, no me van a despistar.

 
EspantapájarosNo photo
Top