Naguanagua apunta hacia el desarrollo del país

Alfredo Fermín

Alfredo Fermín
afermin@el-carabobeno.com

Con 229 años como parroquia eclesiástica y con 250 mil habitantes, Naguanagua se encuentra convertida, en su día, en una de las ciudades con desarrollo más intenso en el centro del país, a lo cual ha contribuido su carácter de municipio universitario por la gran cantidad de estudiantes residentes como sede de la Universidad de Carabobo. 
Naguanagua, a la cual se le atribuye su nombre en honor al cacique Inagonanagoa, quien prestó colaboración al conquistador Juan de Villegas en 1547 cuando pasó por el lugar para fundar a Borburata, es una ciudad de contrastes. Sus avenidas Universidad, Salvador Feo La Cruz y Valencia, sus centros comerciales y edificaciones contemporáneas, dan una sensación de progreso. Pero sufre las mismas consecuencias de la inseguridad y sobre todo de la escasez de agua, a pesar de que en otros tiempos su característica era la abundancia de agua fresca que corría por sus ríos o provenía de sus manantiales.


Tradicionalmente se tiene como fundador del pueblo al presbítero Vicente Alfonso Seijas, quien prestó colaboración al obispo de Venezuela, Mariano Martí para fundar la parroquia eclesiástica, el 14 de mayo de 1782, pero otros historiadores, entre ellos el padre Nectario María, sostiene que ese honor es de Bernardino López, quien estimula el asentamiento de la población, las instalaciones para la agricultura y establecimientos para los viajeros que iban con rumbo al vecino mar.
El desarrollo de Naguanagua fue lento. En 1920 tenía 5.980 habitantes y 1.150 viviendas. En 1961 subió a 15.590, pero en 1973 ya contaba con 43.500 habitantes por el atractivo universitario y de su clima, especialmente de La Entrada, que fue el lugar de veraneo y descanso de las personas pudientes de Valencia.
En 1990 se convirtió en parroquia urbana de Valencia y en 1993, mediante Ley propuesta por el gobernador Henrique Salas Römer y aprobada por la Asamblea Legislativa, se le dio carácter autónomo como municipio Naguanagua, junto con San Diego, Los Guayos y Libertador, que integran la Gran Valencia.
El gobierno municipal tiene el proyecto de declarar a Naguanagua “Ciudad Museo”, mediante la colocación de esculturas de gran formato de destacados artistas nacionales en espacios públicos del municipio.

En su mejor momento

Para Alejandro Feo La Cruz, alcalde de Naguanagua, el municipio “vive su mejor momento”, puesto que se ha logrado consolidar una estrecha relación armónica entre sus tradiciones e historia con el desarrollo y el impulso urbanístico.

“Todos los días trabajamos para que sea cada vez más próxima la unión entre la Naguanagua histórica con sus costumbres autóctonas junto al impulso económico que hemos afianzado, para que le podamos dar un perfil global que le permita competir con las mejores jurisdicciones de Latinoamérica”, afirmó.
Monseñor Ricardo Guerra, párroco de Naguanagua, dijo que este aniversario de la creación de la parroquia eclesiástica es motivo para dar gracias a Dios por la creación de nuestro pueblo, por su crecimiento, hasta convertirse en una pujante ciudad, donde se ve el desarrollo.

 


 
Top