Fermín tiene toda la razón

Luis Cisneros Cróquer

Tiempo Confidencial

Luis Cisneros Cróquer
nirguayork48@hotmail.com

 

Hemos estado dormidos soportando- hasta eructos- mientras las cosas se vienen abajo y el odio hacia Valencia se hace histórico. Se adueñaron del edificio del Ateneo de Valencia y no ha sido posible sacarlos de allí. Nada construyen, ni una teja colocan, se apropian de lo que es propio de otros, y ahora se quieren llevar la colección de obras del Arturo Michelena. .Y esta sociedad, como dice Alfredo, sin protestar, puros saludos a la bandera.

Ahí está el escándalo del Metro cuando el precio del barril de petróleo supera los 110 dólares y Valencia recibe el castigo de quienes no la quieren y también de quienes diciendo que la quieren, no la defienden. Tal parece que solamente son los muchachos a quienes les duele lo que viene ocurriendo y que la casa se va a caer con la gente adentro.

Ya el monte en las ruinas del metro ha crecido a tal altura que simplemente con lanzar unas migas de maíz podríamos hasta tener en poco tiempo unas hermosas mazorcas y hasta tender cachapas. No hay ni siquiera corneteo y mucho menos el sonar de los sartenes y de las ollas. Somos eunucos que no protestamos porque hemos disminuido ostensiblemente la fe y estamos perdiendo la esperanza.

Y uno se pregunta: ¿Es que no hay ni una sola persona capaz de encender un fósforo? ¿Es que la sangre es de horchata? ¿Es que olvidamos el gesto del pueblo madrileño ante las tropas francesas? ¿Hasta cuando escribimos y hablamos y no pasamos a la acción?

Es una vergüenza lo que pasa con el Metro detenido, con las mentiras vertidas por los funcionarios municipales de Valencia y los representantes del gobierno central. En su tumba debe estarse revolcándose Paco Cabrera al contemplar la inercia, la condena a que se somete a la ciudad de Valencia.

Tiene toda la razón el colega margariteño y valenciano por adopción y por persistencia al defender los derechos de la ciudad. ¡Por favor, que alguien salve a Valencia y proteja a sus habitantes! Se ha esperado demasiado. Y los malos existen mientras los buenos se hacen los locos.

 
Top