La aceleración

Lluís Bassets

 

Lluís Bassets


El mundo, nuestro planeta tierra, siempre imprevisible pero normalmente habituado a su mediocre trantrán, se ha visto sometido a una brusca aceleración, en los últimos seis meses al menos, como no se había visto en años o quizás en décadas. Una larga lista de acontecimientos propicios a inscribirse en la historia lo corroboran: las revoluciones árabes, ante todo; la acción de los Navy Seals que terminó con la vida de Bin Laden; el terremoto de Japón y la consiguiente catástrofe nuclear de Fukushima; no nos olvidemos de Wikileaks, la mayor filtración de datos secretos de la historia; tampoco de nuestros indignados, acampando en nuestras plazas y tentando las ansias miméticas de todo el mundo; y la guinda, la súbita detención del director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, en plena crisis de las deudas soberanas europeas, acusado de siete delitos de violencia sexual.

Si parece poco discutible que en los últimos seis meses se han acumulado más acontecimientos notables que en los últimos seis años, más discutible pero no menos interesante es la segunda conjetura que quisiera vincular a la primera: esta aceleración tiene alguna relación con la tecnología de la comunicación y más en concreto con Twitter. No digo que sea de causa a efecto: no lo es, sin duda, en el caso de Fukushima. Puede que sí lo sea, al menos parcialmente, en las revueltas árabes y en las acampadas: sin los móviles todo hubiera sido más lento y más difícil. Y en todo caso es seguro lo contrario, que el uso de los móviles y de las redes sociales sí ha sido propiciado, y hasta una escala espectacular, por la brusca intensificación de la historia.

Vamos a los datos. Nos los proporciona el Pew Research Center y los publica parcialmente el Financial Times. “Twitter ha experimentado un brusco acelerón en su crecimiento en los últimos seis meses a pesar de que la compañía está bregando por encontrar el sistema para hacer dinero a partir del renovado impulso de sus usuarios”, empieza diciendo el periodista Tim Bradshaw desde Londres. La información lleva un título llamativo: “El uso de Twitter se incrementa a partir del fútbol y de Bin laden”. En la foto que ilustra la información se ve nada menos que a David Villa, arrodillado sobre el césped, junto a Xavi y a Dani Alves, en el momento en que celebran el tercer gol del Barça al Manchester durante la final de la Champions.

El número de los usuarios de Twitter, según datos del Pew Research Center sobre el público estadounidense, casi se ha duplicado en este medio año. Comscore, otra agencia de investigación de medios, acredita un incremento del 47 por ciento de usuarios únicos de Twitter de enero a abril. El grupo de edad donde el incremento ha sido más notable es el que está comprendido en la horquilla entre 25 y 44 años, que este sí ha duplicado el número de usuarios. Por grupos de identificación étnica, destacan los afroamericanos como quienes han incrementado en mayores porcentajes el uso de esta red social, con los hispanos a continuación y los blancos en cola; datos todos ellos que nos hacen intuir la existencia de una población emergente dentro incluso de los países que ya no son emergentes.

Hemos utilizado palabras solemnes acerca del planeta, la historia y su aceleración, pero el FT, siempre muy práctico, también nos acerca a otras explicaciones que complican la explicación de nuestras conjeturas. Los tres puntos de aceleración más altos en Twitter en el último año no se han producido por ninguno de los acontecimientos antes mencionados, sino alrededor de hechos algo más triviales. El mayor número de tweets por segundo jamás registrado, más de 7000, se produjo con el año nuevo en Japón. El segundo lugar, con más de 6.300 por segundo, fue para la final de la Champions. Y el tercero, con apenas algo más de 3000, hace más tiempo, el verano pasado, con la Copa del Mundo de Fútbol.

Esto no sé si nos lleva a confirmar el acelerón de la historia vinculado al uso de las redes sociales, pero justifica plenamente que en la foto sobre estas noticias estén Xavi y Villa, que han protagonizado el segundo y el tercer acontecimiento con más tweets por segundo de la historia. Estos futbolistas forman también parte de este mundo global emergente que acaba de dar un apretón insólito al acelerador de la historia.

 
Top