ALZAMIENTO EN LAS CARCELES
PILDORA TRAGICA DE UNA ARDIENTE REALIDAD

Un informe producido por worldjustice.org, fundación patrocinada, entre otros, por la fundación humanitaria creada por Bill y Melinda Gates, coloca a nuestro país en una posición precaria. De entre 66 países, Venezuela queda en el lugar 54 entre los de mayor corrupción; de antepenúltimo, en el puesto 64, en asesinatos y violencia; y de último, de número 66, en transparencia gubernamental. Dicho en buen castellano, todo se oculta, nada se ve,…. Pero de pronto, como volcanes en erupción, estallan incidentes trágicos como el alzamiento de los presos de El Rodeo y todo lo que estaba en la penumbra se pone al descubierto: Anarquía, cohecho, violencia, corrupción... una píldora trágica de nuestra ardiente realidad.

ABC de la semana ha seleccionado extractos de dos artículos provenientes de fuentes independientes para ofrecerle a sus lectores, los nuestros, la transparencia que el lector demanda y el elector desea.

 

CUANDO MANDAN LOS PRAN *

“Las granadas, ametralladoras, revólveres, pistolas, drogas no son pasadas por los familiares de los internos, quienes son revisados minuciosamente antes de ingresar a las visitas. Las drogas y las armas las pasan algunos militares corruptos, a través de Custodios de Prisiones como intermediarios.”

Sebastiana Barráez

PRAN. La P significa: Preso; la R significa Rematado; la A significa Asesino; y la N significa Nato. En conclusión PRAN significa Preso Rematado Asesino Nato; todo lo que ocurre en una cárcel como hechos violentos o sangrientos, secuestro, entre otros, tienen que contar con la autorización del PRAN. Si los internos realizan una acción sin la autorización del PRAN, este envía a uno de sus Luceros para que los asesinen. El PRAN tiene casi siempre la fuerza para remover a los Directores de los Penales, siempre tiene los números telefónicos de los Directores Generales de Servicios Penitenciarios del Ministerio para las Relaciones Interiores y Justicia. LUCEROS: Son los sicarios que ejecutan las ordenes del PRAN. El PRAN tiene a su cargo el CARRO, que son el grupo de internos que fungen de escoltas suyos, andan fuertemente armados y uno de ellos se encarga de las finanzas del PRAN. El dinero le llega al PRAN por las bodegas de los penales, remates de caballo, extorsión en la calle, droga y el impuesto que deben cancelar todos los internos, que son de BsF. 50 a 100. Ese dinero va por escalas para las finanzas directas del PRAN, pero también para los funcionarios que dentro y sobre todo fuera de la cárcel, le permiten mantener el control y el poder.

CÁRCEL. El poder de los llamados PRAN (el preso que manda en la cárcel), va más allá que el simple control de los centros penitenciarios. Ellos influyen en las decisiones que se toman en los tribunales. Hace una década por lo menos que la Guardia Nacional no hace una requisa en las cárceles del país por instrucciones de funcionarios del MPPRIJ y de militares que tiene a su cargo la orden de mando. Siempre hay una excusa para no hacer las requisas: que si las elecciones, que si las encuestas, etc. Al PRAN no le conviene que los guardias nacionales hagan bien su trabajo: que no deje pasar las minitecas, ni la mercancía para las bodegas de las cárceles: comida, refrescos cigarrillos, entre otros. Si alguien intenta poner orden, el PRAN presiona. Y empiezan las llamadas del PRAN para un funcionario, ese para otro y así sucesivamente hasta altos niveles… y el militar es cambiado.

 

LA PLANTA. ¿Por qué no han cambiado a José Gregorio Hernández, Director del Internado Judicial de La Planta? Porque fue golpeado salvajemente, una vez liberado al día siguiente a las 8 de la noche. Lo sacaron en ambulancia de La Planta. Por eso los trabajadores de esa cárcel se negaban a ingresar al lugar por temor a ser secuestrados nuevamente y golpeados. Por intervención de dos funcionarias, una vez que los trabajadores fueron liberados del secuestro de los presos, tuvieron que abrazarse con el PRAN de La Planta como amigos de alma. De ese hecho se dijo que hubo varios internos heridos, pero lo que no se dijo es que hubo guardias nacionales heridos por armas de fuego; ellos estaban de guardia en las garitas del recinto penitenciario. Las granadas, ametralladoras, revólveres, pistolas, drogas no son pasadas por los familiares de los internos, quienes son revisados minuciosamente antes de ingresar a las visitas. Las drogas y las armas las pasan algunos militares corruptos, a través de Custodios de Prisiones como intermediarios. En La Planta una vez los internos quemaron un Jeep del MPPRIJ. Fue porque los guardias no permitieron ingresar al penal la mercancía de una de las bodegas propiedad del PRAN.

 

BENEFICIOS. Como las cárceles están llenas, la solución que han encontrado desde el MPPRIJ es decirles a los jueces que concedan todos los beneficios posibles a los presos. Suceden por eso hechos así: un Juez de Ejecución otorga un mes antes un beneficio a Víctor Colmenares Lupión, el asesino de la modelo Marisol Da Silva Vieira. Lo capturan porque habría agredido a una mujer con una tijera para tener sexo sin preservativo. El asesino de la modelo no tenía ni un mes libre cuando agredió a otra chica. Esa es la “humanización” de la cual habla el Ministerio. Es decir, los derechos son de los victimarios. ¿Y los de las víctimas? ¿Ese es el precio a pagar? Más dura un policía haciendo el acta policial que los detenidos presos. Un fiscal comentó que tienen instrucciones que a menos que sean casos políticos o de conmoción pública, en la fase de control, la calificación jurídica sea muy por debajo para no llenar las comisarías y cárceles. Por ejemplo, aprehenden a un distribuidor de droga (jíbaros de los barrios). En la Audiencia de Presentación se precalifica por Tráfico de Drogas, en la Audiencia Preliminar el Fiscal presenta acusación por Distribución de Drogas (con eso baja la calificación del delito y la pena también). El imputado admite los hechos y se cambia la calificación a posesión ilícita y le dan medida cautelar sustitutiva de libertad. Así le otorgan beneficios bajo presentación. El Juez no tiene otra opción que avalar lo presentado por el fiscal. Si se niega, por lo menos de traidor a la revolución lo señalan.

 

ESTADÍA. No se sabe a qué funcionaria se le ocurrió autorizar que familiares de los internos pernocten y se queden desde el jueves hasta el martes siguiente. Eso sucede por lo menos una vez al mes. Si en esos días tiene un acto en el Tribunal, el interno no se monta en la unidad de traslado; esto es parte de los tantos diferimientos de las Audiencias y Juicios en los Tribunales. En esas estadías se quedan niños y adolescentes, hijos de los internos. Algunos han resultado heridos pero eso nadie lo reporta para que no les prohíban esas estadías. Otras veces, el PRAN prohíbe que determinados internos suban a la unidad de traslado. Algunos de los presos creen que si durante dos años no suben a la unidad, el delito prescribe, lo cual es falso.

 

Extracto de la columna original

Sobre la autora

Periodista del Semanario Quinto Día, egresada de la Universidad de Los Andes como licenciada en Comunicación Social. Ex jefe de prensa de la comisión de Finanzas del Senado. Con amplio conocimiento de la fuente militar y de fronteras. Publicaciones en varios medios de Venezuela y el extranjero. Conferencista en eventos nacionales e internacionales

 

http://www.codigovenezuela.com


* Título original: EL PODER DE LOS PRAN



EL RODEAZO

DAMIAN PRAT
depece3@gmail.com

¿Hay alguna forma de que tales armas de guerra entren a un penal y se acumulen por meses y años sin que la complicidad de altos funcionarios y numerosas autoridades quede comprometida?

Asombroso como la diputada Cilia Flores, el canal 8 y el general de la GN muestran hasta con petulancia un impresionante lote de armas de guerra incautadas a las bandas que dominan la cárcel de El Rodeo I.  ¿No se darán cuenta que eso es una acusación muy dura contra su propio gobierno pues es suya la vigilancia y custodia de las cárceles y presos?

 

Se veían allí hasta armas automáticas como subametralladoras y alguna que parecía un Kalashnikov, fusil o semejante. ¿Se puede pasar un arma de ese tamaño escondida en un pan o una torta?  Montones de pistolas y baldes repletos de balas de fusil y escopeta, además de ¡45 kilos de cocaína y 12 de marihuana!  No era alguna “papeleta” guillada.  Era un centro de distribución. ¿Hay alguna forma de que tales armas de guerra entren a un penal y se acumulen por meses y años sin que la complicidad de altos funcionarios y numerosas autoridades quede comprometida?

 

Tristemente, dos oficiales de la GN murieron y otros 19 fueron heridos en el operativo militar de asalto del viernes que, según Jaua,  fue “ordenado directamente por el comandante presidente” y en el que habrían participado tres mil efectivos.  Esos militares y sus familiares también tienen derechos humanos violados por el estado.  Nunca han dicho cuantos presos murieron o están heridos, pero pueden apostar a que no son pocas las víctimas inocentes. Siempre ocurre así.

 

Los voceros oficiales han sido cuidadosos, eludiendo informar sobre el asunto. ¿No es acaso el gobierno, por ley, responsable de la seguridad en las cárceles? ¿Quién responde por los oficiales asesinados?  ¿Quién da la cara por los 22 presos muertos en los primeros días de reyerta y por los que hayan caído ahora? ¿De qué tamaño es el poder de fuego dentro de la cárcel si 3 mil efectivos militares no pudieron controlar el alzamiento sin un elevadísimo costo humano?

 

¿Hasta qué punto premia el gobierno, el fracaso, la indolencia y la incapacidad? ¿No va nadie a renunciar tan colosal desastre? Fracasan en el manejo del sistema eléctrico y todos siguen atornillados y encima culpan “al pueblo derrochador”.  Fracasan en el manejo de las empresas  estatizadas pero todos siguen tan campantes o los premian con embajadas…  Igual ocurre en las cárceles.

 

Hace 12 años el presidente prometió “humanizar las cárceles” y hoy la situación es infinitamente peor. Aquella sórdida historia del Retén de Catia se ha multiplicado por cien.  Hay tres mil presos en una cárcel construida para 750.   Ya no son “chuzos” artesanales sino armas de guerra lo que hay en poder de las bandas.  En motines y reyertas con armas han muerto muchísimos presos, de cuya custodia es  garante el gobierno según la Constitución y las leyes. La diputada Cilia Flores anuncia sanciones contra diputados opositores y medios de comunicación. Pero ni una palabrita contra los responsables del desastre carcelario.

.

En Enero, en la AN, el ministro El Aissami habló de “grandes avances en humanización de las cárceles”.  Hoy queda evidenciado cuan grande era la mentira.  En esas cárceles no se regenera a nadie.  Son universidades del delito. Hay miles de presos sin juicio -algunos de los cuales podrían ser inocentes- o estar allí por delitos menores, que se ven envueltos en la vorágine del delito mayor.  En todo caso es responsabilidad del Estado velar por su integridad y sus derechos, impidiendo – es obvio- su capacidad de cometer delitos adicionales desde la cárcel misma.

 

Versión editada

 

Sobre el autor

Nacido en Caracas, Damián Prat es columnista político y autor de “Público & Confidencial”, columna que se publica varias veces a la semana en Correo del Caroní. Tiene su página personal www.damianprat.com y es conductor de espacios en radio y TV regionales en Guayana. Es corresponsal de CodigoVenezuela.com en el estado Bolívar

 

Tomado de www.codigovenezuela.com

 

 

 
Top